IXC Carbone

La IXC Carbone se presenta en un blister plástico habitual en los productos de gama básica de Inoxcrom.

IXC ha pretendido crear un alegato a la escritura masculina, combinando el metal en color cromo, con unas elegantes cenefas en color negro. Es elegante, aunque se nota que no estamos ante un elemento de escritura premium. En lo que mi concierne, tampoco la veo como orientada a los hombres, sino más bien neutra en ese sentido, válida para hombres, mujeres y escolares.

Donde si que se ve que no es un producto de la gama más básica es en el cuerpo, realizado en metal inoxidable, que le da un aspecto muy conseguido. No obstante, tiene capacidad solamente para un cartucho internacional de 38mm, de manera que el de reserva, tendremos que llevarlo en otro sitio, para estar preparados cuando se agote.

Es decir, esta Carbone, se posiciona algo por encima del resto de estilográficas escolares y de oficina, siendo al mismo tiempo un producto asequible, del orden de 6€ en Abacus. No cabe duda que un cuerpo metálico por ese precio es un valor que pocas plumas ofrecen.

La escritura es la característica de los plumines de acero IXC de 1mm de grosor (M), de los que ya he hablado. A saber, relativamente fina, y con excelente fluidez de la tinta. Una escritura suave gracias al recubrimiento de iridio en la punta, lo que los hace muy duraderos.

El capuchón y la pinza/clip son de plástico, y encajan a presión. Lo habitual en estos segmentos de precio, aunque cabe destacar que su color translucido negro le da un toque de modernidad.

El agarre con goma antideslizante es cómodo, sobre todo si lo combinamos con el compacto tamaño de la estilográfica.

Después de su uso diario en la oficina, durante varios meses, ahora ha quedado dedicada a las notas en casa, donde sigue funcionando de maravilla.

En su segmento, compite directamente con la Bic Select X-Pen, que si bien tiene un aspecto aparente mejor, se demuestra que a nivel de calidad y durabilidad, no tiene nada que hacer contra la Carbone. Vemos que de nuevo en estas gamas asequibles, un producto nacional, como es el de IXC, supera al de fuera, en este caso, al de la multinacional francesa.

Nada nuevo en este sentido, un producto Made in Barcelona, con una relación calidad-precio inmejorable. Muy recomendable para aquellos que buscando calidad, no quiera desembolsar una cantidad de dinero elevada, y al mismo tiempo busquen un artículo estéticamente cuidado y diferente.



4 comentarios en “IXC Carbone”

  1. Tiene buena pinta, por ese precio parece buena opción. Yo en el trabajo uso siempre bolígrafos Parker Joter, que por poco más de 7 euros son bastante buenos. Me gusta mucho el Parker Urban por el peso, lo notas en la mano, y para firmar va muy bien. No suelo usar pluma, aunque son preciosas no terminan de ir finas. Se secan a poco que dejes de usarlas. Seguramente por ser de las económicas.

  2. El Parker Jotter, es un clásico de la escritura que me encanta Elias. El Urban, es bonito estéticamente, pero no lo he probado nunca.

    Sobre la tinta que se seca en las estilográficas, es cierto que si estás algunos días sin usarla, al principio cuesta escribir, porque la tinta se va secando. Es uno de los inconvenientes que tienen. En cuanto a lo de ir finas, te recomiendo una Inoxcrom Carbone del artículo. Verás que el plumín es muy suave.

  3. De acuerdo con tu valoración sobre esta IXC Carbone. Como bien dices, un producto claramente superior a la BIC Select X-Pen, con un precio muy similar. Un plumín suave, con buen flujo de tinta y un grosor de trazo tirando a fino que, personalmente, me parece ideal. El detalle del cuerpo de metal se agradece, la goma de agarre viene muy bien (aunque me parece más cómoda la de la BIC).

    Tiene algunas cosas que no me convencen mucho, como que la tapa es tan grande como el cuerpo de la pluma, lo que al colocarla como contrapeso al escribir la desequilibra un poco. O el hecho de que se me ha caído sola muchas veces mientras escribía, ya que su fijación a la parte trasera del cuerpo es un poco deficiente y hay que encajarla con fuerza. Además, la rosca de plástico del plumín da la impresión de que no se lleva muy bien con el cuerpo metálico, ya que he detectado cierta fricción y desgaste en la parte de plástico con poco uso. Tampoco tiene «ventana» para comprobar el nivel de tinta, pero eso es más una cuestión de diseño. Y la capacidad del su pequeño cuerpo metálico, limitada como dices a un cartucho normal, puede ser un handicap para aquellos que tiren de tinteros y convertidores.

    En resumen, a pesar de algunos detalles estoy de acuerdo en que por su precio no defrauda y resulta una opción muy interesante, siendo una pluma pequeña, práctica y cómoda para uso diario.

    Saludos.

  4. Suelo escribir sin el capuchón en la trasera, de modo que no he podido apreciar lo que dices Álvaro. Estoy de acuerdo en el grosor de trazo ideal, con buen flujo, y en que quizás el agarre de goma no sea tan suave como el de la Bic. En cambio, si que puedo constatar, que es mucho más longevo.

    Interesantes mejoras sería por supuesto un cuerpo algo más largo, con capacidad para dos cartuchos, y la ventana visora de tinta. Si además el capuchón fuera de rosca, sería una estilográfica completísima.

Deja un comentario