La manufactura relojera Petrodvoretz, es la fabrica más antigua de la Unión Soviética, data de 1721 en Peterhof (San Petersburgo), fundada por el zar Pedro el Grande.

Con Yuri Gagarin en 1961 convirtiéndose en el primer hombre en salir al espacio, la fábrica de relojes de Petrodvorets, decidió rendirle homenaje, por lo que a partir de 1962, comenzaron a utilizar la marca Raketa (cohete) y también Sekonda (segunda), produciendo además de relojes militares y civiles, equipamientos de guerra, como paneles de instrumentos, o relojes para los aviones MiG. Desde 1945, la fábrica poduciría también las marcas Pobeda (victoria) y Zvezda (estrella).

Mientras que en general Vostok producía relojes robustos que se usaban como herramienta los buzos, o los oficiales de tierra, los relojes Raketa, se posicionaban más alto, destinado a pilotos y oficiales de mayor grado, sin llegar al extremo de Buran (ventisca), y probablemente comparables a los Poljot (vuelo). No es muy conocido, pero Raketa fabricó, y aún lo hace, su propia interpretación de los Amphibia

Hablemos ya de este Big Zero, un reloj considerablemente grande para los estándares de la época. De hecho la principal diferencia entre los Raketa Zero y los Raketa Big Zero, es su diámetro. En el primer caso de 34mm, y en el segundo de 40mm, ambos sin contar la corona. De hecho, los Big Zero, estaban disponibles también como reloj de bolsillo.

Se presentaron en 1983, como uno de esos revolucionarios diseños soviéticos, destinados a maximizar la lectura del reloj, incluso a usuarios con deficiencias visuales. Para ello se optó por unos números arábigos sobredimensionados, y en negrita, y unas marcas horarias bien visibles. Para evitar confusiones, se reemplazó el indicador de las doce, por un cero, y de ahí el nombre de Raketa Zero, una idea, que sería aprovechada también por Slava y Luch.

El reloj se hizo famoso por lucirlo Mijaíl Gorbachov en 1985. Se cuenta que en una visita a Italia, los periodistas le preguntaron porque un 0 en vez de un 12, a lo que respondió que era porque los rusos, siempre empezaban desde cero. Estuvo fabricándose al menos hasta el año 2000. En 2010, se reencarnaría en el Petrodvorets Classic, con una estética similar, pero un concepto bastante diferente.

Como es habitual, se ofrecía en dos versiones, la latina bajo la marca Raketa, y la soviética bajo la de Paketa. Además la esfera se firmaba como Hecho en Rusia o en la Unión de Repúblicas Soviéticas de este modo:
Paketa сделано в СССР: Cirílico. Hecho en la URRS (Hasta 1991).
Raketa Made in USSR: Latino. Hecho en la URRS (Hasta 1991).
Paketa Сделано в России: Cirílico. Hecho en Rusia (a partir de 1991).
Raketa Made in Russia: Latino. Hecho en Rusia (a partir de 1991).
Paketa механизм CCCP: Cirílico. Mecanismo en la URRS, hecho en Besançon (Francia).

Los Zero, estaban disponibles con la clásica esfera blanca y letras negras, pero también invertida (negra y letras blancas), y otras combinaciones como rojo, etcétera. Hubo unos cuantos modelos conmemorativos, como Vostok y otros fabricantes rusos. La caja podía ser de color plateado o dorado.

Se dice que los modelos que llevan la insignia de calidad en la esfera, son mejores, con una serigrafía de mayor calidad en la esfera, y una corona mejor, pero desconozco cuanto hay de cierto.

Gracias al compañero JGMorato, me he podido hacer con una unidad en estado NOS, datada según la documentación en 1991, que debió de ser de las últimas de esta especie, pues aún indica Hecho en la URSS.

Vino completísimo con toda su documentación, la caja de cartón de color rojo con terciopelo blanco en su interior, la correa marrón original, la correspondiente garantía (sin sellar), y una etiqueta del exportador italiano que en su época los comercializaba.

Tiene unos 40mm de diámetro sin contar la corona, en una caja de 39x41mm. Es metálica, pero no de acero, por lo que viene cromada. El mecanismo es un 2609 HA de manufactura. Con 19 rubís (al principio 17), cuerda manual latiendo a 18.000 vph. Gracias a ello, el reloj es bastante plano, con solamente 10mm de altura. La tapa trasera si que es de acero inoxidable. Una vez estabilizado tras unos días de uso, se retrasa unos -40 segundos/día, un valor aceptable para su edad, y al estar tanto tiempo parado, pero que tendré que regular.

La correa es de 18mm de ancho en las asas, con un diseño que le va muy acorde al reloj. El cristal es acrílico, quizás lo que menos me guste de todo.

Es muy legible, pero carece de lumen, que seguramente le quedaría precioso en los grandes numerales y las agujas. Éstas por cierto, las encuentro algo cortas, especialmente la horaria y la minutera. Creo que siendo el objetivo la legibilidad, algo más de longitud no le vendrían nada mal. De todas formas, gracias a su grosor, tampoco es un problema grave.

Si en su momento me sorprendió el sonido del HMT Janata, en este es todavía más intenso. En realidad, si estamos en una habitación silenciosa, podremos oir su tic-tac sin que ni siquiera haga falta que lo acerquemos al .

En la actualidad, Raketa y Pobeda / Paketa, continúan produciendo relojes, que son quizás aún más exquisitos que en su época, compitiendo con los relojes suizos de gama media, al menos a nivel de precio.