Nos encontramos ante un reloj chino, que nada tiene que ver con el pretencioso Jaragar Mónaco o con el mucho más caro Parnis Milgauss. Hablamos de un reloj sencillo, humilde y económico, que nada tiene que demostrar, y que es de hecho muy similar en cuanto a concepto al HMT Janata, un reloj pensado y construido como herramienta popular para el pueblo.

Se presenta en una caja de cartón de color rojo, que no puede irradiar una imagen más china. Ya digo, color naranja, letras doradas, y un acabado más que bueno para el precio del reloj (menos de 40€ puesto en casa). Sólo le faltaría el dibujo de algún dragón. Viene acompañado de sus etiquetas, y libro de instrucciones y garantía, totalmente en chino y sin traducir, lo que lo hace poco práctico, pero aumenta su encanto.

Fundada en 1955, Shanghai Watch Factory, es una de las manufacturas chinas más antiguas, que contribuyó a popularizar los relojes en la China Popular. Hasta ese momento, sólo se encontraban disponibles relojes que utilizaban movimientos importados, habitualmente suizos.

Sin embargo, en Shanghai, no optaron por licenciar la maquinaria y el conocimiento de otro fabricante como hicieron los indios de HMT, sino en desarrollar su tecnología desde cero, si bien inspirándose en otros mercados. Algo muy parecido, a los hermanos de régimen Vostok.

Aunque la fabricación controlada por el gobierno, necesitaba de largas listas de espera, qué duda cabe, que contribuyeron de manera enorme a generalizar el uso de relojes entre la población. Como digo, una tarea similar a la que hiciera HMT.

Estos modelos, parte de la reciente colección Estilo Nostalgia, homenajean a aquellos relojes de la marca que se produjeron entre las décadas de 1950 a 1970, y de los que se conocen al menos 10 modelos, todos ellos de precios razonable.

El nombre viene de 为人民服务, es decir Servir al pueblo también en color rojo, la conocida frase acuñada por Mao Tse-Tung (Mao Zedong).

Este Shanghai Serve the people, monta el movimiento de manufactura Shanghai 8120 Tongji (Shanghai Shoubiao Chan) de cuerda manual, que desciende del 7120, y a su vez del 1120, del 611 (1965-1966) y del 581 (1958-1967). Así que en efecto es muy fiel a sus orígenes.

Es un calibre de 17 rubís que vibra a 21.600 vph, y que tiene una tolerancia de +/- 45 segundos/día, con una reserva de marcha de 40 horas. La precisión, no es sobre el papel nada del otro mundo, mientras que la reserva de marcha, es equivalente a la de calibres bastante más caros. Sin embargo, al menos mi unidad, vino magníficamente ajustada, a tan sólo +7 segundos/día, con una reserva de marcha real de 49,75h.

A diferencia del Luch 738759463, este es un reloj de estilo verdaderamente vintage. No me refiero sólo a su concepción clásica, su esfera blanca o sus agujas plateadas. Sino que también al tamaño de su caja de acero, que resulta pequeño para los gustos actuales, con un díametro de 35mm sin contar la corona (que va firmada), y un peso de 45g. Es muy plano, contando solamente 9mm de altura. Quizás de las pocas originalidades que tenga sea que la manecilla segundera tiene un círculo pintado de rojo en su interior.

La correa es de una calidad mejor de lo que cabría esperar, de cuero, firmada por Shanghai y de 18mm de ancho. Algunas fuentes dicen que no es cuero, pero a mi sí me lo parece, y de esa forma queda atestiguado con la inscripción de Genuine Leather. El cristal es el habitual plexy de relojes de este precio.

Son relojes destinados aún todavía al mercado interior chino, lo que explica porque en la web no aparecen.

Es el tópico de los viciosos de los relojes, una compra maestra que por ese precio, ofrece un reloj impresionante. Por supuesto valdría la pena pagar algo más por un cristal mineral, o incluso perdiendo fidelidad al original, aumentar su tamaño quizás hasta los 38mm-39mm, seguiría manteniendo su esencia, y sería más llevable con los cánones actuales.