Después de los Amphibia Classic 060434, Komandirskie Classic 921288 y el Amphibia SE 420620LWR, me volvió a entrar en gusanillo soviético.

Tenía claro huir de los Special Edition, y el nuevo Komandirskie K-35 parecía que era lo que andaba buscando. Lo que más me llamó la atención, era su indicador de día/noche, y de 24h, todo ello gracias al movimiento Vostok 2432 de 32 rubís, el mismo que equipan algunos modelos de Vostok Europe de precio bastante más elevado.

Pese a que es un Командирские Классика (Komandriskie Classic), en realidad tiene ciertos elementos diferenciales sobre los otros Komandirskie. Como ya he dicho, el movimiento es de carga automática, con posibilidad de cuerda manual, es decir, igual que los Amphibia, y era poco habitual en los Komandirskies, que eran tradicionalmente de remonte manual.

Ofrece una resistencia al agua de 10 ATM, es decir a medio camino de los antiguos Komandirskie (2 ATM), y los Amphibia (20 ATM), lo que lo hace un reloj, mucho más polivalente. El tamaño, es también más actual, con 42mm sin contar la corona, llena más que los otros mencionados.

La calidad aparente, es mucho mejor que en los otros Classic, cercana a las de los SE, aunque en aspectos como el armis, de chapas dobladas, es solamente eso, apariencia más que realidad. Aunque al menos ha incrementado el tamaño entre asas a 22mm.

El reloj viene en una caja de plástico roja, que sin ser gran cosa me encanta. Mucho mejor que la negra de plástico de los Amphibia, la de cartón marrón de los Komandirskie, o la de cartón negro de los SE. El color rojo, le da un toque entre moderno y comunista, que la verdad es que queda muy bien. Dentro de la caja, como es costumbre, se incluye el manual y la garantía en ruso, y escrito a mano con bolígrafo, la fecha en que el reloj salió de la fábrica. ¿Qué puedo decir? No es práctico, pero me entusiasma ver la de personas que se han implicado hasta que el reloj ha llegado a mi muñeca.

El lumen, ha mejorado, y es el mejor que he visto dentro de Boctoc, bueno en las agujas en valores absolutos, y aceptable en los indicadores horarios. Por cierto, que las agujas tengan el contorno negro en vez de plateado, quizás le quite encanto, pero lo hace mucho más legible, aunque no les habría venido mal que segundera y minutera tuvieran dos o tres milímetros más de longitud. Imagino que se debe a que es una fornitura compartida con Vostoks de caja más pequeña. Otra característica que me gusta, es que el indicador de las 12h del bisel, sea también luminescente.

Por supuesto, seguimos contando con la mayoría de virtudes, a las que nos tiene acostumbrados la marca. Manufactura propia a excepción de los rubís, montaje hecho a mano, calibres robustos y fiables, etc. Sin embargo, y a pesar de las mejoras introducidas, algunas de sus carencias perduran: falta de paso rápido de fecha, controles de calidad escasos, … Los habituales defectos es algo de lo que ya somos conscientes, y que es de rigor poder perdonar, si pensamos en que cuesta unos 50€ con el envío incluido.

Como todo, algunos puntos siguen siendo mejorables, por ejemplo los numerales, o el indicador de día/noche que parece de color verde luminescente, en realidad no los es, no habría estado nada mal que lo fuera, o el bisel, que como ya estamos acostumbrados, gira bidireccionalmente, y de forma bastante suave, es decir sin click alguno. Más decorativo que otra cosa.

El diseño general, es más moderno, y menos conmemorativo. Más discreto y convencional, en el mejor sentido de la expresión. Pero al final, sigue siendo un instrumento tosco, que ha puesto más énfasis en su función, y duración, que en la estética, los materiales, o la calidad aparente. Llevándolo, te sientes como lo harías conduciendo un Lada VAZ-2107. Puede que el motor haga ruidos, que no corra demasiado, que consuma mucho, o que frene regular. Será capaz de llevarte a cualquier sitio, incluso en las condiciones más adversas.

Como si llevaras algo, que es en lo esencial, igual a como era hace 50 años, y que se ha producido con una tecnología, que tampoco ha cambiado demasiado en ese sentido. Una herramienta rudimentaria y simple, sin refinamientos, pero que a cambio, se ha diseñado y construido pensando en su durabilidad, y de forma que el propio usuario pueda hacerle el mantenimiento. En este sentido, hay que recalcar que si marcas como Certina recomiendan una revisión cada 3-4, Vostok, afirma que éstas no son necesarias hasta al menos pasados 10 años.

Tampoco puedo quejarme del ajuste de fábrica, que a 11 segundos/día, supera con mucha holgura las especificaciones (-20/+60 segundos/día). Lo mismo se aplica a la reserva de marcha, donde he medido 39h, sobre unos valores declarados de al menos 31h.

Sin lugar a dudas, este Boctoc Командирские Классика K-35, es un gran paso en la linea adecuada, manteniendo toda la herencia y el carácter de Vostok, aunque poco a poco, va quedando poco margen de mejora, al menos, con la técnica que siguen utilizando

Por último, y dado que Dmitry Buyalov de Meranom no tenía stock, quiero dar las gracias a Неволин Никита (Nikita Nevolin) de USSR Watch, que no solamente me ofreció un trato estupendo, sino que al final, me salió dio el mejor precio de todos los que había visto: 3.500 rublos incluyendo el envío.

Puedes ver más sobre él, y de paso, aprender algo de ruso, y alfabeto cirílico, en la página oficial de Vostok Inc.

Actualizado a viernes 13 de noviembre de 2015. 16:43:
Como decía el armis es aparente, pero de una calidad bastante justa. No en vano en Meranom tiene un PVP de 8$, lo que nos da un reflejo del mismo.

Sin embargo, han incorporado un reemplazo, que al precio de 28$, no es excesivamente caro, y esta vez si que tiene la calidad que debería tener. Además aprovechando el cupón de descuento WUS2014, sale todavía un poco mejor de precio. Con ese brazalete, si que es un reloj equilibrado.