El pasado fin de semana, acudí a un restaurante de comida rápida Burger King, después de mucho tiempo sin hacerlo.

Advierto, que no voy a entrar en si las hamburgueserías globales, contribuyen al trabajo esclavo y a degenerar el mundo; ni tampoco sobre si esa dieta es saludable.

Definir si Burguer King es mejor que otras hamburgueserías, es más un acto de fé, que de argumentos objetivos en si mismos. Cada uno dará los suyos hacia éste, McDonald's, u otros.

Admito que de pequeño me encantaba Pokin's, y posteriormente McDonald's. Pero desde hace algunos años Burger King, es mi favorito. Se podría decir que he abandonado todas las hamburgeserías que incluyen algún tipo de apóstrofe en su nombre.

El diseño de la decoración de los locales de Burger King, está cuidado, aunque el moviliario no suele ser tan cómodo como pudiera parecer.

Las patatas fritas son sabrosas, y se pueden comer incluso solas, algo imposible de hacer con las de otras cadenas. Como de costumbre, si están frías, no valen nada.

Las hamburguesas tiene buena pinta, son grandes, y están buenas. Vienen bien presentadas, y normalmente perfectamente "ensambladas" (a la parrilla sabe mejor).

Los precios, a pesar de seguir siendo caros, son algo más accesibles que los de sus competidores. Con las ofertas puntuales la cosa cambia, y es fácil quedar lleno a bajo precio.

El nivel de servicio, es como en la mayoría de lugares, malo. Pero al menos en Burger King no ponen mala cara si pides una hamburguesa sin cebolla, y te dan las servilletas junto con tu pedido. Por lo que te evitas tener que a ir a buscarlas una vez ya estás sentado.

La cocina debe ser algo más lenta que por ejemplo la de McDonald's, ya que la cola de personas que espera su pedido, ves que avanza más lentamente.

¡Al final el resultado vale la pena!

No soy el típico adolescente que sueña con ir cada día a Burger King… Pero con hacerlo cada par de meses, ¡me conformo!

La lástima es que no haya ninguno cerca de mi barrio. A ver si algún franquciado toma nota…