Sigo con los relojes, pero cambiando un poco de tercio después los Vostok 86 y Vostok 43, con una vuelta a Casio. Me refiero al Casio STL-S110H, un modelo presentado en 2015, como parte de la linea Sport, o sea, un poco por encima de los conocidos Collection.

Me encapriché de un reloj de resina para poder usar en verano, y esta versión 1C, con base negra, y detalles en amarillo, que tanto me gustan, me llamó la atención, porque por 36€ en Amazon.es, no tenía rival. Por cierto, que su precio oficial, son 50€. En Estados Unidos, se encuentra por 30$ o menos.

Tecnológicamente, ya no es revolucionario, es una mejora sobre el anterior STL-S100H (módulo 3425 -2014-), que a su vez se basaba en el W-S220H (módulo 3271 -2013-), y este a su vez en el W-S200H (módulo 3197 -2011-), o sea que es contemporáneo de mi antiguo W-S210HD, que tan buen resultado me ha dado.

Recuerdo que precisamente cuando escogí el W-S210HD, también valoré la compra del W-S200HD, prefiriendo las fases lunares y el gráfico de mareas, en favor de las funciones específicas para running.

Es un reloj asequible, en la linea del W-210-2, pero que es capaz de ofrecernos 5 alarmas, señal horaria, luz mediante Illuminator LED, cronógrafo, y alimentación solar Tough Solar. Ya os digo, que a nivel de módulo, es muy parecido al W-S210H, así que no me extenderé demasiado en ello.

Lo que sigue causando buenas sensaciones, es su presentación, con el completo manual de instrucciones a los que Casio nos tiene acostumbrados, y una caja de plástico, que hace las veces de expositor. Mi unidad vino con un nivel de carga medio (M), viene a ser lo habitual al haber estado almacenado en la tienda. Sin embargo, al exponerlo a la luz indirecta del sol, tardó 2 días completos en llegar a su nivel máximo (H), pese a que el manual, indica un tiempo orientativo de entre 2 y 16 horas dependiendo de las condiciones. Me temía un daño en el acumulador CTL1616, o un defecto de fábrica como me ocurrió en el MTG-M900, pero no fue así. Sencillamente debía estar en el nivel de carga más bajo, rozando L, y por eso necesitó más tiempo.

Lo que si agrega, es Lap Memory 120, que permite almacenar hasta 120 registros que incluyen fecha, tiempo de parada, tiempo de vuelta y tiempo medio, y dos temporizadores independientes, para entrenamientos tipo Course Navette.

Su tamaño ha crecido desde sus predecesores, estamos ahora en 54,6 X 52,7 X 14 mm, ligeramente más voluminoso que un GW-6900, que ya desde sus inicios se consideraba un reloj grande. No obstante, pesa solamente 53g, pues en realidad, casi todos sus componentes son de plástico, por desgracia también el cristal, y que fue la causa que dudara entre un DW-290. También barajé los W-735 y W-736, algo más baratos, con alarma vibratoria y una pila de 10 años de duración en vez de células solares.

Con una resistencia al agua de 10ATM (100M), y la carga solar, cumple sobradamente con mis expectativas. De hecho, al módulo 3441, hasta le sobran funciones que no usaré en la vida. Es fácil de leer, los dígitos son suficientemente grandes. Más que en un GW-6900, y similares a los de un GW-M5610. Me encanta que muestre también el año con 2 dígitos, algo que es poco habitual.

Como decía, su gancho ha sido la estética, parecida a la calculadora WM-320MT. Me gusta el aire deportivo que desprende, aunque los tornillos frontales, que son decorativos, hayan recibido bastantes críticas.

Se critica también la correa, que es parecida a la del HDD-S100. Obviamente no es tan suave como la de un G-Shock ni un F-91W, pero cómoda y parece durable. Además, tiene una buena longitud, así que es apta para muñecas grandes.

El modelo se ve precioso en las fotografías de catálogo, aunque en directo no está a la altura. Tiene algunas chorraditas para vender, para conseguir que nos fijemos en él, como el botón amarillo, o la serigrafía en la trabilla, pero cuando lo tenemos en la mano, notamos que se trata exactamente de lo que es, un reloj barato Made in China.

Me sorprende el número de serie en la trasera, que me recuerda a tiempos pasados con el DW-5600C. Para resolver el misterio, he contactado con uno de los mayores expertos en relojes digitales a nivel nacional, mis amigos de ZonaCasio, que me lo han aclarado amablemente.

La inscripción corresponde al número de lote del reloj, y se utiliza especialmente para controlar lotes defectuosos, especialmente en el acumulador. Lo había pasado por alto, pero todos los modelos con tecnología Tough Solar lo incorporan, incluyendo los Casio G-Shock. Así, en el mío figura un: 205A203F, que significa:
Fábrica: 205A.
Día de fabricación: 203 (22 de julio).
Año de fabricación: F (2016).

Lo podemos escoger en 3 combinaciones de color negro y rojo (STL-S110H-1A); negro y azul(STL-S110H-1B); negro y amarillo (STL-S110H-1C) y negro con pantalla invertida (STL-S110H-1B2). No es un reloj excelente, pero cumple para el uso diario, sin obligarnos a gastar un dineral, la más pura esencia Casio.