Los que tuvisteis la oportunidad de leer Visita a DERSA, os quedaríais como yo con las ganas de conocer esa prometida exclusiva. Pues aquí os la presento, y además, con el gran honor de ser el primer y único medio autorizado para hacerlo.

Tras un interesante encuentro durante más de tres horas con Alejandro Vendrell y Víctor Vergés me mostraron lo que es un interesante paso en lo que ellos consideran la evolución lógica de la marca Duward. A medida que vayáis leyendo, os daréis cuenta que vosotros también estáis de acuerdo.

Por primera vez en muchos años vuelven al Swiss Movement, esto es, a la maquinaria suiza. No sólo es un retorno a sus orígenes y un importante salto de calidad, sino que además representa una patente mejora de prestaciones, ofreciendo una duración de pila de hasta 10 años que proporciona el módulo Ronda 763.

La nueva colección, integrada dentro de la gama Diplomatic, caracterizada desde siempre en Duward por ofrecer unos relojes de inspiración clásica y elegante adopta la denominación de Galicia. Está disponible tanto para caballero como para dama, los primeros con un diámetro sin contar la corona de 39mm y los segundos de 32mm.

La impresión es la de un guardatiempos más robusto que en otros relojes clásicos, puesto que el bisel tiene un grosor apreciable. En el modelo masculino la luz es de 34mm de diámetro y en el de señora de 27mm.

En los Diplomatic Galicia las esferas se pueden escoger en color azul, negro y plateado, que a su vez pueden combinarse con marcas horarias, o con numerales arábigos, lo que nos da un total de 10 modelos distintos (5 para hombre y 5 para mujer).

Otra interesantísima característica es el cristal de zafiro, con mejor transparencia y menor distorsión que uno mineral, pero sobre todo, mucho más resistente a los arañados. De hecho salvo por el diamante, es un cristal virtualmente irrallable.



Construido enteramente en acero 316L (grado quirúrgico) y por tanto hipoalergénico, gracias entre otras medidas a su corona roscada, y su tapa trasera de acero también a rosca nos ofrece una resistencia al agua de 20 ATM, algo que es verdaderamente poco habitual en relojes de este tipo, y que nos da todas las garantías ante cualquier eventualidad. Pese a ello es un reloj muy plano y cómodo de vestir como debe serlo un reloj elegante que deberá convivir con mangas de camisa estrechas.

De momento lo tenemos disponible solamente con armis de acero, lo cual vuelve a reforzar el sentido práctico y polivalente del reloj. El armis o brazalete es con acabado brillante en las esferas que llevan índices o marcadores, y bitono mate-brillo en las de números arábigos, que refuerzan ese carácter clásico o deportivo en función de la versión.

Llama la atención como simplemente variando el color de la esfera, y alternando entre marcas horarias y numerales, el reloj pasa de un estilo clásico, a uno más deportivo.

La duración de pila de botón que declara Ronda AG en el Normtech 763 es de 3 años. Lleva una 364 (SR621SW), que está bien. Sin embargo implementa un mecanismo de ahorro de energía cuando se extrae la corona, que reduce el consumo energético en un 70%, llegando así la autonomía hasta esos mencionados 10 años.

Además declara una precisión de -10/+20 segundos/mes, ligeramente mejor a las máquinas japonesas, y que en la realidad, suele ser muchísimo mejor.

Si todo continúa como está previsto estará en las tiendas y en la web una vez presentado en la feria de Madridjoya que se celebrará del 30 de enero al 3 de febrero de 2018.

El precio final que se baraja es de 169€, ciertamente algo más elevado a lo que conocemos en Duward, pero con unas características técnicas y constructivas nunca antes vistas en la marca, e incluso diría que imposibles de encontrar en otras marcas de precio y calidad similares.



Unos relojes que están pensados para ser nuestro eterno acompañante. De hecho encaja muy bien todo el conjunto. Un diseño apto para vestir, y para sport, un cristal del que no tendremos que preocuparnos, una larguísima vida de la pila que nos va a permitir olvidarnos de ella, y un indicador de carga baja (EOL), que nos avisará con antelación cuando debamos visitar al relojero para cambiarla, y así que no nos quedemos colgado. Tener una década de duración de pila, evita que haya que abrir el reloj con frecuencia, así que su estanqueidad se mantendrá por más tiempo.

Me gusta este avance en cuando a calidad y prestaciones, y me gusta que haya sido de Duward, que seguirá ofreciéndolo a un precio competitivo. Es emocionante poder ser testigo de esta evolución, y vivirla tan de cerca. Esperemos que tenga muchísimo éxito y que les permita seguir progresando en este nuevo camino recién iniciado.