La marca india Hindustan Machine Tools (HMT) dependiente del Ministerio de Industria del país, se fundó en 1953 para contribuir al desarrollo económico del mismo. A partir de 1961, empezarían a fabricar también relojes bajo la enseña HMT Watch.

Llegaron a un acuerdo con Citizen, que les licenció su calibre 0201 desarrollado en 1960, y que destinó trabajadores de su factoría japonesa a Bangalore por período de un año para transferirles el conocimiento necesario de manufactura, y que posteriormente controlaban la calidad de los movimientos, lo que explica porque años después aún siguen dando resultado.

Desde sus comienzos su trayectoria sería creciente debido a las necesidades de medición de tiempo en un país pobladísimo, y en vías de desarrollo. Una tendencia que se extendería hasta principios de los años 1980, llevándoles a diversificarte en relojería, abarcando también relojes de mesa, de pared, e incluso modelos de cuarzo y solares. Sin duda serían los encargados de popularizar el reloj en aquel país, pues antes de Titan, los HMT, eran los relojess de la nación (Desh Ki Dhadkan).

En el año 2000, y debido al desfase tecnológico que acumulaban, se reorganizan como HMT Limited, hasta que finalmente en 2014, el gobierno de India, tras más de una década acumulando pérdidas económicas, opta por ejecutar un cierre paulatino de las factorías, habiendo superado la marca de 120 millones de relojes vendidos.

Son conocidos sus Pilot, Vijay (conquistador), Sona (sueño), Kohinoor (montaña de luz), Avinash (indestructible), Shakti (poder ser supremo), …
pero el Janata, como el protagonista del artículo, era el reloj preferido de Indira Gandhi.

Es lo que ellos llaman eco friendly mechanical, es decir, relojes económicos, sencillos y robustos, que se diseñaban y construían para “durar y durar” como la propia HMT decía, inclusive sin mantenimiento durante períodos prolongados de tiempo. Janata significa de hecho “la gente”.

Fabricados por obreros con gran componente manual, y unas tecnologías obsoletas hace años. En efecto ya su apariencia externa, denota que estamos ante un reloj pasado de moda, un reloj antiguo, pero disponible hoy en día.

Ello define tu frecuencia, de solamente 18.000 bph, para garantizar su fiabilidad y reducir el mantenimiento, a costa de una menor precisión, sobre el calibre de cuerda manual HMT 0231 (Citizen 0201) de 17 rubís. Es para mi lo mejor del reloj, se escucha el sonido del tic-tac, no tan alto como un reloj de bolsillo, pero si con una intensidad superior a la de cualquier otro reloj de pulsera que tenga. Unido a la relativamente baja frecuencia, hace que podamos apreciar todos sus movimientos con claridad.

Derivado de su simplicidad, no ofrece parada de segundero, ni fechador ni calendario, pero sí unas más que respetables 42 horas de reserva de marcha, con una buena protección antigolpes Para Shock.

La caja es de acero inoxidable pulido, el mismo material que se usa en la trasera, que por cierto es roscada, algo que en muchos otros relojes se considera un lujo, lo que le acredita una resistencia al agua de 3 ATM.

Con 35mm de diámetro sin contar la corona (39mm con ella), es un reloj pequeño, como era habitual en su época, que hace que sea muy cómodo de llevar, gracias también a su grosor de solamente 11mm incluyendo cristal y tapa posterior. El cristal es por cierto de plexiglás abombado, muy aparente, y lo que podríamos esperar por su precio, pero que acaba siendo delicado ante los posibles golpes. No hay lúmen por ningún lado, ni en agujas, ni en marcadores horarios. Casi lo prefiero de este modo, antes que con uno de poca eficacia como suelen traer los Vostok.

La esfera blanca con ese aire art-decó, es algo que no se ve a menudo en los relojes actuales, y que le dan un toque diferente que me gusta, y que combina muy bien con la grafía usada para los números arábigos. Muy legible con buena luz, aunque las agujas sean plateadas y pueda parecer que no contrastan lo suficiente.

Hay bastantes variaciones al respecto, con números romanos, hindi (Devanagari), o los mencionados árabes. El segundero puede ser de color rojo, o plateado.

Por menos de 30€ con el envío incluido, es una oportunidad que no hay que desaprovechar. Máxime ahora que poco a poco van a ir desapareciendo, y que además me ha permitido tener el primer reloj indio de mi colección. Es un artículo NOS, aunque con una correa de piel diferente al original debido al paso del tiempo. De dónde han salido estas unidades de finales de los años 80, es algo que no puedo explicar.

Lo peor de todo es la precisión, que con -70 segundos/día, no es raro para un vintage, pero que debidamente cuidado me parece algo excesivo.

Un reloj vintage, con diseño vintage, maquinaria vintage, y a precio vintage.

Actualizado a domingo 17 de mayo de 2015. 18:53:
Hoy he aprovechado para regularlo. Ha sido el segundo reloj que abría, y el primero que ajustaba. Todo bien, con Wildspectra Mobile Lite como cronocomparador, me da unos 5-15 segundos/día, que creo que está en la linea de lo que permite el calibre, y que no es tampoco demasiado estable.