Después de las Paredes Axel, hoy le toca el turno a otras zapatillas legendarias: Las J’hayber.

Fundada en Elche en 1971, obtuvo gran notoriedad con su modelo Antorcha presentado en 1972. Actualmente acaban de cumplir su 40 aniversario. En los años 80 y 90, cualquier heavy que se preciara calzaba unas J’hayber, ya fuera en su modelo Olimpo, como preferiblemente en el de bota Atenas, ambas lanzadas al mercado en 1985. Tuvieron mucha aceptación en el tenis donde se decía que su agarre en mojado era insuperable, y por supuesto, entre los profesionales que se veían obligados a pasar mucho tiempo de pie.

Cosecharon fama por su resistencia y gran duración, así que no es de extrañar que la empresa decidiera reeditar aquellos modelos bajo los nombres de New Olimpo y New Atenas.

Con el tiempo, la variedad de productos ha ido aumentando, incluyendo la gama J’hayber Works, dedicada a la ropa y el calzado profesional y de seguridad; aunque a simple vista, los modelos más exitosos sean aquellos que se inspiran en las clásicas (New Pista, Isla, Atolón) o simplemente son variantes de éstos (Olimpia, Olimpo Azul, Olimpo Marrón, Olimpo Taupe).

Tenía que hacerme con ellas, y opté por las New Olimpo Negras.

Lo primero que me sorprendió fue su precio de venta al público, 60€ euros en la tienda oficial, sinceramente no me esperaba estas cantidades. Recuerdo que en sus tiempos eran relativamente asequibles, y si las comparamos con los 30 euros de las Paredes Estrella, todavía más. Supongo que es el precio a pagar hoy en día por ser un entusiasta, y querer rememorar viejos tiempos… Por suerte, se consiguen fácilmente a 45 euros, o incluso menos, no es tampoco precisamente barato, pero si como mínimo aceptable. Yo opté por Zapatop, que si bien resultaba 3 euros más caro que el mejor precio que encontré, me dio ciertas garantías.

Su estética es muy discutida, feas para unos, bonitas para otros. No se puede negar que con casi 30 años de historia, son diferentes a los modelos de diseño actual, y como es habitual, evocan a los sentimientos retro de nuestro corazón. El modelo elegido en color negro, es además muy combinable.

Al abrir la caja, con una imagen más bien anodina, nos encontramos las zapatillas protegidas con bolsas individuales de plástico transparente. Nada más desembalarlas, nuestra impresión cambia completamente. Con los detalles muy cuidados, y una impresión de calidad y fabricación que satisface al 100%. No obstante, y a diferencia de las Paredes, están fabricadas en España, al igual que el modelo en blanco y unos pocos más de J’hayber. ¡Un punto para ellos!

Construida completamente en piel de bovino, y con suela de poliuretano inyectado, en efecto parecen ser muy resistentes y duraderas. En este punto, reconozco que los 45 euros, me parecen muy razonables, no así los 60 de la tienda oficial. Me pregunto cómo es posible que haya tanta diferencia.

No es un calzado particularmente ligero, pero resultan muy cómodas con un generoso guarnecido interior, que de momento al menos, se adapta perfectamente al pie. Los cordones son tirando a cortos, y en mi opinión les falta 1,5 cm de longitud, nada grave sin embargo. Es un modelo criticado por su poca transpiración, que con el paso del tiempo hace que emanen mal olor, pero por mi experiencia la transpiración de la piel, con sus agujeros de ventilación es buena. Eso sí, son ligeramente calurosas.

El agarre de la suela es excelente en seco, y bueno en mojado. Cabe reseñar la lengüeta acolchada que mejora notablemente la comodidad ante los movimientos del empeine al caminar, y una dureza excesiva inicial en el arco de la puntera, que poco a poco va cediendo, y se subsana naturalmente.

En resumen, unas zapatillas muy cómodas, de buena calidad y con reputación de altísima duración. Si me dan el resultado que espero, y de momento todo apunta a que así sea, no dudo que repetiré mi confianza con la marca. Como de costumbre os mantendré puntualmente informados.

Actualizado a domingo 29 de diciembre de 2013. 13:37:
Satisfecho con la experiencia, he repetido con J’hayber, cambiando algo el estilo, y he optado por unas Waxe Blanco-Marino, que he encontrado en Hipercor al precio de 23€, cuando su precio normal ronda los 35 euros.

Como ya adelantaba, sólo algunos modelos se fabrican en España, y no es el caso de éste. Las etiquetas no indican su procedencia, pero si que especifican un “Importado por J’hayber” en vez del “Fabricado por J’hayber”. No se si es un condicionamiento personal, pero aunque la calidad del producto se ve bien, y está demostrando ser duradero, la calidad en cuanto a detalles y terminación no es comparable a la de las Aventura Olimpo, claro que tampoco lo ha sido el precio.

Las Olimpo siguen aguantando bien el uso, todo perfecto, salvo por notarse bastante la suciedad sobre el color negro. Nada que un trapo húmedo no pueda solucionar.