En los 10 años que duró la fabricación de Rover SD1, empezando en 1976, se llegaron a fabricar más de 300.000 unidades, la mayoría vendidas en el Reino Unido. No obstante, era posible ver en aquellos días por nuestras carreteras algún que otro SD1 circulando (normalmente a elevadas velocidades).

El motor básico era un 2 litros, que en aquella época era muchísimo para lo que se estilaba. Con los motores del Rover 2300, 2600, y sobre todo el 3500 (V8), el SD1 se merendaba hasta a los ¡Citroën CX GTI Turbo!

Hubo también un 2400 diesel, que era capaz de plantar cara a la mayoría de coches normales propulsador con gasolina.

El V8, con 155 CV a solamente 4600 rpm, alcanzaba los 205 Km/h, y aceleraba de 0 a 100 en 8 segundos.

Llamaba la atención por su diseño avanzado en el tiempo, que salvando las distancias, se asemejaba a un Ferrari Daytona, pero con 5 puertas.