Un Porsche desde niño

Aunque ya lo vi hace bastante tiempo, en Busca Tuning lo han publicado recientemente, y me ha hecho volver a apreciar lo bien hecho que está.

Es un spot del antiguo Porsche 911 (tipo 996), que refleja de forma tremendamente fiel, el sentimiento que desde niños, hemos tenido la mayoría de los amantes de los coches, cuando veíamos pasar una joya de estas, e inmediatamente nos imáginabamos de mayores, conduciendo uno de ellos, rodeados de felicidad. Y es que la nostalgia, lo hace todo mucho más fácil.

Como siempre, lo tenemos en Youtube.

4 comentarios en “Un Porsche desde niño”

  1. Recuerdo una época en que también compraba Motor16, hasta que empezó (según mi opinión a empeorar).

    Luego pasé por Solo Auto, Coche Actual, Autopista, hasta que me quedé con Automóvil y Car & Driver que son las que compro de vez en cuando.

    Los anuarios de Autopista eran carísimos, tal vez como 5 números normales (ya cada uno era caro de por si), aunque recuerdo pedir dinero a mis padres como extra, si la portada me llamaba la atención…

  2. Ooooh, las dos barajas de coches, una grande de carreras (F-1, F-2/3000 y demás) y otra pequeña de coches de calle y rallyes (y había una de amotos, también pequeña). Eso sí que merecería una entrada nostálgica.

    Los anuarios de Autopista eran carísimos, por eso mi padre sólo me compró dos (1981 y 1983); el resto del presupuesto para revistas de coches se iba en la Motor16 cada semana y el SoloAuto cada mes.

  3. Recuerdo el Vector Twin Turbo, por fuera parecía superfuturista, aunque visto ahora, todo cambia.

    Sobre el bluff, bueno estoy de acuerdo contigo, en que difícilmente podría conseguir esas prestaciones con cierta seguridad. Basicamente lo que hacía Vector era partir de un chasis + motor de Chevrolet Corvete, modificar la carrocería, y añadirle turbos. Si no me equivoco hubo algún modelo sobre plataforma Maserati o Lamborghini también.

    Por cierto, yo también era asiduo de los anuarios de autopista… Incluso recuerdo algunas barajas de cartas y colecciones de cromos que sacaron.

  4. Yo de niño era más bien friki. Lejos de la eterna batalla Ferrari vs. Porsche (que también se extendía a otras marcas italianas como Maserati, Lamborghini o De Tomaso), yo me iba al coche más rápido del mundo según el catálogo anual de Autopista de 1983: el estadounidense Vector Twin Turbo, que según la susodicha publicación alcanzaba los 380 km/h (!!!).

    Luego de adulto buscas un poco de información y te rompen los sueños infantiles: el tal Vector era casi un bluff.

Deja un comentario