Cuando los militares pasaron de llevar relojes de lujo a llevar Casio

Ya os explicaba que hasta 1975 las monturas de las gafas que llevaban los pilotos militares, las American Optical Aviator, eran de oro macizo de 14 kilates. Algo que hoy en día sería impensable, y que fue debido a la escalada en los precios del oro. De hecho hoy en día, ni Ray-Ban, ni American Optical ni Randolph USA ofrecen en sus catálogos gafas con montura maciza de metales preciosos, a lo sumo son baños de oro blanco o oro rosa.

Con los buceadores del ejército ocurrió un hecho parecido. En una época lejana en la que un reloj fiable, duradero y preciso era un artículo de lujo, las dotaciones oficiales pasaban por piezas de relojería como los Rolex Submariner (Navy SEAL), los Tudor Submariner (Marina nacional de Francia) o los Panerai Submersible (Real Marina Italiana). Unos relojes que en la actualidad tienen un precio de partida de más de 3.000€. Ciertamente antes no eran tan caros como ahora, pero eso no significa que fueran precisamente asequibles.



Sin embargo se explica una historia del teniente comandante «AP» de los Navy SEAL que confirma que a los buceadores se les confiaba un Rolex Submariner. Se les cedía su uso, y aunque en alguna misión o práctica se extraviaba o dañaba alguno, cuando abandonaban la división, debían retornar el reloj. Explica también que en 1981, mientras él era oficial de la UDT-11 (ahora los SEAL Team Five), una brigada de demolición submarina, se le encargó el cometido de evitar el incremento continuado del presupuesto anual. Gran parte del mismo, invertido en reparaciones y mantenimientos de los relojes ginebrinos.

Ya existían relojes digitales mucho más precisos y baratos, sin embargo, los estándares de la NAVSEA definían que un reloj de buceo debía tener una manecilla segundera central. Él les preguntó cuál era el motivo, a lo que ellos respondieron que era para poder controlar el tiempo transcurrido. Era un absurdo, por lo que su respuesta fue: «¿Y entonces porque no se indica que debe tener una forma de medir el tiempo transcurrido?». Efectivamente se modificó la normativa.

Desde sus orígenes en 1983, los Casio G-Shock ofrecían una resistencia al agua de 200 metros. En 1992 empezaron a hacer pruebas de buceo llevando relojes de Casio, hasta que en 1994 se lanzó el DW-6600C. Era un reloj comparativamente muy barato (unos 80$ de la época), y los hombres rana quedaron encantados con él. Era mucho más ligero y tenía iluminación en vez de manecillas luminescentes. Además, su generoso botón frontal permitía activarla fácilmente con guantes. Una vez encendida, no era necesario mantener pulsado el botón, puesto que la luz electroluminescente continuaba encendida durante 3 segundos.



El Casio DW-6600 se descatalogó en el año 2010, aunque mucho antes de esa fecha empezaron a utilizar también el DW-6900 (1995) y el DW-9000 (1997). El primero de ellos, el DW-6900, el que sería el heredero natural del DW-6600.

Fueron principalmente aquellos soldados que volvían a casa son sus relojes baratos y robustos los que empezaron a poner de moda en USA a G-Shock. Pocos podían comprarse un Rolex, pero casi todos podían hacerse con un DW-6600. Qué duda cabe que aquello fue uno de los motivos que permitieron a Casio salir de la crisis en la que llevaba metida desde 1990.

En la actualidad sigue utilizando mayoritariamente DW-6900 y DW-9052, no son ya relojes de dotación, pero se pueden comprar a precio muy barato en las tiendas locales estadounidenses, y se dice que en los economatos militares se pueden llegar a ver a menos de 10$. Relojes en los que poco importa que la pila dure solamente 2-3 años de uso intensivo, son parte de un equipo que cuando se daña o se agota, se tira y se reemplaza por otro igual.











El DW-6600C y el DW-6600 cosecharon tanta fama, que lo hemos visto en series televisivas como 24, en películas como The Italian Job o Resident Evil, y también en el cine reproduciendo entornos militarizados en El francotirador (American sniper), o En tierra hostil (The hurt locker).

10 comentarios en “Cuando los militares pasaron de llevar relojes de lujo a llevar Casio”

  1. Angel Yagüe Posadilla

    Muy entretenido el artículo Javier +1
    Atesoro mi 6600, puede que tenga el display más bonito de todos los que haya hecho Casio.

  2. ¿Y con qué cara se quedarían los de Rolex? Porque menudo negocio que tendrían ahí hasta entonces en exclusiva. Esa es la pregunta del millón creo yo: caras, qué pensarían y se dirían entre ellos al ver quiénes los reemplazaban, qué pensarían de la competencia, qué pensarían cuando vieran que resistían y funcionaban estupendamente en las misiones y sus exigencias…

    Mi W-728H gris-negro WR100 del ’95, con electroluminescencia y nato verde caqui con banda central negra a juego con bisel y parte negra de la caja seguro que colaría perfectamente en una de esas fotos, jejeje.
    En modo crono o temporizador con las tres subesferas superiores de parciales de tiempo (al estilo del AE-1300) también controla bien de una visual el tiempo transcurrido. Y su botón de luz frontal grandote. Tiene unas formas de caja y fisonomía muy semejantes.

    Qué bueno me salió, por cierto. A ver si en esta semana toco de cambiarle su junta que la tiene pellizcada (lo que ha aguantado el pobre, de todo, duchas frescas, calientes, baños en piscina, en playa…) Su única cicatriz de guerra, y aún no sé cómo sucedió, una fina raya vertical casi en el centro del cristal y sólo en él, desde el bisel hasta casi el centro del mismo. Pero que prácticamente la veo yo que sé que está ahí, no es muy evidente salvo viéndolo más o menos cerca y en cierto ángulo.

  3. Creo que el iniciador fue realmente Rolex, o Panerai o cualquiera. Ya por aquella época habían decidido apostar por el lujo, llevando a multiplicar por varios factores los precios originales. Llegó un momento que era inviable, quiero decir, que un Rolex Submariner a 1.000€ que era lo que costaban originalmente era factible, sin embargo los 6.000€ actuales, era imposible para un gobierno. En cierta forma, ellos fueron los que se lo buscaron, así que dudo que les soprendiera.

  4. @bitacoraguti has tocado un tema que me gusta bastante jejeje. En 1994 se lanzó el DW-6600C y también ese mismo año el Luminox 3001 Original Navy SEAL, casualidad???. En mi opinión no creo que fuera una casualidad ya que los dos relojes obtuvieron el «certificado» A.N.U. (Autorished for Navy Use). Creo que los dos eran una buena opción para unidades anfibias como los Seals.

    Actualmente en el «segmento» militar y policial me consta que es muy común verles con Casio G-Shock de diferentes tipos, ya sea por su dureza y por sus funciones. Aunque también con relojes Suunto, Garmin etc…

  5. En los militares galos, también es normal verlos con relojes Geonaute (de su franquicia Decathlón).

    Desde luego, baratos, que no duele si les pasa algo, WR100 o WR200 y aspecto muy sobrio, mates (nada de brillos ni pulidos, que da el cante en escenario de batalla, y no sólo para las urracas).

  6. Me alegra que te haya gustado dracxabi. A mi es un tema que también me atrae, todo lo que sea equipamiento táctico y especializado me llama mucho la atención, aunque a nivel militar creo que debo estar por detrás de ti. Lo que dices me recuerda la apuesta reciente de Victorinox, el Victorinox Inox que venía a canibalizar los Luminox y G-Shock de gama alta.

  7. Lo de Geonaute tiene sentido Alejandro, y es que esa marca, tiene cosas que están bien y cosas que no. Si hay alguien que se encarga de validarlas, entonces estos productos chinos remarcados son un éxito, ya sean relojes como cualquier otra cosa. Lo malo es cuando confías en que esa tarea la habrá hecho Decathlon o quien sea, porque muchas veces, revisan cuatro cosas y ya está.

  8. Aquí en España, como no dan reloj de dotación, la gente elige por sí misma lo mejor y como no podía ser de otra manera, siendo los españoles como somos, que no tenemos termino medio, la mitad lleva g-shock y la otra mitad lleva f-91. Ahora se están empezando a ver bastantes smart watches en el ámbito cuartelero, cosa de las modas, pero cuando toca campo, vuelven los casios a las muñecas. Lo cual demuestra cual de los dos es el reloj inteligente, je je.

Deja un comentario