Cuidados en el afeitado clásico

Una maquinilla de afeitar, incluso siendo desechable como la Filomatic Filo2 es un instrumento que nos durará bastante tiempo. En particular si es una maquinilla de seguridad de afeitado clásico. Prueba de ello es que aún tengo la Merkur 41N con la que empecé hace casi 10 años y que está en perfecto estado. Igual que la económica Wilkinson Classic que me costó 5€, y que ha recorrido en viajes centenares de miles de kilómetros.

Por definición los productos destinados al afeitado tradicional son muy duraderos, de otro no podrían competir con las maquinillas desechables. Ello es extensible a la maquinilla en sí misma, pero también a la brocha, al jabón, a las lociones… Sólo hay que tener algunas cosas en cuenta.



Mantenimiento de la maquinilla



No importa que usemos una maquinilla de aleación como la Rockwell 6C, de acero inoxidable como la Mühle Rocca, de aluminio o de baquilita/resina; todas ellas están construidas para resistir la corrosión. Tampoco que hablemos de un modelo barato como la Gillette Super Blue o de modelos de precio elevado como las Feather AS-D2 o Above the Tie Kronos.

Después del afeitado es importante la limpieza. Lo mínimo es aclarar los restos de pelos y jabón bajo el grifo. Lo mejor sería desmontarla para retirar la suciedad de sus piezas independientemente, aunque suele ser suficiente con abrir un poco el cabezal con el fin de que el agua penetre mejor.

El siguiente punto es secarla. Lo puedes hacer con un paño, con una toalla o con papel higiénico. Se trata de retirar los restos de agua para así evitar que queden manchas de cal al secarse. También de evitar la humedad exagerada que podría causar que la cuchilla o la maquinilla se oxidase. En ese sentido es mejor no tocar ni rozar el filo de la cuchilla de seguridad, ya que podría dañarse. Te estarás preguntando como es posible que si queda agua la maquinilla se oxide. ¿No dije que eran inoxidables? Pues si, son inoxidables porque aunque la mayoría están fabricadas con Zamak (zinc con aluminio, magnesio y cobre) llevan un recubrimiento cromado, niquelado, dorado o DLC para evitar el óxido. Puede ocurrir que el uso, los golpes, los roces o la oxidación constante acaben desgastando ese recubrimiento, y por ende, oxidando la maquinilla.

Finalmente queda almacenarla. Debe estar en un sitio no demasiado húmedo, también por la oxidación. Lo ideal es que esté justo donde no la solemos poner, fuera del armario. En todo caso, hay que evitar dejarla junto a la ducha, donde el vapor de agua caliente, la acabaría perjudicando. Yo tengo la maquinilla que uso sobre una repisa en el baño. Corre el aire, está lo más alejada posible de la ducha, y aunque lo ideal sería que estuviera al aire libre, eso no es posible. Cuando la quiero cambiar, la guardo en el armario y saco otra. Al guardarla de esa forma me aseguro que está en el armario completamente seca.

De vez en cuando es conveniente darle una limpieza más a fondo. Algunos llegan al alcohol isopropilico. Yo me conformo con lavavajillas tipo Fairy. Eso sí desmontándola completamente y asegurándome que queda perfectamente limpia. Lo suelo hacer cada vez que cambio la cuchilla, o sea entre 3 y 6 afeitados.

No creo que con las maquinillas metálicas nadie de golpecitos contra el lavamanos para que caiga el vello que se ha quedado trabado, con las desechables si que es más habitual. Pues prohibido hacerlo, porque la puede dañar por fatiga de materiales. Se dice que si hay restos en la cuchilla se deben a un afeitado anterior que no se limpió bien, moraleja, vuelve al párrafo anterior, y asegúrate que siempre está bien limpia cuando terminas con tu ritual.

Cuidado de la brocha



El mantenimiento de una brocha de afeitado es similar al de la maquinilla. Tras cada uno debemos limpiarla adecuadamente, y evitar guardarla cuando está húmeda. Sin embargo, es mucho más sencillo. Basta con enjuagarla bien una vez usada, escurrirla para que expulse el agua sobrante, igual que hacemos cuando vamos a afeitarnos, y finalmente, evitar guardarla estando húmeda. Lo mejor es no meterla directamente en el armario, sino dejarla que se seque sobre la repisa del baño. Lo recomendable es que podamos contar con un soporte para brochas en la que éstas, quedan colocadas boca abajo para ir escurriendo.



Algunos usuarios peinan sus cerdas con cierta periodicidad, no es algo malo, al final la mayoría de brochas son de pelo natural y se benefician de los mismos cuidados que damos a nuestro cabello, aunque al menos yo, no suelo hacer nada de eso.

11 comentarios en “Cuidados en el afeitado clásico”

  1. Mi Gillete Super Blue – comprada a través de AliExpress – ya empieza a dar algún mal síntoma, y eso que llevo menos de 10 afeitados con esta maquinilla de seguridad.

    En concreto, empieza a ser patente desgaste en superficie de contacto correspondiente a la parte en la que el mango se enrosca y desenrosca. Ciertamente no me da la sensación de que vaya a romper en breve pero sí que acabará haciéndolo u oxidándose con el uso y el paso de los años.

    A pesar de ello, la Gillette Super Blue es, habida cuenta de su precio, una muy buena elección para iniciarse en el afeitado clásico.

    Afeitado clásico con el que además de ahorrar dinero, contribuye a que generemos menos basuras: por una parte las maquinillas desechables y por otra los recipientes de tipo spray en los que nos venden espuma de afeitar de calidad de calidad más bien mediocre.

  2. UN RELOJISTA, si ves que el mango de la Super Blue está bien (y te gusta), y que la rosca seguramente será lo típico, del 8, puedes buscar un cabeza bueno, bonito barato de estilo Gillette Tech, y usarlo con ese mango. Listo.

    Por ejemplo, el de una Rimei A2002 o la Vie-Long 10000R. Son la misma, ambas en acabado pulido y cabezal tipo Gillette Tech, baratísimas. Pero tienen el cabezal bastante más robusto y mejor hecho que el de las maquinillas como las actuales Super Blue o su hermana bajo Rapira.

    Esto claro, si ves que lo que esté fallando no sea el mango ni su rosca, si lo que te está fallando es del cabezal y su rosca. Que no me extrañaría porque es donde más pueden ganarle coste para el precio de esas maquinillas, es lo más caro, el cabezal.

    Si así es, pues por muy poco dinero, tienes cabezal del mismo tipo, pero mucho mejor, y se te queda la misma maquinilla y mango Gillette Blue como nuevo para muchísimo tiempo.

  3. Yo la he usado solamente 5 o 6 veces y sigue bien un relojista. Aún así es lo que uno espera. Son 2€, menos incluso de lo que cuestan las desechables, así que en ese sentido, está amortizada.

    En todo caso con estas cosas chinas, siempre pieso que les iría mejor si costaran 2-3 euros más y fueran a su vez duraderas.

    Como sugiere Alejandro, el cabezal es la parte más costosa, y ahí es donde ahorran más, no obstante, puedes cambiarlo fácilmente, o si te gustan las sensaciones, comprarte otra igual cuando se dañe.

  4. Alejandro, gracias por las referencias a maquinillas que me has dado.

    Guti, en lo referente a esos 2 ó 3 EUR adicionales a cambio de mejoras no puedo estar más de acuerdo.

    En el caso de esta maquinilla, bastaría con una pequeña pieza de goma de forma circular entre mango y cabezal. Idealmente esta pieza de goma sería desechable – tras decenas de usos el deterioro aconsejaría su substitución – y al estar sus medidas estandarizadas, habría recambios económicos.

    Lo único que lamento del afeitado clásico es no haberlo conocido antes.

  5. Aunque lleve algunos años de ventaja, me pasa como a ti un reloista. El único defecto del afeitado clásico es no haberlo descubierto antes. Es más sostenible, es más barato, es más placentero, es más suave y preciso, y además, lucha contra la tendencia actual de marketing, en donde se nos intenta ocular que existe. Un poco lo mismo que ocurría hace unos años cuando marcas como Seiko ocultaban sus asequibles Seiko 5 de las relojerías para que compráramos cuarzos.

  6. Guti, por si no estás al tanto, esos Seiko 5 que mencionas van a desaparecer, que no la marca ‘Seiko 5’.

    Pásate por el blog de Santiago Tejedor – horasyminutos.com – para más información acerca de este particular.

  7. Pues conmigo Seiko se va a comer lo que se comió aquel…

    Tendré algún Seiko. Pero no pasando por ese aro.
    Para lo relativamente joven que aún soy, hace bastantes años ya que voy de vuelta de estas tretas de «yuppies» de medio pelo de querer ganar mucho, pero que se lo trabaje otro.

    Que le vean cara de …………………. a otro.

  8. Alejandro, conmigo tampoco. Seiko nunca ha sido una marca a la que le haya visto nada especial, salvo en la época de los relojes digitales. Así que por tanto, que nos quieran hacer pagar 300€ o 400€ por un reloj resistente al agua 100M, con cristal mineral, y con un calibre 4R36, idéntico al que montan muchos relojes chinos de 60€, me parece un sinsentido. Conmigo que tampoco cuenten.

  9. Me han planteado esta duda, de la cual desconozco la respuesta. Así, me he encontrado leyendo varias entradas referentes a este tema en tu blog. Lo más seguro es que leyéndolas todas, y juntando cosas de una, otra y otra, pueda resolverla pero…

    Por si ayudase a otros lectores, te dejo aquí la consulta. Por encima de la Wilkinson Classic, ¿qué maquinilla existe hoy con buena relación precio/calidad/disponibilidad para seguir aprendiendo en el afeitado?. He leído este artículo (https://www.javiergutierrezchamorro.com/filomatic-filoc/7090) donde se hablaba de la FiloC, pero… parece que la han retirado del mercado. Y en lo referente a brochas, por encima de las típicas Wilkinson económicas ¿qué opciones hay sin irse a las caras?.

    Pensándolo detenidamente, tal vez esta duda mía, podría darte pie para otro artículo donde se mencionase, el paso siguiente para saltar del kit de iniciación al afeitado clásico: Maquinilla Wilkinson Clássic + Brocha Wilkinson + cuchillas Gillette + barrita jabón La Toja.

    Una suerte de actualización de este artículo de 2014 (https://www.javiergutierrezchamorro.com/como-empezar-con-el-afeitado-clasico/2363). Está bastante bien, pero considero que simplificándolo en plan:

    – Maquinilla: la que sea. Pongamos como límite de precio por ej los 15-20€
    – Brocha: esta o esta. Pongamos como límite de precio los por ej 15-20€
    – Jabón: el que sea.
    – Cuchillas: las que sean.
    – Opcional: lociones, afters, etc etc.

    Un saludo. 🙂

  10. Últimamente me mandas muchos deberes Mire 🙂

    Como conjunto equilibrado para continuar con el afeitado clásico, y que es fácil de conseguir, échale un vistazo al Wilkinson Sword Premium Classic Set.

    El problema en cuanto a maquinillas y a cuchillas, es que no sólo depende de su calidad y de que sean fáciles de encontrar. Depende también de nuestros gustos, de nuestra piel, y de nuestro bello. A algunos nos van mejor maquinillas más agresivas, que apuran más, pero con mayores riesgos de cortes, porque de esa forma pueden dar menos pasadas, y por tanto tener menos irritación, y otros prefieren maquinillas más suaves, que cortan menos y son más dulces, pero que ya es suficiente. Ésta última es más o menos la linea de Wilkinson Classic, tanto la Premium como la normal. Los mismo con las cuchillas que pueden equilibrar o reforzar la maquinilla (cuchilla suave con maquinilla agresiva o viceversa; o cuchilla y maquinilla agresiva o al revés). Es más bien ir probando y descubriendo.

    El segundo inconveniente es lo de que sean fáciles de conseguir, porque si no acudimos a tiendas especializadas, refiriéndome a maquinillas, apenas he visto Wilkinson y Beter.

    El tema de las brochas si que es más fácil. Tienes brochas Vie-Long, españolas, y muy buenas a partir de 10€ y las he visto en alguna droguería. Sino, hay que volver a lo mismo: Wilkinson, Beter y en este caso también LEA, que por suerte las que tiene son fabricadas por Vielong.

    En cuanto a complementos, hay muy pocas diferencias entre un buen jabón y un mal jabón, o entre un buen after y uno malo. La calidad de los ingredientes y el aroma (que es muy personal). En cuanto a eficacia las diferencias son muy pequeñas entre un jabón barato y uno caro. Aquí si que hay muchas más alternativas, incluso de marca blanca.

    Aún así tomo nota de la idea, a ver si puedo desarrollarla un poco.

Deja un comentario