Jabones Pardo

Hace algo más de un año, me encontraba buscando jabones de calidad Made in Spain. La experiencia con Jabones Lida no fue del todo positiva. Por otro lado, marcas tan nuestras como Heno de Pravia, ahora de Laboratorios Puig, se producen en Colombia o México, así que el terreno era aciago.

De pura casualidad me topé con Jabones Pardo, una empresa jabonera que probablemente recordaréis de los tiempos de nuestros abuelos, y que siguen existiendo, siguen siendo de aquí, y siguen elaborando ellos mismos sus productos.

Jabones Pardo S.A. se funda en el año 1927 en Madrid, una empresa que sigue siendo familiar, y que ahora está ya en manos de la cuarta generación. Durante los años 50, viven su época dorada, produciendo jabones específicos para las lavadoras que empezaban a instalarse en los hogares españoles.

Continúan adaptándose al mercado, fabricando en los años 1980 jabones líquidos, hasta llegar a nuestros días, donde ofrecen además de pastillas de jabón, y jabones líquidos, cremas y tubos; cosa que hacen bajo sus propias marcas, pero también para marcas de distribuidor o blancas.

Ya solamente por su historia, serían merecedores de este artículo, pero es que además, dan importancia a unos valores corporativos, que pese a que desgraciadamente van a menos, son admirables, y por tanto dignos de dar a conocer. Valoran la tradición y la calidad de sus productos, valoran el trabajo justo de sus empleados y apuestan por la economía local o de proximidad.

Por más vueltas que di intentando encontrar sus productos, me fue harto complicado. Son fáciles de encontrar esos detergentes líquidos o pastillas de jabón para lavar a mano de marca blanca producidos por Pardo para Simply, Froiz, Aliada (El Corte Inglés / Hipercor) o Auchan (Alcampo), pero no así sus pastillas de jabón para manos.

Además de comercializar con bajo su enseña más conocida: Pardo o Jabón Pardo, en algunos de sus productos lo hacen con otras marcas propias como Yupi, Marianela, Capricho, Camaleón, Brisas, Pretel, Teide o Halcón. Su catálogo cuenta con agua de colonia, body milk, jabón líquido, jabones para lavado a mano, detergentes, fregasuelos, geles, champús, …

Ante una distribución tan monopolizada por las multinacionales, ellos mismos decidieron actuar como vendedores en el Marketplace de Amazon, una estrategia que están fortaleciendo, y gracias a la cual, podemos hacernos con muchos de sus productos aunque sea online.

El jabón Pardo, cuenta con la que bien podría ser la instalación de cocción de jabón en caldera más grande de nuestro país con una producción cercana a las 500.000 pastillas de jabón al día entre otras variedades. De toda la producción, entorno al 80% se exporta fuera de nuestras fronteras, esencialmente a América, África y Europa, valorando las propiedades exfoliantes para la piel. Además, producen parar marcas de cosmética extranjeras.

En España, el grosso de las ventas se las llevan las marcas blancas de los supermercados, unos productos con la misma calidad que los de ellos, y que sólo tienen leves diferencias en cuanto al olor y el empaquetado.

Pero dejadme que primero os explique los argumentos en favor de usar un jabón clásico en pastilla, en vez del habitual jabón líquido con dispensador que la mayoría de vosotros tendréis en casa.

Un jabón en pastilla es más natural, el jabón líquido es en realidad una crema a base de jabón, por lo que sus componentes son distintos y suelen estar diluidos en agua. No debería extrañarnos por tanto, que las pastillas de jabón sean generalmente mejores para la piel.

Además, un jabón en pastilla cunde mucho más que un jabón líquido, es decir, dura más tiempo. La cantidad que usamos al lavarnos las manos, es mucho menor, en primer lugar, porque usamos jabón puro que está concentrado, y una disolución de agua y jabón como en el jabón líquido. Por lo que he visto los dispensadores de jabón suelen echar una cantidad excesiva de producto, así que no suelen duran más de 100 usos. El jabón en pastilla o barra, dependiendo de su consistencia y su dureza nos durará al menos el doble que eso. Esto quiere decir que ahorramos dinero, y además somos más sostenibles con el medio ambiente. Utilizamos menos cantidad de producto, y evitamos los plásticos del envase que al final se desechan.

Te preguntarás entonces porque la gente sigue usando el jabón líquido. Probablemente te respondan con que es más cómodo y práctico. Pues no sé que deciros a esto. Para mi ambos son igual de cómodos y prácticos. Creo que es simplemente una cuestión de hábitos. También he escuchado a ciertas personas que dicen que el jabón en pastilla es antihigiénico, que al estar expuesto al aire se llena de bacterias. Es simplemente un engaño, porque un frasco de jabón líquido también está expuesto a las bacterias por la boquilla, con el inconveniente, que ninguno de vosotros la limpiará regularmente. En cambio la pastilla de jabón, se limpia «automáticamente» cada vez que la utilizamos. En ambos casos, debemos recordar que el jabón tiene grandes propiedades antisépticas, es decir, es poco probable que contenga un número elevado de bacterias, y éste será bastante inferior al de la toalla con la que te secas, o al pomo de la puerta que empujas cuando entras al cuarto de baño.

Repasemos el lote de productos de Pardo, en cuanto a pastillas de jabón.



Jabón Pardo Glicerina

Pertenece a la gama de jabones naturales piel sana, y es el típico jabón con un elevado contenido de glicerina. Sus propiedades son suavizar y ablandar la piel, así que resulta ideal para manos delicadas. Es un jabón duro, que nos va a durar mucho tiempo, con un aroma casi imperceptible, muy neutro. Es un jabón duro, así que ofrece una gran duración. Vendría a ser el jabón de tocador más tradicional de la marca.

Se vende en paquetes de 3 pastillas de 125g cada una que cuesta unos 2,5€, así que su precio es razonable.




Más información.

Jabón Pardo Rosa

Pertenece a la gama de jabones naturales piel sana. Es un jabón de tocador suave y cremoso con una agradable fragancia a rosas de Bulgaria. Me encanta su aroma, intenso mientras nos lavamos las manos, pero discreto después. Por su consistencia no es tan duradero como el de glicerina, pero si que me parece mucho más agradable y apto incluso para la ducha.

Se comercializa en un paquete de 3 pastillas de 125g cada uno que cuesta unos 1,5€, lo que lo convierte en un producto muy asequible.




Más información.

Jabón Ídole Avena

Pertenece a la gama de jabones naturales piel sana. En cuanto a cremosidad sería un intermedio entre la dureza del de glicerina, y la suavidad del rosa. Gracias a sus extractos con avena, se caracteriza por su efecto suavizante en la piel. Es la pastilla más recomendable para la ducha y el baño.

Se vende en un paquete de 2 pastillas de 125g cada uno que cuesta unos 2€.




Más información.

Jabón Pardo Amarillo

Pertenece a la gama de jabones naturales para lavado a mano. Es una jabón específico para el lavado de ropa. Además de usarlo cuando lavamos a mano, lo podemos aplicar directamente sobre las manchas difíciles en la ropa, y luego meterla en la lavadora. Lo utilizo como sustituto de los sprays quitamanchas.

Se venden tanto en un paquete de 3 pastillas de 250g que cuestan 2,5€, como individualmente en una pastilla de 300g que cuesta 0,80€. En principio lo podríamos utilizar para el lavado de manos, puesto que al ser natural, no debería ocurrir nada. De hecho conozco gente que lo hace, aunque en mi caso nunca lo he probado.






Más información.

Jabón Pardo de coco

Pertenece a la gama de jabones naturales para lavado a mano. Al igual que el amarillo, es un jabón para el lavado a mano, pero mucho más cremoso, así que se recomienda para aguas duras. Genera mucha más espuma que el amarillo, y protege las manos. Sería una mezcla entre el Pardo Amarillo y el Pardo Rosa.

Se vende en un paquete de 3 pastillas de 250g cada una que cuesta unos 3€.





Más información.

La experiencia con Pardo ha sido muy positiva. Unos productos de muy buena calidad, sostenibles, y con unos precios más que razonables, de manera que en mi han encontrado un cliente más.

Me quedo con las ganas de seguir profundizando en los productos que me faltan, el Jabón miel Pardo, el Jabón al limón Yupi, el Jabón de glicerina Yupi, el Jabón en crema Yupi, y el Jabón de tocador Marianela.

26 comentarios en “Jabones Pardo”

  1. «En principio lo podríamos utilizar para el lavado de manos, puesto que al ser natural, no debería ocurrir nada. De hecho conozco gente que lo hace, aunque en mi caso nunca lo he probado.»
    No recomiendo utilizar jabón de lavandería en el cuerpo. Hace algunos ayeres, lo intenté, pensando que por su tamaño, sería mas cómodo y económico, pero el jabón de lavandería simplemente no esta hecho para «tumbar» las bacterias del cuerpo. En pocas palabras, era como bañarse con pura agua, sin jabón, el olor a sudor seguía en el cuerpo. Se me hace raro, pero supongo que la tela y la piel reaccionan al sudor de manera distinta, y por eso un jabón sirve para uno y para otro no.

  2. todo lo que escribi se me fue al garete (para no variar, una vez mas), asi que solo dire que el jabon ese rosa que pones me encanta, y su precio es enormemente tentador.
    Por cierto, genial la review, con muchos datos e historia como suele ser habitual en ti. Gracias por el currazo que te pegas acercandonos este tipo de productos y sus variedades, Guti.

  3. Muchas gracias bianamaran, y disculpa lo del comentario. Es genial cuando encuentras una marca que apuesta por la calidad, la fabricación aquí, y unos precios razonables. Si todas las empresas hicieran lo mismo mucho mejor nos iría.

    La parte triste son los consumidores. Seguimos prefiriendo comprar «basura» de fuera, simplemente porque la marca es reconocida. Aunque sean peores, aunque sean más caros. Si no fuera por la exportación, quizás hoy no pudiéramos disfrutar del Jabón Pardo de toda la vida.

  4. He aprovechado tu consulta Kabe para consultarlo con los responsables de Jabones Pardo. No quería dar mi veredicto infundado, y que luego eso pudiera acarrear problemas dermatológicos.

    Según me indican lo de bañarse o ducharse con el jabón de ropa es como yo digo. En principio no tiene nada que ver con el uso al que vaya destinado el jabón, puesto que al fin y al cabo el jabón es jabón. La diferencia entre un jabón para lavar y un jabón para la piel son sus aditivos. Muchos jabones no son naturales, y por tanto esos aditivos tampoco lo son, son sintéticos y ese es el compuesto que podría ser dañino para la piel.

    Incluso algunas marcas añaden esos aditivos sintéticos también en las pastillas de jabón para tocador, que obviamente pueden no ser buenos ni saludables para la piel.

    Es decir, todo depende de la composición del jabón, más que del uso para el que esté destinado. Esto me recuerda a los tiempos de mi abuela, donde el jabón casero que se utilizaba para lavar ropa, era el mismo que luego usaban para el baño. No había problemas precisamente por ser natural.

  5. Perdona que me ría de lo de «Jabón Natural»… eso no existe, bueno, si pero no se utiliza.
    En lugar de tratar de explicarlo yo dejaré que alguien que lo hace mejor que yo lo haga:
    https://eltamiz.com/2009/10/13/inventos-ingeniosos-el-jabon/
    Sobre mi afirmación diré que hay plantas que producen algunas sustancias jabonosas que eficacia muy reducida. Por eso cuando se inventó el jabón a base de juntar principalmente grasa y cenizas ya no hubo vuelta atrás.
    Saludos

  6. Respecto a si un jabón «industrial» o «para la ropa» se puede utilizar para lavar el cuerpo tengo que decir que lo que realmente puede ser «peligroso» es si llevan algún tipo de desinfectante, puesto que el «Jabón natural» no lleva desinfectantes. De hecho el jabón por sí mismo no tiene efecto desinfectante, o insignificante que para el caso lo mismo.
    En el caso de un jabón industrial lo vemos más claro que pueda llevar aditivos desinfectantes «potentes de verdad», y seguramente los envases adviertan que puede irritar la piel. Pero como comentáis, no es el jabón por si mismo, son los aditivos: desinfectantes principalmente, puesto que los colorantes y aromatizantes suelen ser o los mismos que los de los alimentos (caso común en los colorantes) o pasar pruebas y controles parecidos.

  7. Estás en lo cierto Fernando en que lo de natural desata controversias. Por natural me refiero a fabricado con ingredientes naturales, no que obviamente sea un producto natural que como dices apenas hay y de poca eficacia. El artículo de «Inventos ingeniosos: El jabón», es estupendo. Bueno, como todos los links que sugieres. De esos artículos que se pueden leer a diferentes niveles, desde el más básico, hasta el más científico, porque lo explica completamente todo. Un apunte muy interesante, así que de nuevo muchas gracias.

    Sobre los jabones de ropa, imagino que muchos además de desinfectantes incluirán suavizantes y otros compuestos que no deben ser saludables para la piel. Como los controles sanitarios son diferentes en ambos, porque no tiene demasiado sentido probar un jabón de ropa en la piel eso explica que pueda haber diferencias.

    Aunque como decimos, el jabón de glicerina típico a base de ingredientes naturales, tanto valdría para una cosa como para otra.

  8. Se te nota Fernando. A mi de niño también me gustaba mucho, sobre todo esa imagen de científico autodidacta y solitario. Sin embargo a medida que me fui haciendo mayor descubrí que los progresos en la ciencia son cada vez más difíciles individualmente, y poco a poco dejó de motivarme.

  9. En casa re-introdujimos el jabón en pastilla, en dos fases. Cuando nació el crio, compramos las primeras pastillas de jabón de ropa, en el Simply de frente de casa, que ahora me doy cuenta que era de Pardo; pues mis cuñadas nos regalaron pañales de tela, que por cierto, haciendo cuentas nos supuso un ahorro de un importe casi igual al del cheque bebé al que no llegamos.

    La segunda fase ha sido cuando el chaval empezó a lavarse las manos solico. Viendo la cantidad de jabón que derrochaba y tras leer un artículo sobre el champú en pastilla, decidimos empezar a usarlo, por el ahorro económico y medioambiental.

    Sobre el asunto de por qué dejamos de usar jabón en pastilla, tengo un recuerdo bastante claro y tangible. Hasta hace poco tenía la jabonera original que hubo en casa de mis padres y el dispensador por el cual fue sustituido. El motivo fue por el bombardeo constante que hubo en televisión sobre los jabones líquidos,y un supuesto apocalipsis bacteriano, otra exageración mediática de los 80.

    Ahora en perspectiva, y digno de tema de tesina de economista, dudo que no fuera una campaña de multinacionales para eliminar a la competencia local productores de pastillas.

    En una sociedad vacunada y con hábitos higiénicos asentados, en una familia sin ningún miembro con alguna enfermedad concreta, ¿a qué exposición bacteriana vamos a estar expuestos? Ahora, que hasta se esta vinculando la asepsia excesiva con el aumento de alergias, tal vez usar pastilla de jabón sea aconsejable o un riesgo asumible.

    Esta semana descubrimos una novedad oculta entre las estanterías más disimuladas del Simply y ha sido un estupendo jabón cremoso marca blanca producido por Pardo, con un estupendo aroma que por lo que he leido debe ser el equivalente al jabón Rosa, un hallazgo.

  10. Vas muy bien encaminado cuando hablas del esfuerzo de marketing para introducir el jabón líquido Sergio. Pues aunque hay vestigios de jabones líquidos que se remontan al año 1865, su éxito comercial es mucho más reciente. Tanto como principios de la década de 1980 cuando Robert Taylor decide introducirlo a las masas en EE.UU con la marca SoftSoap. El negocio arrasa, y los gigantes de Colgate-Palmolive, ven el negocio y le adquieren la marca.

    Colgate-Palmolive, son precisamente los que en España introducen el primer jabón líquido y que todos recordamos. El Jabón Tacto y que en España y Portugal explotan BrandCare parte del grupo Sodalis.

    Ante premisas de más cómodo y más higiénico, lo que acabamos teniendo es un producto que es más caro, y que además dura menos porque no es jabón puro, sino que va diluido. El negocio es redondo mayor precio, por menor cantidad, de ahí los intereses.

    Por fortuna contamos con productos mucho mejores, a los que sólo les falta ser más conocidos. Son más baratos, duran más, son más naturales, y al evitar envases son más ecológicos y sostenibles. Como muchas veces digo, el mercado depende de nosotros, los consumidores. Nosotros con nuestros actos de compra podemos decidir el tipo de producto que queremos, y el fabricante del mismo. Ojalá sea una compañía tradicional, familiar y de aquí como es Pardo.

    Sólo puedo decirte que eres muy afortunado teniendo un Simply cerca. No sólo ello te permite adquirir el jabón Pardo, sino además hacerlo a mejor precio.

  11. Muy buena revision de los jabones Pardo que se elaboran en la localidad donde resido Fuenlabrada, recuerdo que fue patrocinador del equipo de baloncesto local Jabones Pardo Fuenlabrada y tambien hace ya tiempo producian una barrita de jabon de afeitado de la marca Idole que era muy buena porque producia abundante espuma y de calidad

  12. Muchas gracias por tu comentario Mariano. Siendo vecino de ellos, entiendo tu sentimiento de ver cómo siguen luchando. Me alegra que te haya gustado el artículo, y ojalá que vuelvan con esa barrita de afeitado, una disciplina relacionada con la que tendrían muchas oportunidades.

  13. Hola, Javier!

    Muy interesante este artículo de jabones Pardo, la verdad es que se echa de menos que los fabricantes de siempre cuiden el mercado de los que aún usamos jabones para la ducha… Una duda: me encantaría probar alguna de las variedades aquí citadas, pero me está costando mucho encontrarlas quitando el clásico de lavar la ropa y eso que estoy en Madrid, ¿sabes qué cadenas o tiendas físicas los trabajan?

    Un saludo y gracias

  14. La distribución está mejorando, pero sigue siendo complicada Sir_Eider. Una opción que tienes es comprarlos en Amazon. Por ejemplo Hipercor/El Corte Inglés tiene las variantes de glicerina. La otra opción es que busques los de marca blanca, como en Simply.

    Finalmente tienes una ventaja más, ser de Madrid. ¿Por qué no te acercas un día a Fuenlabrada y así los conoces?

  15. Hola,

    Sí, he visto que en Amazon los hay, pero una sola variedad (la cosa sería hacerme con la gama completa para probarlos) y en El Corte Inglés he visto en web, pero no he tenido suerte en los dos que he visita «off-line»…

    Estuve husmeando también la fábrica, pero no parece que atiendan al por menor o al menos googleando no he visto tienda al público, sólo las naves de la fábrica… les escribiré de todas formas a ver si merece la pena acercarme.

    Un saludo y gracias!

  16. Hola!

    Muchas gracias por la gestión! El caso es que les escribí hace unos días y me contestó un tal Pedro Aguado diciendo que en Madrid parece que el supermercado con mayor surtido de sus productos es HIper Usera (cosa lógica pues están muy cerca de su fábrica).

    Le he contestado preguntando si ya que me tengo que desplazar por allí si me podría acercar directamente a la fábrica en el caso de que tengan venta al por menor para hacerme con la gama completa o si conocen alguna droguería más cercana (o chino, donde últimamente encuentro más productos patrios como Lagarto, Kiriko o Lea que en supermercados españoles, manda OO…) a mi residencia actual.

    Si veo que no me da razones escribiré al contacto que me sugieres, aunque veo un poco heavy tener que subir al director de márketing para poder conseguir esa información la verdad, jeje.

    Un saludete

  17. Me encantaría que hubiera negocios así Sir_Eider. Droguerías especializadas en productos de aquí, tiendas de ropa especializadas en cosas de aquí…
    En cuanto a lo de Rubén, le expliqué el caso y me autorizó a que le escribieras directamente. Son una gente muy amable e implicada, así que si lo necesitas ahí lo tienes.
    Ya me contarás como acaba tu aventura, porque espero que lo consigas!

  18. Buenas!

    Se me olvidó comentar que aprovechando que localicé un Hiper Usera más cerca de mi domicilio pude hacerme con los jabones de Rosas y Glicerina. En el Alcampo de La Vaguada he encontrado también tanto el de Glicerina como el Marianela.

    Tengo pendiente el probarlos para la ducha, que es el uso principal que les doy (ya le he dado alguna pastilla a un familiar que les gusta y les había perdido la pista hace años), ya comentaré por aquí.

    Un saludete

  19. Gracias por la actualización compañero Sir_Eider. Es increíble que Pardo siga siendo tan desconocida hoy en día. A todos los que se la he recomendado han quedado encantados, no sólo en su calidad, también en lo competitivo de su precio. Esperemos que poco a poco vayan mejorando su distribución, y ahí seguiremos, apoyándolos.

  20. Antonio M. Estévez Moles

    La diferencia entre un jabón de lavar la ropa y un jabón para la piel es el llamado sobreengrasado. Mientras que el primero es jabón puro, en el segundo queda grasa libre sin saponificar que es la que hará que sea un poco menos detersivo y un poco mas hidratante. En teoría no hay ningún problema en utilizar jabón puro tipo Lagarto o Pardo para asearse. En el caso de estas marcas, ninguno lleva aditivos perjudiciales. Son ingredientes naturales y biodegradables.

  21. Buenos días, llevo varios meses buscando en diferentes droguerías y centros comerciales la oasrilla de jabón de pardo de color verde y la mayoría me han dicho que ya no se comercializa. Por favor, ¿me podéis confirmar que es correcto o de lo contrario donde puede comprarlo? Muchas gracias

Deja un comentario