Tras haber estado con casi todos los protagonistas del sector relojero español, continuamos con las entrevistas en otros campos.

Hoy estamos con Juan José Ovies Meana y Germán Palacio Torre dos gijoneses que son los responsables de la compañía T.O.A.D.. La gente que hay detrás de la retroconsola Time Machine, y más recientemente del retroordenador KB Classic.

Ha sido una entrevista complicada porque tanto Juan José como Germán están siempre super-liados y su preparación se ha ido alargando y aplazando en el tiempo. Para que os hagáis una idea, empezamos a trabajar en ella en marzo.

Los proyectos de TOAD son alabados y criticados por un igual, así que en vez de preguntar lo que todos preguntan, como intento hacer, les he dado la oportunidad de aclararnos incluso los aspectos más oscuros.



Empezáis en 2014 a raíz de que veis la revista RetroGamer en un kiosko. Viendo la afición a la retroinformática, se os ocurre de inmediato la idea. Sin embargo, ninguno de los dos era aficionado a esa disciplina antes, ¿verdad?
Ambos vivimos en primera persona la época dorada de los videojuegos desde 1980 a 1995. Pero en 1996 nos pusimos serios y fundamos la consultora intermedia centrada en TIC.
Lo único que hicimos en 2014 fue recuperar aquel gusanillo.

Luego desarrolláis un prototipo, y a finales de ese mismo año ya habíais vendido cerca de 50 unidades. España no fue un país especialmente activo en las recreativas. ¿A qué atribuís ese éxito?
No estoy de acuerdo. Quizás no hubiera grandes salas de arcade pero no había bar que no tuviera una recreativa y, con el índice de per cápita que tenemos de bares en España, ¡son muchas máquinas! Además nuestra retroconsola emula arcades, consolas y microordenadores con lo que cada uno puede jugar a la plataforma que añora.

Cuando vi el nombre de TOAD, y sin saber su origen, lo asocié a TOAD de Quest Software. Sin embargo, es en homenaje a T.O.A.D. la comunidad dentro de la BBS Babylon 5. Decís que es por recuperar el espíritu de aquellos años, pero había muchos otros nombres evocadores. ¿Por qué precisamente ese?
Nosotros fuimos cofundadores de TOAD. Inicialmente éramos un grupo de 5 crackers que trasteamos en C64, Amiga y SNES principalmente. Cuando montamos la BBS Babylon-5 (su nombre es representativo de su época) empezamos comunicarnos con otros grupos europeos y norteamericanos. Fue una época muy innovadora, todo estaba por construir. Después llego internet y la universalización de los servicios lo cambió todo (pensamos que para bien).

A diferencia de muchas otras iniciativas, vosotros decidís colocar la Time Machine bajo el paraguas de vuestra empresa Intermedia (Internet Soluciones Multimedia). ¿No hubiera sido menos arriesgado crear una nueva? ¿Qué aporta a TOAD Intermedia? ¿E Intermedia a TOAD?
Intermedia es una consultora que, además, siempre está buscando la innovación para dar mejor servicio a sus clientes. Igual que experimentamos con las impresoras 3D o las criptomonedas en su momento, o que en 2014 desarrollamos para Raspberry-Pi.

Una vez que el proyecto Time Machine ha crecido y madurado lo hemos desligado de intermedia.

En 2015 decidís acudir al crowdfounding para obtener financiación, y empezar la fabricación “en serio”. ¿No hubiera sido más rápido obtener el capital directamente de Intermedia?
En 2015 el crowfunding estaba muy verde en España. Para nosotros fue una estrategia para ver cómo funcionaba ese sistema de financiación y, además, aumentar la visibilidad de Time Machine. ¿Nuestra conclusión? ¡Este no es un país de crowfunders!

Considero que, en aquel momento, de entre todas las ideas posibles, disteis con la acertada. Una retroconsola de tamaño compacto. ¿Valorasteis más alternativas, o fue la primera que os vino a la cabeza?
Siempre se barajan muchas opciones en cualquier proyecto, pero éste quizás fue de los que más rápido ejecutamos. Cuando Juan José le comento la idea a su socio Germán este ya había estado pensando por su cuenta en ello y tenía unos bocetos hechos. Así que ¿para qué esperar?

En cambio, optasteis por fabricarla a mano en madera, algo que inevitablemente encarece el producto, y que tal vez lo aleje de algunos posibles clientes. ¿Lo veis así? ¿Pensáis en lanzar una versión más económica con armazón plástico?
A menudo nos comentan que el producto es caro. Sin embargo, es el más barato de su rango, compáralo con un Bartop. Estudiamos hacer este producto de forma industrial en plástico pero el impacto en el precio no sería muy significativo y perdería todo el encanto “handmade”.

Hay algunas críticas referentes a aprovechar software libre como Retropie que a su vez usa Emulation Station, algo que nunca habéis ocultado, y que personalmente me parece estupendo. Es decir, se trata de construir cosas mejores sobre las bases existentes. ¿Estáis de acuerdo?
A partir de dicho software libre hemos desarrollado rutinas propias con funcionalidades únicas (como la posibilidad de descargar e instalar juegos directamente desde Emulation Station) invirtiendo miles de euros en el proceso. Todas esas rutinas están a disposición de la comunidad en GitHub pues nuestra idea es aportar como uno más. Muchas empresas hacen proyectos similares.

Pero también se dice que la Time Machine está “demasiado inspirada” en los diseños de Ryan Bates. ¿Qué tenéis que decir al respecto?
Nunca hemos querido entrar en esta polémica infantil surgida en 2014. Sólo diremos que Ryan Bates y nosotros estuvimos en contacto desde las primeras ideas. Nuestra propuesta fue colaborar a partir de sus diseños para el primer prototipo. Sin embargo, Ryan tuvo un comportamiento errático que nos hizo descartarlo como colaborador. Le propusimos una compensación económica adicional por ese primer prototipo pero, al intentar presionarnos usando las redes sociales para difamarnos, decidimos romper toda relación con él. Una pena, es un gran diseñador.

Durante este tiempo ya habéis lanzado tres versiones. ¿Notáis que con cada una se añade más público?
Sin lugar a dudas. A esto ha ayudado mucho la comunidad de retrogamers españoles que es muy entusiasta y desinteresada. Especialmente los homebrewers que hemos conocido en infinidad de eventos en los últimos años.

Decís que vuestro cliente es fundamentalmente un hombre de entre 35 y 55 años de edad, y aunque cada vez hay más mujeres, es lo lógico, puesto que en los 80, en los salones recreativos o arcade apenas había mujeres. Pero, ¿cómo es ese tipo de cliente? ¿Vienen por recomendaciones de amigos, por reseñas, o son clientes de la V1 o V2 que adquieren la V3?
Creo que el usuario inicial corresponde a ese segmento pero el comprador de nuestro producto alcanza a mujeres y gente joven por igual pues lo ven como un regalo ideal para su pareja o padre.

Sin embargo, en cuanto entra en casa la Time Machine se convierte en máquina de juegos para toda la familia. Las fotos y mensajes que nos mandan nuestros clientes contándonos como se reúne todos para echar unas partiditas en el salón de casa es nuestra mayor satisfacción. niños

¿Cuál es vuestro modelo más popular?
La Time Machine V3 y su heredera la V3+ sin lugar a dudas.

Habéis vendido cerca de 3.000 unidades desde el comienzo. ¿Cuál creéis que es el techo de un producto así?
Actualmente nuestro mercado se centra en un 90% en España. Antes de fin de año esperamos exportar más del 25% de nuestra fabricación sólo a Reino Unido y Alemania. Así que aún queda mucho mercado para crecer.

Y la mayoría vendidas online. ¿Son clientes de aquí en su mayoría o extranjeros?
La mayoría sigue siendo mercado nacional a través de www.toad.es pero nuestra presencia en marketplaces internacionales como Amazon, Etsy, CDiscount (Francia), Shopto (UK) ha ayudado a su visibilidad.

¿Alguna novedad que puedas contarnos para la V4?
Hasta que no exista una Raspberry 4 no haremos tal modelo pero estas Navidades presentaremos la versión Deluxe que permitirá a cada usuario diseñar su propio modelo de retroconsola.

¿Qué éxito está teniendo vuestro nuevo lanzamiento, el retroordenador KB Classic?
La KB (y su versión Classic) es un producto de nicho muy centrado en los que (como nosotros) crecimos con los microordenadores. Paradójicamente está teniendo más éxito fuera de España.

¿Cuántos ordenadores o consolas tenéis en casa?
Juan José sólo tiene un portátil por imperativo laboral (intenta desconectar cuando puede) mientras que Germán dispone de su propio CPD en casa (¿sino cómo van a llegarle las ideas brillantes?).

¿Cuál es vuestro juego arcade favorito de todos los tiempos? ¿Y de la época dorada?
¡Son demasiados! En los 80-90s cada semana había algo nuevo con lo que viciarse. Pac-Man, Commando, Tetris, Ghosts’n Goblins, Outrun…

Para nosotros fue en la época dorada donde estuvieron los juegos más creativos e innovadores. Hoy en día se arriesga poco, aunque, gracias al indie y los Smartphone, esa tendencia ya está cambiando.

¿Personalmente sois usuarios de Time Machine? ¿Cuánto tiempo pasáis con ella?
Claro que los somos. ¿cuánto tiempo le dedicamos? ¡Menos del que quisiéramos!

Muchas gracias a los dos por vuestro tiempo, y sobre todo por responder con tanta franqueza a las preguntas, algunas de ellas difíciles, pero el periodismo obliga. Espero poder tener aquí en breve una Time Machine y poder hablar de ella.
Seguro que sí Javier. Un placer que te hayas interesado por nuestro proyecto.