Inoxcrom Prime

Después de algunos análisis de estilográficas Inoxcrom, hoy hablaré de la Prime, la primera pluma que tengo de Inoxcrom Cooperativa (Inoxgrup).

Se trata de la Inoxcrom Prime, una pluma estilográfica que la marca engloba dentro de su Colección Premium, junto a las Vista o Mistral, y que a priori parece un apelativo un poco exagerado.

Ya habéis podido leer en publicaciones anteriores, que Inoxgrup, fabrica la mayoría de sus productos fuera su factoría de Barcelona, en realidad, fuera de Europa también. Y aunque su idea, es poco a poco, ir trasladando la producción aquí, lo cierto es que de momento, salvo los recambios de tinta, el resto viene de fuera, incluyendo esta Inoxgrup Prime.

Se presenta en una caja de cartón de color negro, nombrada como E-Box. Sin ser nada del otro mundo, es de las mejores presentaciones que he visto en estilográficas de este precio.

El cuerpo es de metal, con un lacado sólido en colores, negro, rojo, violeta, verde o azul. Este último fue mi elección, y debo resaltar que tiene una tonalidad que me encanta. Si no te gustan las plumas, está también en bolígrafo y en roller.

La sensación al cogerla, es parecida a la de la Muji MOMA, o sea, un cuerpo ligeramente delgado, y tirando a pesado. El agarre, del mismo material y color del cuerpo, no es lo más ergonómico a la hora de escribir, porque resulta más deslizante de lo deseable. Sobre todo, si lo sumamos a los otros dos motivos (peso total algo elevedo, y diámetro escaso).

Otra cosa que no me gusta, es el capuchón a presión, con un tacto demasiado suave a la hora de encajarlo. Da la sensación como si se fuera a desgastar de manera prematura.

Pero vamos a lo importante, que es su escritura. El plumín escribe bien, con un trazo similar a de las IXC, de trazo M (Medio), que deja una cantidad de tinta adecuada para la mayoría de usuarios y usos. La suavidad sin ser mala, podría ser mejor. Dónde si aprecio que le falta, es en la fluidez, especialmente en trazos rápidos, donde el trazo pierde continuidad, como le ocurría a la STYB Compact.

La adquirí a unos 17€, un precio en el que la Prime tiene mucha competencia, y para ser justos, no ser un producto local, a diferencia de las de Inoxcrom Internacional, no le beneficia. Podemos desembolsar 5€ más, y hacernos con una Faber-Castell Basic, mucho más aparente, y francamente superior, o incluso ahorrarnos dinero yendo a por una Schneider Voice o una Online Academy, que ofrecen una mejor escritura, a pesar de tener peores sensaciones.

Lo que si me parecen muy buenos, y merecen una mención especial gracias a su relación calidad-precio insuperable, son los cartuchos internacionales de tinta Inoxcrom, que me encanta como escriben, virtualmente son idénticos a los IXC Basix, pero aún algo más económicos (2,25€ me costaron las 5 cajitas con 30 unidades). Por si fuera poco, éstos si que son verdaderamente Made in Spain. A ver si desde La Cooperativa me leen, y deciden ampliar la gama cromática, que azul real y negro, están muy bien, pero también nos gusta cambiar y disponer de verde, turquesa, rojo, rosa, … Si al final, otros fabricantes como Waterman, Online o Pelikan pueden, ¿por qué no Inoxcrom?

Una buena pluma, si la tuviéramos a la mitad de su precio, o si se produjera en las instalaciones de Barcelona. Por lo demás, casi nada nuevo en este modelo. En realidad, me quedo con ganas de probar la Curvy, de la línea económica Inoxcrom Office, que a 3€ la unidad (o 26€ las 12 unidades), promulga un precio imbatible, con un diseño que me parece bien conseguido.



17 comentarios en “Inoxcrom Prime”

  1. yo con las plumas acabe totalmente desencantado. Uno lee eso de «30 cartuchos a 2 euros» y se imagina la repera, pero el kid esta en: ¿Los acaba? He ahi la cuestion. Porque al principio muy bien, tras darle algo de caña tenias que tirar los cartuchos a la mitad, entonces son 15 cartuchos a dos euros, que si sumas que en tinta tampoco duren tanto, no compensa.

  2. El tiempo que tardan en secarse los cartuchos, depende de muchas cosas. La frecuencia con la que la usamos, lo bien que cierre el tapón, la temperatura ambiente, y por supuesto la calidad de la tinta.

    Sí puedo decirte, que la estilográfica que tengo en casa, y que uso para notas esporádicas, tipo lista de la compra, los cartuchos Inoxcrom me duran algo más de un mes. Es decir, con 30 cartuchos, tengo para 3 años, que por 2€ está muy bien. De hecho los roller también se acaban secando, aunque tarden más tiempo. El Pilot que uso, durará del orden de año y medio, y cuesta también esos 2€.

    La estilográfica de la oficina, que si que uso bastante, me dura unas 2 semanas por carga, en este caso no porque se seque, sino porque se agota la tinta.

  3. Durante un tiempo utilicé estilográficas y puedo decir que los cartuchos se quedaban sin una gota de tinta… no recuerdo ni la marca ni, mucho menos, el modelo ya que fue cuando estaba en octavo de EGB… vamos, que ha llovido un poco.

    Como indica Guti el tema está en el uso, como en los Rotrings, que cuando terminabas el curso tenías que vaciar los cartuchos y limpiar bien o sino al año siguiente tenias un marrón bastante negro…

  4. Pensemos que mientras que un Pilot de 2€, tiene capacidad para unos 2ml de tinta, un cartucho de tinta internacional que valen 3€ las 24 unidades, tiene capacidad solamente para 0,75ml. Pero si calculamos el total, esos 24 cartuchos de estilográfica, nos arrojan unos 18 ml de capacidad. Es decir, 9 veces más que un Pilot, a casi el mismo precio.

    Sobre los precios de la tinta para estilográficas, os recomiendo leer Convertidores a émbolo.

    Si os quedáis con ganas, tenía en mis favoritos a la revista Consumer, que hizo una comparativa muy a fondo sobre bolígrafos: http://revista.consumer.es/web/es/20070901/actualidad/analisis2/71826_2.php

  5. no es por falta de escribir, más bien creo que era lo contrario. Yo escribía muuuuucho con estilográficas, estoy hablando de igual estar escribiendo sin parar cinco o seis horas al día (con decir que me salió un callo en el dedo ya os lo digo todo…). Pero por la pluma, por darse de sí la punta o por lo que sea, tras estar un tiempo usándola tenía que cada media hora coger, abrir la estilográfica y «presionar» el cartucho para que volviera a salir tinta. Por lo que pude saber era debido a que la punta se iba llenando de porquería al ir rozando constantemente sobre el papel.

    El problema de esto es que la estilográfica volvía a echar a andar, pero si el cartucho estaba a un cuarto de tinta ya no servía para nada «forzarla» a que saliera.

    Tampoco era cuestión de marcas, probé varias estilográficas diferentes y todas acabaron igual, por lo que opté por dejar de escribir a pluma y hacerlo a bolígrafo. Desde entonces no he vuelto a usar estilográficas. No me quedaron mas ganas.

    He de decir que el papel que usaba era reciclado, no era papel de calidad ni nada similar, no se si tendría algo que ver. En cualquier caso por eso prefiero los bolígrafos, puedes escribir en cualquier sitio con ellos independientemente de cómo sea el papel.

  6. Por lo general, sobre todo al principio, el papel reciclado apenas venía satinado, con lo que al tener la fibra «más suelta» absorbía más tinta.

    El satinado es un proceso en el que, después de alisar el papel, se pasa el mismo por unos cilindros a presión para alisar, compactar y abrillantar la superficie del papel. (https://es.wikipedia.org/wiki/Papel)

    La verdad es que dejé de escribir con estilográficas antes de conocer el papel reciclado… y aunque tengo por ahí una libreta de papel de arroz, es también muy posterior a esos días.

    Para mi tiene mucho sentido que con el papel reciclado de esos días la estilográfica no funcionase correctamente.

  7. No se bianamaran, yo en los tiempos del instituto también le daba caña a las estilográficas en clase. Eran Inoxcrom Sakyo baratas, y ningún problema. Es cierto que las cargas no duraban demasiado, pero tampoco duraba demasiado un Bic Cristal, o un Inoxcrom Sierra.

    Quizás es lo que tu y Fernando apuntáis, el uso de papel reciclado. En mi época, no era habitual, y sólo lo usaba en las fotocopias. De hecho, odiaba su tonalidad amarilla, así que bien puede ser que acabase taponando el plumín.

    Ya que con el afeitado clásico, lo he dejado por imposible, date otra oportunidad con las estilográficas, ¡a ver si te convenzo!

  8. No 🙂 Ademas Guti, despues de remover roma con santiago para dar con los inoxcrom rocky ochenteros, no los voy a abandonar ahora a los pobres 😀

  9. A mi me gustaba mucho, y me sigue gustando, el cuerpo negro y el clip, punta y botón de color.
    Hoy no sé qué color elegiría, pero el de aquellos años TENIA QUE SER ROJO…

  10. El callo en el dedo que comentaba Bianamaran, también yo sé de eso. Anda que pocas veces me salió en el instituto. ¡Qué manera de darle a la pluma y a nada por ello al boli! Es cuando de verdad empecé a notar y valorar cuando un útil de escritura me resultaba cómodo y ergonómico, si no, más callo.

    Yo tengo desde hace como un mes una Prime de la colección Vintage, en turquesa (y encargada otra en crema, que me encanta y ya he pillado el boli igualmente en misma tonalidad, una monada). Y de momento sólo puedo hablar bien, yo noto que rinde muy suave el plumín escribiendo, tanto de trazo muy fino hasta incluso jugando con él un poco, porque algo de flexibilidad permite. En trazos muy rápidos como en alguna firma con trazo generoso y grande sí que es verdad que igual se le atraganta. Pero sinceramente, yo que las plumas que he usado y manejado han sido todas de hasta este rango de precios como mucho, eso me ha pasado con todas, y más buscándolo: en Inoxcrom o en Pelikan de los años 90 del siglo XX.

    Lo que le noto es que el clip es quizás demasiado duro. Muerde con demasiada mala leche, tanto que algo que sea un poco más grueso de 2 ó 3 folios de 80 gramos juntos, ya empieza a costar. Así que en según qué bolsillos se hace casi imposible agarrarla. Y que podría estar algo mejor terminada la parte entre el capuchón y el clip.

    Por 20-25 euros que cuesta, está bastante bien la verdad. La pude ver en una mano, con una Pilot Urban Retro Pop en la otra mano en mismo rango de precios, y en lo que es acabados y sensación general estaban bastante a la par. Eso sí, la Pilot pro ejemplo, nada de cartuchos estándar internacionales, son propietarios.

    Estarán fabricadas fuera por ahora, pero a mí me da cierta sensación de percibir cierta calidad de Inoxcrom. No se nota un producto al que apenas le echen cuenta ni le controlen la calidad, sólo hacerlo pintón para que cuele durante un tiempo hasta que vaya cascando por aquí o por allí, la verdad.

Deja un comentario