Tengo la costumbre, no se si buena o mala, de atribuir cierto valor sentimental a algunos objetos. No es un síndrome de acumulación, porque no lo hago con cualquier cosa, pero sí un tipo especial de cariño.

Esta es una moneda de Bitcoin o BTC, regalo de mi amigo Luis. Ya por ese motivo, tiene valor para mi. Pero es que además, es capaz de combinar el valor virtual de algo tan alejado del mundo real como son los Bitcoins, con su representación física en forma de moneda.

En absoluto puedo considerarme aficionado a la numismática, ni al coleccionismo de monedas, pero me parece una pieza interesante, y que junto a la calculadora Casio SL-760, va siempre conmigo en la cartera.

Actualmente un Bitcoin se cotiza a 3065,74€, así que esta moneda, es un buen tema de conversación en charlas espontáneas. Sin embargo, es puramente representativo. Es decir, a diferencia del resto de monedas que llevo 1 dólar estadounidense de plata (USD), 25 pesos dominicanos (DOP) o 1 franco suizo (CHF), no tienen ningún valor facial.

Quizás parezca un contrasentido una moneda que no tiene valor, pero en cierta forma, ocurre lo mismo con el dolar conmemorativo de plata, su facial es de 1 US$, pero me costó cerca de 30€.

Es una pieza muy vistosa, debido a su gran tamaño, pues tiene 39,9mm de diámetro, y pesa 31,2 gramos. Fue acuñada en 2013 por MJB Moneraty Metals sobre un diseño de Mick Bruce. Pese a que también hubo versiones en otros materiales, como el cobre chapado en plata, el acero chapado en plata o el acero chapado en oro, la mía es de cobre puro (99,9%). El diseño es de Mick Bruce de MJB.



En el contorno del anverso, podemos leer las siguientes inscripciones: BITCOINDIGITALDECENTRALIZEDPEER TO PEER1 TROY OZ 999 FINE COPPERMJB MONETARY METALS. En el reverso, figura AOCS APPROVED2013.

Interesante mención a AOCS, como acrónimo del American Open Currency Standard, una entidad sin ánimo de lucro, encargada de autorizar la emisión de monedas. Que figure 2013, no es sólo por seguir la tradición en monedas metálicas, sino además para diferenciarla de la anterior edición que apareció en 2012, y que tienen un diámetro ligeramente inferior.



Monedas de este tipo hay infinidad, tanto para BTC, como para otras criptomonedas, y es que al final, todos intentan aprovechar su oportunidad, y ganar dinero con los Bitcoins.

Un frikismo más, que puede ser un perfecto detalle para regalar. ¡Espero no volver a perder la cartera!