Recuperando programas antiguos: El proceso

Llevaba unos diez años intentado encontrar una disquetera de 5 y cuarto, las que manejaban disquetes que se llamaban, erróneamente, blandos, de 5,25 pulgadas. Había mirado en tiendas de segunda mano, preguntado a conocidos entusiastas de la informática que llevan tiempo en el mundillo, y nada. Resulta extraño que nadie se haya planteado crear una disquetera de 5,25 pulgadas, con una interfaz USB, pese a que existen de 3,5 pulgadas. Imagino que no hay tal necesidad, y soy de los pocos con interés en rescatar el antiguo material lógico.

Tenemos la costumbre de deshacernos del hardware anticuado. En seguida se vuelve obsoleto, y salvo por ocupar espacio, apenas tiene ninguna utilidad, excepto para retroinformática. El problema es que una vez el hardware se queda obsoleto, lo hace también el software. Aún conservo como 200 disquetes de 5,25 pulgadas, y unos 400 de 3,5 pulgadas. Los de tres y medio, aún eran accesibles, pero los de cinco y cuarto, estaban relegados al olvido.

De pura casualidad, Jaume Ferro, me prestó su unidad de 5,25 pulgadas Sanyo sa-60 (fabricada en Japón). Un periférico capaz de leer y escribir en discos de alta densidad (HD) de hasta 1,2 Mb. Como amante de lo antiguo, fue previsor, y la conservaba bien protegida en una caja, incluyendo el cable para la controladora. Me explicaba, que llevaba unos 10 años sin usarla, pero que la última vez que la probó funcionaba a la perfección.

Tomé el Pentium 4 a 2,8Ghz que usaba para cacharrear, y al que le había ampliado la memoria hasta 2 Gb, el disco hasta 120 Gb, y puesto una gráfica Nvidia MX4000, donde corría Linux, y monté la disquetera. Hube de desconectar la interna de 3,5 pulgadas, pero tras pelear un poco, y limpiar toda la pelusa interior, conseguí que la BIOS la reconociera. ¡No está mal para un dispositivo que se lanzó al mercado en 1976!







Arrancó Lubuntu, y era capaz de montar sin problemas los discos FAT12.

Mientras que las copias de software original, es decir, software comercial pirata, estaban perfectamente etiquetadas, pues era algo con valor económico y de utilidad, los programas propios, en general no lo estaban. Durante la búsqueda me topé con los dos primeros juegos que tuve para PC, el Amstrad PC2086: Rick Dangerous, y Test Drive 2: The duel.



Prueba de su importancia, es que para estas copias, destinábamos los mejores soportes, ya véis Fuji Film y Precision, invertíamos tiempo copiándolos con Copy II PC o Copywrite, y aprovechábamos el material en revistas, para darle una apariencia más acorde al valor que tenía para nosotros.

Entre el software de importancia, tenía cabida también el Shareware, material que si bien no solía tener la calidad del comercial, era útil en muchos casos, y difícil de obtener.



Personalmente siempre me gustó el encanto de los floppys de 5,25, se veía como funcionaban, y en contra de lo que pudiera parecer, resultaban muy duraderos. Debido a que al principio no tenía disco duro, lo normal era que mis programas estuvieran en los discos de doble densidad de 360 Kb. en formato 5,25. Era la unidad B:, donde guardaba todo, pues en la A: tenía el sistema operativo, o la herramienta de turno. Así me ahorraba ir cambiando de disquetes.



Lo más antiguo que he encontrado, es este disco Maxell, más conocidos ahora por las pilas de botón. Pertenece a las clases de informática de 2º de BUP, del curso 1989-1990.



El material más reciente, llega hasta el año 2000, esta vez, ya en discos de 3,5 pulgadas, que he aprovechado también para rescatar del olvido, y de la caducidad de datos.

De todos los disquetes, tuve que ir introduciendo cerca de 100 de 5,25 y 150 de 3,5. Al final, mostraron contenido propio, 26 de 5,25 y 19 de 3,5 pulgadas.



Un total de 4 discos, de los cerca de 250 que probé, resultaron totalmente ilegibles. 8, dieron errores de lectura a nivel de archivo (parciales), pero el resto se pudo recuperar. Desgraciadamente, debieron faltar como un 25% que no se dónde fueron a parar. Recuerdo el de 1º de BUP, o aquellos programas que desarrollaba con el buggy Turbo Basic 1.0, que se colgaba cada vez que la ventana de texto hacía scroll horizontal. Sí que encontré por suerte, el de Turbo Basic 1.1.

En aquella época, estos programas no tenían una transcendencia. Eran simplemente experimentos para probar una idea, o proyectos incompletos. Sumado a que los soportes eran relativamente caros, lo normal es que se formatearan, y se aprovecharan para otro menester, así que el material original se perdía para siempre. Por ello me sorprendió muchísimo, el disco de 1992 titulado: «Back-up’s de los programas que he enviado al shareware: ENPAK, CP, RSL Test». La clave estaba en que haberlos envíado para ser distribuídos como shareware, le aportaba valor intrínseco.



De ese mismo año (1992), es otro «master», titulado RSL-UTL.



Tras dos días, rescatando, y copiando, me topé con más sorpresas. A saber algunos escritos de Rog, y una tarjeta de visita de Meca-Web, del año 1998 o 1999.





Por cierto, que he subido a vídeo en Youtube, el video con la disquetera en acción para los que tengáis curiosidad.

19 comentarios en “Recuperando programas antiguos: El proceso”

  1. Hola!

    Interesante articulo.
    yo aun conservo un 80286 que tiene una disketera de 5,25 funcional.
    En su día la sustituí por un CDROM pero me pudo la nostalgia y la volví a poner.
    De momento, lo que he intentado leer con ella ha funcionado razonablemente bien. Hay discos que están rotos pero la mayoría aguantan como campeones desde hace mas de 25 años!
    Interesante blog el tuyo!
    slaudos

  2. Tuviste suerte Guti. Cuando me puse a rescatar mis disquettes, empezaron a caer uno tras otro. Supongo que las condiciones de conservación son muy importantes, y en mi caso no eran las ideales. Me dio mucha pena sobre todo por las fotografías que tenía, páginas antiquísimas de Nokia, y archivos gráficos similares. Sin embargo las fotografías en papel todavía las conservo (y son mucho más antiguas :D), por eso cada vez estoy más convencido de que, si realmente queremos conservar algo, siempre en papel.

    «se colgaba cada vez que la ventana de texto hacía scroll horizontal», jajaja, muy gracioso 😀 ¿qué le pasaba? Petaba con los bucles? 🙂

  3. Los tenía bien conservados BiaNamaran, todos metidos en sus cajas, y dentro de una caja de madera, donde aún están. Pero tampoco el cuidado fue excelente. Es decir, estaban las cajas apiladas, y estuvieron en el trastero donde hay cierta humedad, durante casi 10 años. Sin embargo aguantaron. Mucho más los de 5,25, que los de 3,5.

    No se exactamente que problema tenía Turbo Basic 1.0, pero descubrí ese bug por mi cuenta. Al final te acostumbrabas a partir las lineas de código, para que el IDE no se colgara. Tal vez mi versión, aunque se identificase como 1.0, fuera una beta. Por aquella época, no sabías muy bien de donde salía el software que caía en tus manos. Lo que si es cierto, es que con la 1.1, el problema se solventó, y reconozco que las primeras veces, iba con algo de miedo cada vez que hacía scroll horizontal, pero luego, se abrió un mundo de posibilidades.

  4. nostalgia total, algo parecido hago yo muy seguido, primero por curiosidad propia y luego por auxiliar a mis vecinos de barrio que a duras penas se hacen con computadoras no muy recientes pero tampoco tan antiguas, y al ver que las puedo hacer funcionar como campeonas me he aventurado a retroceder en el tiempo, por fortuna conseguí equipos categoría dinosaurio y me aventure a hacerla de Dr. Frankenstain, y no vieras como me he divertido haciendo que funcione, tengo mi área tan retro con tanto equipo antiguo que parece sacada de una de esas películas antiguas, mi actual aventura consiste en ver de primera mano como se trabajaba con tarjetas perforadas, pero esos equipos por ahora están fuera de mis alcances, genial tu post, un saludo desde mexico!

  5. El problema de estos pcs antiguos y discos de 5.25 / 3.5 es que en la actualidad por la velocidad, lo que ocupan y lo que pesan ya no vale la pena.

    Te go un amd dualcore (de los primeros) y aunque puedo darle uso como server web, ya solo por el consumo electrico me sale mas a cuenta comprar un amd apu.

  6. Si alguien le interesa, tengo un copia del BBS Reus . Entre otras sorpresas, encontré que viene hasta el source code de Linux 0.99

  7. Yo empecé con un Amstrad 1512 con doble disquetera de 5 1/4.
    Recuerdo comprar discos BULK (Sin marca) que almacenaba en cajas de zapatos. Para las clases de Informática siempre compraba NASHUA o TDK, que eran garantía de calidad. También experimenté con el Turbo Basic, haciendo rudimentarios programas como el adivino o algunas mini aventuras conversacionales. Aquella chorrada me permitió empezar la carrera de informática a principios de los noventa, sabiendo ya programar y sacando buenas notas.
    Llegué a ponerle al 1512 una disquetera de 3 1/2 y a agujerear los discos de Baja densidad con un taladro para «convertirlos» en discos de Alta Densidad y poder meter el doble de datos.
    Luego ya vinieron los 286, 386SX y 486DX2, que precedieron al Pentium 100 y ya a los AMD K6, K6II, K6III… Athlon… El Windows 3.11 bajo DOS.. 95, 98, Millenium, 2000, NT, XP…. Una evolución cada año….
    Hace tiempo colgué un disco de 5 1/4 dentro de un cuadro en mi despacho… solo mirarlo y me cae una lagrimilla… que tiempos….

  8. Sniff…sniff…que recuerdos! Y si rescatas una disquetera y diskettes de 8 pulgadas ya serías mi héroe…jajaa!! leyendote recuerdo eso de tener el disco de sistema siempre en A para no andar metiendo y sacando discos. O cuando apareció el primer Prince of Persia que ocupaba el espectacular espacio de 4 discos de baja densidad (360kb) o 1 de alta densidad XD

  9. Lord Vyzarro, los equipos con tarjetas perforadas son otra de mis fantasías, que por desgracia no puedo hacer realidad por falta de espacio. Sin embargo, tengo bastante documentación en papel del IBM System 3, incluyendo la referencia del lenguaje RPG, de principios de 1970.

    Guille, es cierto que no compensan, pero cuando quieres rescatar lo que tenías almacenado, no te queda otra opción.

    Zardoz, muy interesante. ¿Por qué no la publicas, por ejemplo vía Torrent?

    Jose Miguel, sin duda el PC1512, y luego el PC1640, fueron las máquinas que popularizaron el PC en España (y Reino Unido). Dos MS-DOS 3.20, GEM, … La idea del cuadro con un disquete de 5,25, ¡tal vez de la copie! Por cierto, que Nashua, era también mi marca favorita. Made in Japan.

    yari, no creo que llegue a tanto, pero si que puedo decirte, que llegué a ver discos de 8 pulgadas cuando ya estaban en desuso. Casualmente reemplazados por los de 5,25 que ahora vemos tan anticuados.

  10. Ricardo Carretero Gramage

    Hola, tengo un disco de 5 1/4 con mi tesis de especialización dentro (y no hay más copias ni originales de ella). Vivo en Mallorca, en Palma y quisiera saber quién me podría ayudar con ello… Muchas gracias. Ricardo Carretero

  11. Hola de nuevo Javier,

    Parece que nuestros intereses se vuelven a cruzar una vez más.

    Yo también ando buscando alguna solución para leer diskettes de 5.25 desde un PC lo más moderno posible para facilitar el paso de la información hacia un USB o algo similar. Tengo conocidos que se han montado una torre con varias disketeras y unidades (3.5, 5,25, zip, cd … ) en pos de poder rescatar todo lo viejo pero me gustaría saber si hay algo más moderno, y también, cual es el último Windows que lee 5.25. Tengo entendido que hasta el XP seguro, pero después no lo tengo tan claro.

    En cuanto a alguna solución hardware a USB, sí que hay algo, aunque no es una solución definitiva y tampoco es capaz de leerlo todo. Es la FC5025 , una tarjeta interfaz para pasar de 5.25 a USB y conectarlo directamente a Windows. El problema que le veo es que no es compatible con cualquier unidad, no escribe, y sólo lee lo más fácil. Con lo cual para preservar software viejo no lo hace lo mejor (especialmente todo lo que viene protegido o con particiones poco comunes).

    Me da rabia porque tengo bastante software empresarial que no está preservado y que algunos piensan que no existió, como la Serie Assistant de IBM en castellano y no me gustaría que se perdiera. También tengo versiones originales de juegos que tampoco están preservadas (lo están sus homólogas desprotegidas y/o crackeadas), y que por temas históricos sí me gustaría que se guardaran.

    En fin, si te enteras de algo coméntalo por aquí, me gustará saberlo.

    Saludos,

    Alejandro

  12. Hola valdezate/Alejandro. La verdad que no puedo ayudarte mucho, porque exploré solamente mi camino, que es algo diferente al tuyo. Como ves, opté por Linux para evitarme esos problemas de compatibilidad.

    Es decir, lo único que necesitas es que tu sistema operativo te reconozca esa disquetera. Una vez hecho, aunque tengan protección, no hay problema, puedes usar WinImage para generar imágenes 100% exactas del contenido, y así preservarlo.

    Me gustaría que alguien sacara disqueteras de 5,25 con conexión USB, creo que sería una buena idea precisamente para recuperar y conservar software antiguo, facilitando mucho las cosas. Hay algunos kits, pero al final sale demasiado caro.

    Mucha suerte con tu proceso, y ¡espero que nos cuentes como evoluciona!

Deja un comentario