Evolución del Porsche 911 Turbo

Ahora que Porsche AG ha presentado su increíble 911 Turbo S Exclusive Series, del que lo único que no me gusta es el color, ni el precio (298.155€), he recordado la antigua comparativa que escribí hace 7 años en Evolución técnica de los coches, y me apetecía actualizarla, dedicándola como no, al Porsche 911 Turbo S, mi automóvil favorito de todos los tiempo, un capricho que puede que tal vez no de la , pero estoy seguro que ayudaría mucho.

A diferencia de la anterior entrega en donde dejé de lado el Turbo S, igual que hice con los GT2 o GT3, por entender que eran series limitadas, en esta edición, he tomado como comparativa, precisamente el momento de serie no limitada más potente de todos, ya fuera el Turbo, el Turbo S, o el Turbo Exclusive Series.

Si bien el primer 911 Turbo S de serie, no empezó a venderse hasta 2006 con el 996 Turbo S, Porsche había ya probado ese concepto con la generación predecesora, el 993 Turbo S de 1998, que se ofreció como una serie limitada. Anteriormente a eso, teníamos versiones especiales, como el 930 Turbo S de 1982.

Desde entonces el concepto siempre fue el mismo, un Porsche 911 Turbo, para los que el Porsche 911 Turbo se les quedaba corto, y podían permitírselo.

ModeloAñoCVKm/hKg
Porsche 911 S (901/02)19671602201.062
Porsche 911 Turbo SE (930)19863302751.335
Porsche 911 Turbo 3.6S (964)19943852901.290
Porsche 911 Turbo S (993)19954502961.500
Porsche 911 Turbo S (996)20004503071.665
Porsche 911 Turbo S (997)20075303151.660
Porsche 911 Turbo S (991)20125603181.680
Porsche 911 Turbo Exclusive Series (991.2)20166063301.675



13 comentarios en “Evolución del Porsche 911 Turbo”

  1. Hola Guti:

    Ya comenté en tu Bitácora hace tiempo, que yo tuve y disfruté, hace muchos años, cuando era joven, de un 911 Carrera 4 (a secas, sin «S»).

    Evidentemente, en aquella época, no existían los controles electrónicos y la tecnología actual (ESP, etc, etc. ya sabes que sería interminable la lista…).

    Lo que quiero decirte es que aunque fuera un «4», era complicado de conducir, tenia reacciones imprevisibles. No quiero imaginarme lo que seria, en aquella época, un «Carrera normal». En mi caso, si le buscabas los límites, «haciendo curvas», puedo asegurarte que había que echarle mucho valor. Ya sabes: Motor Boxer, 6 cilindros, y «todo atrás». Sobreviraje bestial, aunque fuese un 4.

    Lo tuve que vender, porque mi novia y posterior mujer, tenía problemas de columna y no podía soportar las suspensiones tan duras. Ya sabes, muelles cortos, poco perfil de neumático, amortiguadores de poco recorrido etc.

    En fin, lo tuve 2 o 3 años, pero disfruté mucho durante ese tiempo.

    Un saludo.

    (PD-1: Es que cuando escribes sobre coches, me sale la vena racing).
    (PD-2: Un vecino mío tiene un GT3, lo aparca al lado de mi plaza y cuando voy a coger mi actual coche, solo de verlo, se me caen las lagrimas. jaja).

  2. Olvidé escribir antes…

    No coincidimos en una cosa: Los motores Turbo no me gustan. Prefiero mil veces los atmosféricos con muchos cv. La potencia entra inmediatamente cuando tocas el acelerador, es decir, no hay que esperar a la entrada del turbo a X rpm. (Evidentemente, ya sé que lo sabes, lo escribo así para el resto de usuarios que lean esto).

    Que se lo digan a la F-1 actual… (y del sonido, sobran comentarios)

  3. Muy cierto lo que dice Aqualung. Mi ex-jefe también le dio una vez el capricho de adquirir uno, y no creo que aguantase con él ni seis meses antes de quedarse harto.

    Aunque me gustan mucho los motores traseros, particularmente este tipo de deportivos no me agradan, ni el Cayenne ni el Panamera ni, en general, ningún Porsche. Además, creo que son de ese tipo de cosas que cuestan mucho de lo que valen.

  4. Recuerdo lo de tu 911 Carrera 4 Aqualung, fuiste mi envidia del momento. Sana, por supuesto. Nunca he tenido el placer de llevar un 911, un Boxter a lo sumo, y no tiene nada que ver con el motor central.

    La concepción del Porsche 911, siempre ha cargado con el lastre de su historia, y de su diseño clásico, o anticuado si lo queremos. Un motor colgado del eje trasero, y que hasta hace no mucho, estaba refrigerado por aire. Salvando las distancias, un diseño como el del Skoda 136 Rapid.

    Eso no impide que con la electrónica actual, el coche haya mejorado mucho. Según los expertos, un 911, es mucho más sencillo de conducir que un Ferrari 458. Ojo que no digo que sean coches fáciles al límite, pero imagino que llegados a cierto nivel de prestaciones, todos son difíciles para unas manos inexpertas como las de un usuario de a pie, por más que le gusten los automóviles como es mi caso. Imagina lo que debía ser un Carrera S en vez de tu Carrera 4. Eso, sin remontarnos a generaciones anteriores… No me extraña los comentarios que recibía el 911 Turbo (930) que menciono en el artículo.

    Gracias a tu mensaje, has dejado de ser mi envidia. ¡Y ahora lo es tu vecino de garaje! Me encanta el GT3, pero reconozco que nunca lo tendría si fuera a ser mi único coche. Ese si que lleva muelles cortos y suspensión dura. Por no hablar de la altura, que costará de hacer pasar por muchas rampas de aparcamientos sin rozar.

    Creo que nos pasa a todos los apasionados del motor. Encontramos un tema que nos gusta, y nos entra la vena racing, olvidándonos de nuestra edad 🙂

    Los Turbo me gustan por sensación. Hay cierto retraso (lag), que ahora que suelen montar dos turbos, se reduce. Pero eso de notar la entrada de potencia tan repentina, es algo que me parece genial. En lo del ruido, obviamente, ni punto de comparación. Mejor mucho cubicaje y muchos cilindros atmosférico, que un turbo de poca cilindrada. ¡Pero parece que los americanos son los únicos que lo siguen valorando!

  5. Me pasa justo lo contrario bianamaran. Los Porsche siempre han sido mi sueño, y el 911, mi sueño húmedo si me permites la expresión. Quizás por su arquitectura obsoleta, que tiene esa mezcla de nuevo y viejo. Como si fuera un reloj mecánico de última generación.

    Los Porsche no valen lo que cuestan, ocurre en todas las marcas caras. Quizás lo peor de Porsche, es que comenzó haciendo deportivos de verdad, a precios más o menos razonables, y poco a poco, han ido incrementando márgenes. Se dice que es la compañía automovilística más rentable del mundo. Por eso no debería extrañarnos, que entre otros, tengan una parte del Grupo Volkswagen, que por unidades vendidas, es un gigante comparado con ellos.

  6. Agradecido por vuestras respuesta, Guti y Bianamaran.

    Me gustaría mucho poder responderos ahora, sinceramente lo estoy deseando, pero desgraciadamente tengo que ir otra vez al Hospital (para no variar) a estar y pasar la noche con mi mujer.

    Desesperante esto….

    Gracias y un saludo a los dos.

    (PD: Ya sé que es una frase hecha, pero la salud es lo mas importante de esta vida, ni dinero, ni otras historias…).

  7. Aqualung, sólo somos conscientes de lo importante que es la salud y el estar bien, cuando nosotros o nuestros allegados no lo estamos. Nos parece que estar normal o bien, deba ser lo normal, pero en esta vida, tenemos épocas para todo.

    Te deseo que sea lo más leve que puedan ser estas cosas. Mucho ánimo amigo.

  8. Estaba buscando información de otro tema para mi web y me he encontrado esta maravilla del 911, creo que es el coche con el que hemos soñado todos los que rondamos los 40 años, en mi opinión, el sonido de su turbo no ha podido ser igualado por ningún otro coche.

  9. Saludos… Impresionante diseño y de seguro una máquina increíble. en mi caso siento que el futuro ya son los vehículos eléctricos, ya son parte de la movilidad urbana. Me gustan tanto que los ofrezco en mi sitio, visitalo en myscoot.eu

Deja un comentario