Grundig Sonoclock 795 DCF

Hace unas semanas, de casualidad en Twitter hablé con Grundig España acerca de mi actual Grundig Sonoclock 790. Les ofrecí hacer una review del nuevo Grundig Sonoclock 795 DCF (GKR4000), pero no demostraron demasiado interés. Primero porque, de manera sorprendente, porque en España sólo comercializan los Sonoclock 600 y KSC 35 y después dándome largas acerca de reseñar algún otro producto.

El caso es que como el Sonoclock 790 DCF que tengo desde hace 6 años me ha dado un servicio excelente, decidí comprarme en Amazon por 32€ la nueva versión, la 795. Grundig es una marca a la que siempre he tenido cariño, de hecho la primera televisión en color que tuvimos fue de esta marca alemana, por lo que vamos a empezar por su historia.



En el año 1930, Max Grundig abre una tienda de radios en Fürth (Alemania), a la que denomina Grundig & Wurzer Radio-Vertrieb (RVF). En 1945 funda la compañía y empieza a producir aparatos de radio. Solamente 10 años después, en 1955 lidera el mercado europeo de radios y cuenta con más de 10.000 empleados.

En el año 1972 se alían con la holandesa Philips, y en 1993 deciden volverse a separar. Las cosas no son fáciles en esa época, y en 2003 Grundig AG se declara en quiebra. En el año 2004 la compran los británicos Alba plc y los turcos Koç’s, pasando a llamarse ahora GRUNDIG Intermedia GmbH. Paralelamente, Grundig España S.A. cierra en 2010, y poco después, se retoman las operaciones en nuestro país, de nuevo de la mano de Grundig Intermedia.

La trayectoria de los radio-relojes con despertador Sonoclock, es también larga y exitosa, puesto que el primer modelo apareció en el año 1968, en aquella época escritos como Sono-Clock, llegando a mencionar el avanzadísimo Sono-Clock 30 de 1971.



El nivel es alto porque mis experiencias el 790 DCF era ya un aparato muy avanzado: Dos alarmas, desconexión opcional durante el fin de semana, y radiocontrolado DCF-77, de los pocos modelos que tienen esta característica. Su sucesor, el Sonoclock 795 DCF lanzado al mercado durante 2017, es externamente casi idéntico, pero añade a estas funciones el sintonizador digital (PLLPhase Lock Loop-), y la detección de luz ambiente. Sobre el papel parece magnífico y no le falta de nada.



Sólo observando la carcasa exterior del aparato ya percibimos ciertas diferencias. El nuevo modelo admite el Made in China, algo que probablemente también ocurría en el anterior, pero que no se especificaba. La sorpresa es que se reduce el consumo energético, de los 3,5W del antiguo, hasta los 3W del actual. No es demasiado, pero ese 15% se agradece, aunque presumiblemente se deba a la detección de luz ambiente.



Sin embargo, las mejoras para convertirlo en el radioreloj perfecto no eran difíciles de imaginar. Un capacitador en vez de una pila de 9v como pila backup, para así evitarnos tenerla que reemplazar. La pila de respaldo es algo muy útil puesto que si se corta el suministro eléctrico inevitablemente perderemos la programación de las alarmas, las presintonías de las emisoras y la hora actual. En modelos con sintonizador analógico sólo se perdían las alarmas. Que se pierda la hora actual no es grave puesto que a la siguiente sincronización horaria volverá a obtenerse. De hecho como cuando el aparato se apaga lo primero que hace al encenderse es forzar esa sincronización, si se va la luz en pocos minutos volveremos a tenerlo en hora. La otra mejora sería el brillo regulable manualmente en base a diferentes intensidades, no sólo de manera automática.

Ya os hablé de todas las funciones en el artículo del Grundig Sonoclock 790 DCF, así que me centraré en las novedades que es donde Grundig ha metido la pata. El principal problema es que el despertador por radio utiliza lo que ellos llaman volúmen dinámico, algo que yo llamaría volumen creciente. La emisora suena a bajo volumen, y va aumentando paulatinamente hasta que al cabo de 45 segundos está al máximo. Con máximo quiero decir el tope, lo más que da el radio-despertador. Sin lugar a dudas una función muy útil para aquellos que son remolones, pero que no se puede desactivar de ninguna forma. Alguna vez me he despertado antes de la hora fijada y me he marchado de casa tan tranquilamente. No es lo mismo que la radio suene a volumen moderado durante 59 minutos, que lo haga a potencia máxima molestado a todos los vecinos, así que de momento he vuelto con mi antiguo pero fiel Sonoclock 790 DCF. Todo ello explica porque en Amazon Alemania, su valoración media es de 1 estrella sobre un máximo de 5. No es que un usuario quemado haya valorado el Sonoclock 795 a la baja, es que hay 4 reseñas, y las cuatro son malas, y se quejan de lo mismo.

«Después de consultar con el soporte técnico de Grundig, se me dijo que no se puede configurar el volumen inicial de la alarma de lninguno de los radiodespertadores de Grundig actuales, pese a que en el manual del usuario se indica lo contrario. La radio siempre suena al volumen máximo, que no solo es demasiado fuerte, sino que debido a la calidad del altavoz se distorsiona a tanta potencia. Es imposible escuchar nada, sólo tiembla. Una pena, porque los modelos anteriores no eran así.»



También he leído quejas exponiendo que el transformador hace ruido. Temo que debía ser un defecto de esa unidad, no se si muy frecuente o por el contrario aislado, pero el mío es igual de silencioso que el 790. El brillo adaptativo es bastante sutil y sólo funciona para atenuar. Es decir, el LED no se iluminará nunca con más intensidad que en el 790, pero si estamos a oscuras, reducirá ligeramente el brillo. Me parece útil, pero nuevamente es algo que no se puede desactivar. El sintonizador digital ha agregado nuevos botones para trabajar con él, es lo habitual, probablemente sea más engorroso que el sintonizador analógico por ruedecita, pero sabiendo la frecuencia de la emisora te aseguras que la recepción sea lo mejor posible.



Me cuesta de creer que estas «características» hayan sido pensadas o siquiera diseñadas por un ingeniero alemán. Alguien con una mentalidad suficientemente cuadriculada como para no caer en la cuenta que el volumen de la radio debe poder ser configurable, de otro modo, es inútil como despertador y no debería denominarse radiodespertador, sino de otra forma.

No se hasta que punto Grundig sigue diseñando y fabricando sus propios productos, o bien son productos asiáticos de terceros que remarcan. Me imagino que como AEG, y a diferencia de la también alemana Telefunken o Thomson será una combinación de ambas. Eso explica porque Grundig tiene productos muy buenos, como mi Sonoclock 790 (GKR3000), y otros tirando a malos. Siempre hay un riesgo y definitivamente en este caso, deberían transformar su slogan de Grundig. For a good reason por Grundig. For a bad reason.



Sony solía tener buenos modelos, si bien no con DCF al menos con sincronización horaria vía RDS (Radio Data System), pero ya tampoco los tiene en el catálogo. Philips nunca tuvo ninguno ni siquiera con DST automático, aunque al menos si que tienen intensidad del display graduable. La propia Grundig tenía el Grundig Sonoclock 660 que disponía de RDS pero que parece que ya no existe… En resumidas cuentas, no hay mucho más donde elegir, así que si encuentras un Sonoclock 790 en algún sitio, hazte con él antes de que se quede sin stock, y no compres el Grundig Sonoclock 795.

Es una lástima porque Grundig lo tenía bien fácil. Una excelente base en la que sólo era necesario agregar mejoras incrementales. Incluso podían haber salvaguardado el error manteniendo en el catálogo al 790, pero no ha sido así. Si en algún momento aparece el Sonoclock 796 o el Sonoclock 800, aseguraros muy bien de que cumple todo lo necesario.



Como referencia, podéis descargar el Manual de instrucciones Sonoclock 790 en español (519 KB. en formato PDF) y el Manual de instrucciones Sonoclock 795 multiidioma (1,1 MB. en formato PDF).

22 comentarios en “Grundig Sonoclock 795 DCF”

  1. En los sintonizadores de radio más primitivos, el movimiento de la ‘rueda’ hacía variar la capacidad del condensador de un curcuito resonante. Se trata de un sistema poco preciso y con partes móviles, con los problemas que ello implica.

    Más moderno es la materialización de esta capacitancia variable mediante diodos de capacidad variable, en los que ésta es función de la tensión aplicada al diodo; en este caso la ‘rueda’ está directamente conectada a una resitencia variable o potenciómetro, que actúa como un divisor de tensión. Sigue habiendo partes móviles.

    El uso de estos sintonizadores con partes móviles estaba justificado hace décadas: los circuitos PLL, mucho mejores y sin partes móviles, eran caros de aquella. Sin embargo, hoy en día los circuitos PLL [1, 2] se han abaratado mucho: existen circuitos integrados que implementan esta funcionalidad y que se venden a particulares a menos de 2 EUR / unidad; ¡imaginad el precio unitario de venta para un fabricante que compre miles unidades!

    Simple y llanamente, muchos fabricantes no se toman en serio a los clientes. Así, al menos a mí no me extraña la decadencia de este producto.

    [1] Por ejemplo, el LC72130.

    [2] https://www.digchip.com/datasheets/parts/datasheet/413/LC72130-pdf.php

  2. yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg

    Lo de la garantía da lo mismo, Guti. Pueden aumentarla hasta los diez años si quieren por ley, pero mientras sea un defecto «de uso», no te cubre la garantía. Quiero decir, si la ruedecilla se estropea tras cien veces de uso, pues ya no es un defecto de fábrica. Se escudan en eso.

    De hecho el otro día me enseñaron un palo de estos de selfie, y el cable les va a durar lo que yo te diga, pero claro: ¿quien va a la tienda diciendo que su cable se ha roto a que se lo cambien? ¿Y quien se lo va cambiar? Nadie. Eso no lo cubre la garantía, que legalmente solo cubre «defectos de fabricación» y no de envejecimiento.

  3. Los fabricantes recortan de donde pueden y de donde no. Como ejemplo lo que dices del sintonizador analógico Alejandro, que al final es una goma con una polea para irse moviendo. Pero claro, si recortas en el eje de plástico de la polea, y en detalles así que te ahorran un céntimo, pues reduces durabilidad.

    Pienso que a las marcas no les importa, mientras superen los 2 años de garantía. Por eso hay tantas cosas que a los 3 años cascan. En algún momento pensé en hacer un proyecto sobre eso. Un censo donde la gente pudiera indicar lo que le habían durado los productos, y así potenciar los más longevos. El problema es que para evitarlo, las marcas renuevan sus modelos cada pocos años. Incluso el mismo modelo acaba sufriendo cambios de manufactura y de materiales durante su vida útil. Creo que lo único factible sería que una ley fuera aumentando paulatinamente la duración de la garantía. Así se esforzarían en hacer productos duraderos.

  4. De los últimos que yo miré hace como dos o tres años que empezó a decir basta el último que tuve (por lo comentado por unrelojista, pésima calidad… y eso que me costó 40 eurazos o por ahí en su día, y me pareció de lo mejorcito y que más se ajustaba a lo que buscaba), lo que he visto más acertado en diseño y un poco en funciones, es de la marca surcoreana «te hago, remarco y vendo de todo» Daewoo International:

    Y en especial este, el DPR-133, el más radio de todos, y que en personal la verdad es que no está mal, bonito, pesa como un kilito (no es de tantos que ni pesan, que como dije muchos hasta el mismo cable de corriente tira de ellos):

    Pero eso, me he fiado ya de tantos en estos últimos 15 años que la final a todos les viene a pasar un poco lo mismo, más por donde casquen por mala calidad… coñe, en el último cascó hasta el sintonizador de radio, un sencillo sintonizador analógico que mira que es algo ya probado y difícil que se vaya… pues imaginaos. No sintonizaba nada, y no era por tema de antena ni tampoco del mando en sí.

    Vamos, que ya prácticamente es que no me fio de los productos radiodespertador. Al final como en la mesita otro que medio me convencía (y que al final es mejor en calidad, muy radio de Sunstech, que al final te vale lo mismo y menos que muchos de estos y más si es de marca fabricantes que un día fueran de renombre) no me cabía, pero uno de mis multibanda portátiles de sobremesa sí con funciones de alarma, pues ese es mi «radiodespertador». Y sin pilas de reserva ni gaitas, que con sus cuatro recargables bien se tira 3-4 semanas dando el servicio amplio y completo: fiabilidad a fin de cuentas, con un mínimo de calidad detrás.

  5. yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg

    Ya guti, pero es que los precios de los dictáfonos no son competitivos XD Ni siquiera más que antes.

    Por cierto, no toleras el sonido de unas manecillas de cuarzo, ¿pero sí el de las señales horarias? Como se come eso? 😀

  6. Lo del ruido es algo especial unrelojista. De niño yo dormía con un ruidoso despertador de cuerda. Estuve unos años sin usarlo, y después fui incapaz de volverme a acostumbrar a él. Ni siquiera tolero el movimiento de unas manecillas de cuarzo o el sonido de un transformador.

  7. Supongo que es otro ejemplo de lo mismo yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg. Con los móviles, la demanda de dictáfonos se ha visto reducida. Para mantener los precios competitivos los fabricantes han tenido que bajar la calidad. A menos calidad, menos demanda todavía, así que es como un ciclo sin fin.

  8. He tenido varios de esos aparatos, y hace ya mucho tiempo que los he dejado. La razón: la falta de calidad. Y eso que me encanta la radio, más la de antes – décadas de los 80 y 90 – que la de ahora; pero eso sería otra discusión.

    Mis recuerdos de estos aparatos son sintonizadores analógicos imprecisos; mala recepción de radio – la antena monofilar para FM era de poca ayuda -; poca precisión del reloj. Por último, el fastidio de volver a poner en hora el reloj y re-introducir la alarma cuando a causa de un corte de luz se perdían estas configuraciones; algunos permitían conectar una pila, creo de 9 V, que teóricamente impedía que eso ocurriese, pero este subsistema del aparato, por alguna razón que desconozco, funcionaba a veces sí y a veces no.

    Ha sido para mí una pequeña alegría el saber que estos aparatos siguen existiendo, el saber que empieza a haber modelos equipados con sintonizadores de calidad e, incluso, el saber que hay modelos radio-controlados.

    De todas formas, no creo que me anime a utilizar uno de éstos: me he acostumbrado a un viejo despertador Casio, comprado de segunda mano, grande y un tanto ruidoso – un ruido que me gusta, que encuentro delicioso – que me saca a medias de entre las sábanas; de la otra mitad del trabajo se encarga la alarma de mi teléfono móvil.

  9. yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg

    leyendote me recordaba a los dictáfonos de Sony, antes eran una pasada, y ahora son más caros y peores. O sea, el producto no lo mejoran, y encima lo encarecen. No se entiende.

  10. Pues en Sunstech en algunas de las cosas «de las que van a menos», y supongo que en algunos productos más, merece la pena echar un vistazo.
    Ya digo, ese radio de sobremesa de estilo clásico por AC (tiene un pequeño reloj digital en su frontal hacia un lado, en ámbar) es sorprendente, y hace de despertador, aunque no es radiocontrolado, con buen sonido, y el frontal y caja no tienen mala pinta de calidad y acabados.

    Y en radios ultraportátiles de bolsillo (de los de tipo mechero) dos tienen buena crítica, y el que más se ve por ahí (también bajo la marca Daewoo International, pero merece la pena el Sunstech… hasta el logo está más currado, tipo holográfico creo que se le llama).

    Algún otro portátil multibanda tienen que es un Tecsun PL-310 (creo que era así) remarcado, que también va curioso. Lo que no me gusta es que un modelo que va con 3 pilas AA, en impares… para mi un codazo, cuando las pilas te vienen en paquetes en pares.

    En tabletas por ejemplo no tienen tan buena crítica.

    Taurus buf… no puedo hablar bien. En casa nos han salido siempre rana. No sé si hemos tenido mala suerte, pero vamos… al menos hablando de ventiladores, algún calefactor de baño, brasero.. Mucho made in China y ajustando demasiado la calidad a la baja me temo.

    Tampoco olvides una que opera en España desde los 80 y que te sonará: Brigmton. También sorprenden a veces con muchos de sus productos. Mira por ejemplo lo que tuvieron hace unos años en radio. Y aún mantienen su central aquí en Sevilla. También tienen web (.es). Tienen y sirven casi de todo y con buena distribución. Junto con Sunstech (la antigua AIWA en España) es de las marcas que para pequeños electrodomésticos de consumo habitual bien merecería que les diéramos un vistazo antes que a marcas a fin de cuentas importadas por muy accesibles que estén desde Amazon, y que en España no tienen ná de ná.

    ¿Y si te digo que MX-Onda parece que sigue en pie y hasta con web? Pero a estos creo que les ha ido peor y están en situación más delicada (tengo vistos en mi bazar de cacharreo de referencia de mi barrio hasta relojes multifunción analógicos que también tenían xD)… también tenían cosas que merecían la pena, por ejemplo en autorradios allá por los 80 y 90. Otra que sorprendía cuando menos te esperabas.

    Y no olvidemos Vieta, que ahí andan también diversificando a otros productos más habituales hoy.

  11. Yo hace años que ya no uso despertadores de ningún tipo, sólo el móvil.

    En tiempos llegué a comprarme un radio despertador con reproductor de CD de Sony… lo malo es que oía girar el disco, por lo demás estupendo.

    Lo que si hacía era escuchar música antes de dormir, yo era de cassete hasta que cambié a un radio-cassete-cd. Y claro, poner el bicho por las noches con las paredes de papel en casa de mis padres no era buena idea, lo de los auriculares tampoco… me agencié un pequeño altavoz compacto de los utilizados en los teléfonos y con un jack lo conectaba al equipo, el altavoz lo ponía debajo de la almuada, con un volumen increíblemente bajo se oía de perlas, y bajo la almuada apenas molestaba y yo muchas veces me dormía sin haber apagado la cosa y a la mañana ahí estaba el altavoz, sin haber notado todo lo que yo me movía.

  12. No sabía que tenía una joya en casa, veo que se cotiza bien en EBay:
    Rare Vintage Casio Pocket Quartz Alarm Clock DQ-540
    €83,80 EUR.

    Pero también está en negro a 8 euros en Wallapop.

    Respecto a Grundig tengo que decir que a principios de los 80 en el pueblo donde vivo era raro quien no tenia en su casa una TV Grundig o un reproductor de vídeo o una cadena de sonido Hifi de esta marca.
    Grundig era sinónimo de calidad Alemana aunque por supuesto como en todas las marcas siempre había alguna que otra unidad defectuosa.

  13. Javier el radio despertador Sanyo que tengo ya digo que a pesar de la pila de 9v. me dio problemas en dos o tres mañanas que durante la noche se fue la luz y me dejo tirado, menos mal que ya estaba acostumbrado a madrugar y no recuerdo llegar tarde al trabajo.Por cierto lo tengo tan nuevo que se puede embalar y vender en una tienda como de estreno.
    Es este modelo:

    https://www.todocoleccion.net/radios-transistores/radio-despertador-sanyo-rm-5009~x28631818

    Mi despertador Casio es este que pongo en el enlace pero en lugar de rosa es blanco:

    https://www.todocoleccion.net/vintage-relojes/reloj-despertador-casio-digital-ano-70-80~x30579001

    Ya pondré una foto del mio.

  14. Está claro que Grundig no es lo que eran Alejandro, pero como dices parece que lo están intentando que ya es algo. Claro que si lo siguen intentando como este Sonoclock 795, van mal. Tenían un pedazo de producto con el 790, y lo dejaron perden.

    Las radios multibanda, igual que los radiodespertadores son aparatos que están yendo a menos. La gente prefiere tirar de móvil para todo, algo que yo tampoco entiendo, y que te obliga al sufrimiento de ver si está o no cargado. Que sean productos que se venden menos quiere decir que ahora una radio o un despertador LED suele ser más caro que antes (y con menos oferta claro). Hay chinos de marcas chinas que ofrecen todo eso, pero me da miedo que fallen en lo evidente (LED que se ve mal, sonido del transformador, …).

    De ELBE halé hace un tiempo: aquí. Son una importadora remarcadora (como Telefunken). Tengo pendiente investigar sobre Taurus y Solac que parece que siguen siendo españolas.

    Fíjate que hace un par de semanas en una tienda de electrónica de las pocas que quedan vi bastantes cosas de Sunstech. No tenía ni idea que eran los que antes distribuían AIWA, ni tampoco de que la calidad fuera tan buena, porque lo cierto es que tenían buenos precios. Es bueno saberlo, tendré en cuenta a esa marca. Gracias.

  15. ¡Pepe Casio quiero ver ese despertador tuyo de 1988! Yo tengo un Casio DQ-541, tendrá 20 o 25 años, o sea de los 90, y aún funciona. Lo suelo usar sólo en verano, y cada vez que voy sigue con pila. Quiero traérmelo, así que a cambio te mostraré el mío, aunque sera de aquí a un tiempo.

    Yo despertadores LED que son mis favoritos habré tenido como una decena. Desde marcas baratas (la conocida china International de los 80), hasta marcas caras. El que mejor ha salido es un Sony con dígitos verdes que regalé a mi madre hará como 30 años y aún usan. Es raro lo de la pila porque SANYO hacía cosas muy buenas.

  16. Los buenos radiodespertadores los dejé por imposibles ya hace años. Les salió competencia, pero unos se quedaron estancados, y todos en general perdieron calidad.
    Sony de los pocos que ofrecían algo más. Pero también con mucha peor calidad de lo que era, y a demasiado precio para no dejar de ser más de lo mismo «made in China», y plasticurri con sonido de radio tirando a cutre.

    Pero yo no soy de los de el móvil para todo. Pero como sí soy de radio, donde aún hay un mínimo de calidad, uno de mis radio multibanda de sobremesa es el que ha terminado siendo también mi despertador de mesita de noche. No tiene los dígitos siempre iluminados, ni siquiera visibles desde la cama. Pero tirando con pilas recargables siempre funciona, con 3 alarmas a usar a voluntad (con alarma o con la emisora de radio que prefieras en cada una de ellas). Ni depende de que tenga corriente, ni de tener una pila de 9V de reserva o que cuando se necesita descubres que estaba ya agotada.

    Buen despertador, buen sonido, buen radio… como cuando me da por dormirme con la radio no soy de auriculares en la cama, pues con esta uso su apagado automático configurado a los 30 ó 40 minutos sea con su altavoz, o usando uno de almohada que funciona a través de minijack.

    Respecto a Grundig creo que es otra marca clásica que dio tumbos gordos, y ahora mismo está en manos de cualquiera menos de alemanes y su esperada calidad. Es una pena. Yo mismo tengo otro radio multibanda de mesa que sacaron hace unos años rememorando los Satellit de la marca de los 80 y 90… un modelo fabricado por la china Tecsun (se nota, para lo bueno y para lo malo… que en esto último no sería así de ser alemán), que se vendió en algunos mercados incluyendo el americano como Grundig Satellit 750, y aquí en España y otros bajo el socio o actual dueño de la marca, la americana ETÓN, siendo también el modelo Satellit 750. Desde la propia Tecsun que también tiene el mismo modelo, es el Tecsun S-2000. No está mal, pero tiene lagunas, aunque para como está el panorama de aparatos de radio, es la bomba en otras cosas… pero se nota que le queda mucho, pero que mucho, para parecerse a lo que fue la Grundig de incluso finales de los 80.

    Creo que la andan intentando levantar, igual que Telefunken. Si indagas por ahí, Javier, verás que tienen web y algo están sacando de auriculares. Yo probé unos que creo que serían de los primeros de su nueva etapa, me los regalaron al comprar algunas cosillas en una de mis tiendas favoritas del barrio y… en fin, si alguien de lo que era Telefunken los probara, creo que le brotarían tendencias suicidas. ¡Qué horror! Pero viendo su web parece que están queriendo sacar otras cositas… trabajo tienen. En esa misma tienda un día por capricho compré unos Havit de diadema más chinos que Mao, que malos no resultan para lo que costaron, diadema metálica, y aunque el sonido no es que sea fidedigno (bajos realzados y hasta exagerados) pero resultan agradables de tener puestos y dan un sonido cálido sobre todo no tanto con música (porque la destroza básicamente mucha de ella por el sonido que dan) pero sí para escuchar radio o como manos libres puntualmente con el móvil.

    En lo patrio está funcionando ELBE. No sé cómo, ni si en manos chinas o de españolas funcionando de momento como importador… alguna cosita he visto ya, pero no he querido probar para no llevarme desilusiones a lo tonto.

    Sunstech, que era la que en su día trabajaba AIWA en España sí tiene cosas interesantes y que llegan a sorprender. Tienen un radio de sobremesa tipo clásico («no se qué» 4000 o algo así), que sorprende como suena. Va conectado a corriente, con pilas de reserva de hora y con un sonido estupendo que suele rondar los 40 euros. Más calidad que cualquier radiodespertador actual y de los últimos años me atrevo a decir que tiene, aunque no sea radiocontrolado. Si no lo tengo ya es porque precisamente no me cabe en la mesita de noche y porque está pensado para funcionar siempre conectado a corriente (y porque ya tengo unos cuantos que aún me van jejeje). Pero sería una estupenda opción.

    Otra podría ser muchas estaciones meteorológicas muy chulas que hay, que también tienen entre sus funciones la de despertador. Aunque funcionen algunas sólo con pilas (como una Lexibook MeteoClock radiocontrolada que tengo en el salón desde hace ya 10 años o por ahí), les duran una barbaridad y tienen detalles de calidad que los radiodespertadores en general no tienen. Incluso Casio tiene algunas.

    Pero en radiodespertadores, ya digo, por muchas cositas, detalles y al comparar con otras opciones (con teléfono móvil o el reloj de pulsera con alarma fuera de la ecuación), aparatos plasticosos sin cuerpo ninguno (algunos hasta el peso del propio cable de corriente que tiene más cuerpo y fortaleza que el aparato en sí los llega a arrastrar casi, aunque tengan patitas antideslizantes porque al pesar tan poco…), al usarlos con al radio, sonido en general «a lata»… ya los dejé por imposibles.

    Encima los últimos que tuve metían una caña la luz de los números que hasta me llegaban a despertar, algo que no pasó nunca. Aunque graduara la intensidad de la luz al mínimo.

  17. Yo de despertador para trabajar me compré un Casio en 1988 y lo tengo como el primer día.
    De estos con radio me regalaron creo recordar que es un Sanyo con números verdes pero a pesar de ponerle la pila de 9v. en caso de corte de electricidad, cuando esta se cortaba de noche el despertador me dejaba tirado y lo tuve que guardar en un cajón.

Deja un comentario