Thermidor Divers Automatic

Como contrapunto al Thermidor Vintage Automatic y a la Entrevista a José Cascón Montero de Thermidor, hoy me gustaría hablaros de este Thermidor Divers Automatic.

El Thermidor Divers referencia 79966, es en la actualidad uno de los relojes más vendidos de la relojera española Thermidor, y que lleva en su catálogo desde hace 12 años. Su público mayoritario, es la gente joven, algo que sin duda me ha sorprendido, pues los jóvenes van acompañados de su smartphone, su tableta e infinidad de dispositivos que ofrecen la hora de una manera mucho más precisa que un reloj mecánico.

Vista la cada vez menor necesidad de un reloj de pulsera como tal, estos relojes automáticos, ofrecen una ventaja indiscutible. Funcionan sin pilas ni baterías. No tendrás que preocuparte de recargarlos, ni de cambiarles las pilas. En cuanto lo necesites, bastará con que muevas un poco la muñeca, para que el reloj se ponga en funcionamiento. Como reloj mecánico, su precisión, no será excelente, pero en el sentido práctico, a la hora de saber la hora, es mejor un reloj que un pequeño desfase, que un smartphone totalmente descargado.



No debemos olvidar, que los relojes, siendo cada vez más un complemento o accesorio, definen a dos tipos de público que aún los llevamos en su muñeca. Los jóvenes que lo suelen hacer como tendencia de moda, y los entusiastas de los relojes que lo solemos hacer por gusto. En el caso de los amantes de la relojería, nada mejor como un reloj mecánico, que es la pura esencia relojera, y que nos hace sentir el transcurso del tiempo de una manera especial.

Los jóvenes, tampoco serán capaces de desembolsar 1.500€ en un reloj mecánico, y ahí es donde las cosas se complican, porque en general, la oferta de relojes mecánicos es mucho más pequeña que en los de cuarzo, hay menos en donde escoger, y sus precios de partida, son siempre mucho más elevados. Les queda la opción de recurrir a internet, y buscar un Vostok, o un chino cualquiera de eBay. La compra no es tan sencilla, y el riesgo de meter la pata es alto. ¿Qué mejor que poder acudir a tu relojería habitual, probarte el modelo que te gusta, ver que es automático, y que encima te encaja en el presupuesto?

Pues ni más ni menos, eso es lo que nos ofrece Thermiwatch con este Divers Automatic, que con un precio de tarifa de 90€, podemos conseguir con ofertas puntuales por 72€ en su propia tienda online.

Empecemos por el packaging, una caja de cartón de color blanco, totalmente lisa y sin ninguna impresión demasiado anodina, y sobre la que el logotipo de Thermidor en color negro en un lateral le quedaría de maravilla.



Dentro de la caja de cartón, nos encontramos un original cilindro acolchado en símil piel de color rojo y negro. No sólo es muy bonito y diferencial, sino que además protege muy bien el reloj durante el transporte. Para los que no les guste guardar las cajas de sus relojes, la de Thermidor tiene la suerte de poderse utilizar para guardar cualquier otra cosa, y así aprovecharla.



Al abrir el cilindro, apreciamos el acolchado interior, que cómo os indicaba ser encarga de proteger el guardatiempos. Sobre una almohadilla blanda y también de agradable tacto tenemos el reloj. Viene acompañado de protectores plásticos para que no se raye, y la tarjeta oficial de garantía de 2 años sellada por la marca.



No encontramos ni etiquetas ni manuales de instrucciones, una prueba clara de los esfuerzos de Thermidor por mantener el precio de venta a un nivel competitivo sin recortar en la calidad de lo que es imprescindible. No es demasiado importante, puesto que las instrucciones no tienen mayor misterio, y de hecho caben en media página (148 Kb. en formato PDF), pero a nivel de sensaciones, hubiera agregado una tarjetita que en una cara diera las gracias por la adquisición del producto, y por la otra reprodujera el manual.

La caja del reloj es de 40mm de diámetro sin contar la corona. Pese a lo asequible de su precio, está fabricada íntegramente en en acero inoxidable antialérgico de grado 316L. El acabado en gris brillante, le da un aspecto de titanio muy elegante. El bisel, con el mismo acabado, es giratorio unidireccional de 60 clics. Útil para realizar cuentas regresivas, y muy en la linea de su estética diver o de reloj de buceo.

La esfera es de un color azul marino homogéneo, también está disponible en negro. Sencilla y bonita, donde sólo destacan las inscripciones en color blanco de «Thermidor Automatic» y «Divers 100M», ésta última en color rojo.



La tapa trasera, es también de acero inoxidable y a rosca, con el fin de garantizar su estanqueidad hasta 10ATM (100M). Como debe ser, lleva inscrita la información básica de reloj. Un misterio es el número 828966, de lo que podría ser un número de serie, pero que en realidad no es tal, puesto que varias unidades llevan el mismo. Tampoco corresponde al número de modelo, que a tenor de la tarjeta de garantía es 79966.

Se agradece que pese a no ser un reloj de submarinismo, podamos nadar y bucear con él tranquilamente en verano. La corona no va firmada, y es a rosca con el fin de garantizar su hermeticidad. Técnicamente no es algo necesario, ni una característica que generalmente me guste, pero le va muy bien con su carácter acuático.



El armis o brazalete, es también acero inoxidable, y con el mismo efecto titanio del resto. Tiene 20mm de diámetro y por el peso no parece que todos los eslabones sean macizos. Un detalle agradable y poco común en relojes de este precio es que permite microajustes. Lo malo es que pese a ofrecer cierre de seguridad, ambos son a presión, tanto el deployante, como el seguro, y que tampoco llevan ninguna referencia a Thermidor.



La esfera es la clásica de reloj de buceo donde no hay mucho que poder alterar. Los índices redondos en los marcadores horarios, y con una forma tipo torre a las 12, las 6 y las 9. Las manecillas tienen la longitud que deberían tener y se leen fácilmente. Tanto los índices como las agujas llevan lumen aplicado, y ofrecen un rendimiento bastante mejor del que cabría esperar.



El cristal es mineral y plano, algo que me gusta porque es más legible. Ofrece una buena transparencia, pero sobresale como medio milímetro del bisel, por lo que eventualmente queda expuesto a golpes y goces.

El movimiento se lo proporciona un calibre mecánico de carga automática Miyota 8205 fabricado por los japoneses de Citizen. Es una maquinaria conocida por todos, que sin ofrecer grandes alardes, es muy fiable y duradera. Late a 21.600 vph, y cuenta con 21 rubís, ofreciendo una reserva de marcha de hasta 42 horas, y una precisión máxima de -20/+40 segundos/día. Un calibre muy popular, y que encontramos en marcas reputadas como Citizen, Dugena, Festina, Jacques Lemans, Invicta o Laco.

Quizás lo más particular del 8205 es que nos ofrece indicador de día de la semana con tres letras (además de día del mes), en este Thermidor el disco viene indicado en inglés y japonés. Hubiera sido muy interesante en español. Otra característica, hasta hace no mucho reservada para relojes automáticos de cierto precio, es que permite remonte manual, es decir, darle cuerda si es necesario. Pese a que su rotor de carga es unidireccional, no es un movimiento ruidoso en absoluto.



Según mis pruebas, la desviación diaria es de +14 segundos/día, que lo encuentro una cifra muy buena, y la reserva de marcha ha sido de casi 45 horas.

En suma el Thermidor Divers es un reloj que ofrece mucho para lo que cuesta, con unos buenos materiales, tanto de maquinaria como de construcción, pero sin dar demasiada importancia a los detalles que no son fundamentales. Este nuevo Thermidor, nos sigue ofreciendo las mismas cualidades que hicieran famosa a la Thermidor de antaño. Si te gustan los relojes, no quieres gastarte demasiado dinero, y valoras una maquinaria mecánica, probada y fiable, este Thermidor Automatic es una de tus mejores opciones.

Del mismo modo, que Thermidor contribuyó a extender el uso del reloj en la España de los 70 y los 80, me gustaría que hoy, fuera también una marca independiente española, la que consiguiera volver a poner de moda los relojes mecánicos en nuestro país, y el Thermidor Divers abre esa posibilidad, con un modelo asequible como punto de entrada.

Actualizado a miércoles 7 de febrero de 2018. 07:14:
Después de la deficiencia en la aplicación del material luminescente o lumen en el Thermidor Automatic Edición Limitada, decidí revisar con lupa, y nunca mejor dicho este reloj. Me di cuenta de un desgraciado incidente, y es la marca de una huella dactilar en la parte interior del cristal. Es complicada de ver a simple vista puesto que sólo queda patente ante diferentes ángulos de luz. Las fotografías las he tomado ante una luz halógena directa, y con una inclinación forzada, con el fin de que podáis apreciarlo. Una marca que ocupa casi un tercio de la esfera como podéis apreciar en la siguiente fotografía. Desde un poco después de lo que sería la 1, hasta pasadas las 5.



Estoy convencido que no es suciedad exterior. Antes de capturar las fotografías, lo limpié convenientemente hasta que estuvo como una patena. Todos sabemos que el montaje de un reloj tiene mucha tarea manual, y las manos tienen dedos. Estas operaciones se realizan siempre con guantes de látex para prevenir precisamente esto, ensuciar la pieza por alguna parte que no se pueda limpiar. Como os digo es difícil de percibir, y requirió un examen a conciencia, por lo que no puedo culpar a los controles de calidad en este caso, sino al operario en cuestión que lo estuvo trabajando.

El problema es que aunque no era visible en condiciones normales, una vez que sabes donde está, lo ves o te parece verlo a cada momento, y desgraciadamente eso me impide disfrutar el reloj. No veo la percepción de un reloj bien construido y con una fiable maquinaria mecánica, sino que veo un reloj con una imperfección. Nunca me había ocurrido algo parecido. Lo más similar fue cuando compré en Hong Kong un cristal de zafiro para el Seiko Monster Tercera Generación. Llegó envuelto en una bolsita de plástico, y tremendamente sucio. Algo que es perdonable, y que tuvo fácil solución limpiándolo cuidadosamente antes de montarlo en el reloj. Sin embargo cuando esta falla la vemos en un cristal que ya está montado, y que encima es de un reloj resistente al agua, tenerlo que volver a abrir para limpiarlo simplemente no compensa.

Tal vez es una coincidencia de mala suerte y de casos aislados, pero de tres Thermidor, en dos de ellos he notado defectillos y casualmente el que no tiene ningún pero es el modelo vintage de los años 70.

Debo reconocer que no todos los usuarios serán tan maniáticos y perfeccionstas como yo, y la corrección, aunque laboriosa, pasó por desmontar el reloj, y limpiar el interior del cristal cuidadosamente. Abrir la tapa roscada, sacar la corona y el calibre, limpiar el cristal con un limpiador de cristales, y volverlo a montar todo.



La buena noticia, es que pese a su buen rendimiento de fábrica, aproveché para regularlo, y así probar Clock Tuner. ¡Los resultados fueron sencillamente excelentes!



14 comentarios en “Thermidor Divers Automatic”

  1. No llevan pilas ni hay que recargar, es verdad, pero necesitan un mantenimiento que es más costoso que cambiarle la pila a un cuarzo 😛

    Tiene un aspecto diver bastante encantador. Me ha sorprendido que a ese precio lo puedan vender en un estuche interior tan bonito, la verdad que es muy atractivo ese estuche. En lo negativo, llevas mucha razón, el no incluir ni una tarjeta con el manual (¿qué puede costar eso? ¿Cuatro céntimos?) es penoso, teniendo en cuenta que tal como indicas los manuales de Miyota suelen caber en una octabilla.

    Siempre me sorprendo cuando leo las precisiones de los automáticos, y es entonces cuando me doy realmente cuenta de que es eso: mecánico. 40 segundos al día de retraso, en dos días ya llevas casi dos minutos, en una semana cinco… Cuando hago esos cálculos es cuando me doy cuenta que no puedo con un reloj así, estaría obsesionado atrasando y adelantando. No me cabe en la cabeza que alguien pueda llevarlo cada día.., bueno, sí me cabe, claro: porque miran el smartphone y no miran el reloj. De ahí se deduce que se vendan tantos mecánicos, porque son un adorno y han dejado de ser útiles hace ya mucho tiempo.

  2. A mi me gusta esa imprecisión porque es un poco la forma en que se vivía antes. Normalmente no son esos 40 segundos/día, como en Casio no son esos 30 segundos/mes. Digamos que lo normal es 20 segundos/día. Entonces lo que puedes hacer es ponértelo retrasado dos minutos. Dos minutos es una cifra de tiempo muy asumible, comparable al desfase que puede acabar teniendo un cuarzo cuando toca el cambio de hora.

    Entonces en una semana va casi exacto, y en dos semana adelanta dos minutos, entonces lo coges, y lo vuelves a ajustar. Con la carta de ajuste como se hacía antaño, o con un radiocontrolado. En mi caso no es algo molesto, simplemente un hábito. Obviamente me gusta más cuando ese proceso lo puedo hacer con periodicidad mensual, aprovechando el ajuste de fecha. eso requiere un reloj con un desfase de menos de 10 segundos/día, o sea un buen reloj mecánico, o uno que haya salido bien ajustado.

    En todo caso, tu mismo puedes ajustarlo fácilmente. Es un proceso similar al cambio de pila, y es normalmente sencillo que quede entorno a los 5-10 segundos/día.

    Del mantenimiento tienes razón, es un aparato mecánico y por tanto sufre desgaste. Las revisiones oficiales son caras, pero un relojero normal de esos que cobra 5€ por cambiar una pila, cobrará 15€ o 20€ por limpiarlo y engrasarlo.

  3. Contigo no vale esa imprecisión porque cambias de reloj, o sea, no llevas uno siempre, entonces cuando vuelves a ponerte el mecánico, lo ajustas y listo, ya lo tienes en hora. Eso no vale 😀

    Cierto que antes se vivía con cierta imprecisión, pero también se asumía, quiero decir que no era tan importante como ahora acudir puntual a ciertas partes. Hoy en día la importancia de la precisión es mucho más valiosa -o esa sensación tengo, no se- que antaño. Por eso disponer de un instrumento fiable es esencial, y si tienes un reloj del cual no puedes fiarte, o puedes fiarte menos que del smartphone que llevas a todas partes, no se para qué gastarse un dineral en un mecánico… Pero tampoco me hagas mucho caso, ya sabes lo que pienso de los mecánicos…, a no ser que sean el Vacheron Constantin aquel, que entonces ya casi da igual que atrase o que adelante, jaja!

    Si un relojero cobra 15 o 20 € por engrasarlo y limpiarlo (bueno, por limpiarlo y engrasarlo 🙂 ), entonces es, como bien dices, un «cambiapilas». Un mecánico para engrasarlo hay que desarmarlo casi por completo, es un proceso laborioso y no exento de riesgos, luego volverlo a montar, y antes ir aceitando pieza a pieza con su aceite específico. Claro, en un movimiento Miyota quien lo hace? Casi nadie, supongo, si te cuesta este mantenimiento 90 €, ya te cuesta casi como el reloj. Al final es un riesgo porque sin ese mantenimiento cada vez el reloj irá a peor, y entonces se tomará la solución que se hacía antes, en tiempos de mis padres (y supongo que de mis abuelos): tirar el reloj y comprar otro. O ajustarlo uno con un destornillador.

    No estoy en contra de eso, que quede claro, a mí me parece genial que ese mantenimiento se haga en un reloj, porque es dar trabajo a relojeros y hay que reconocer que es una tarea muy difícil, pero cada vez quedan menos buenos relojeros, y los que quedan son de las casas oficiales, claro, gente que compra su modelo «el que sea» de mil o dos mil euros -o mucho, mucho más- como dices al principio del post, y entonces sí, los llevan al SAT para ese tipo de revisiones. O eso, o cogemos todos un Swatch con el Sistem51 (que también -y «tan bien»- analizaste en este mismo blog, por cierto), que es lo suyo y al menos se asegura fiabilidad por esos diez años que, dicen, tienen de media la efectividad de los lubricantes.

    Resumiendo, que al final si no lo mantienes, un mecánico se convierte en un bonito objeto de adorno, pero poco útil. Aunque también es verdad que como no sea un reloj caro, en diez años la mayoría de personas que usan reloj habrán cambiado de modelo unas cuantas veces, ¿verdad?

    Pero dicho lo anterior, y quizá precisamente por eso, como reloj «cañero» este Thermidor está genial, porque su precio es enormemente competitivo que quien lo compre, en diez años seguramente lo tendrá amortizado de sobra.

  4. No creas. Suelo tener siempre preparados un par de mecánicos, y los voy alternando durante entre dos semanas y dos meses. Entonces cambio. Es decir, si que paso por los problemas de precisión, pero ya digo que uno se acostumbra fácilmente.

    Tienes razón en que la sociedad actual nos mete prisa. Antes los trenes pasaban más o menos a y cuarto, y ahora dicen a y 12. Sin embargo, lo mismo el tren pasa a y 10 como a y 14. O sea se nos establece una puntualidad que al final es falsa.

    En mi caso siempre he defendido la puntualidad en todo. Pero asumo que hay un margen de 5 minutos ante la que no pasa nada.

  5. Nadie al que le interese que un reloj sea preciso hasta los segundos utiliza un automático, o de hecho, un analógico asequible. Si alguien se obsesiona por 20 segundos al día, debería utilizar un digital, de preferencia radio controlado.

    Si esos 20 segundos son tan importantes para una cita, el error no es del reloj, sino del usuario que no salió a tiempo.

    Respecto a este reloj, nunca me había tocado ver que se le llamara «diver» a un reloj con solo 100 m de resistencia al agua

  6. Efectivamente Kabe. Y yo soy bastante dual. Es decir, valoro por un lado los digitales radiocontrolados, y por otro los mecánicos. Todo depende de si en esa situación en concreto la precisión es obligatoria, como un viaje de varios días, o es preferible el placer mecánico.

    Lo de Diver es obviamente una concesión a su estética inspirada en ese tipo de relojes. Tampoco está tan lejos de la realidad, puesto que hasta hace unos años, se consideraba reloj de buceo a aquellos que eran WR150M. Ahora se parte del WR200M como mínimo.

  7. Sin menospreciar, ni mucho menos, a este modelo en concreto de Thermidor (todo lo contrario, me encanta la marca y sus relojes), este modelo es casi una copia de un TagHeuer que tuve hace algunos años.

    Lo único que cambia totalmente es el diseño de la correa, los eslabones del Tag tenían forma de «y» griega. Preciosos. Y la corona estaba mas protegida.

    El resto, el fondo azul, la aguja horaria, etc, iguales. Al ver la primera foto, creía que era el mismo reloj.

    Saludos.

  8. Reconozco que es difícil innovar en un reloj de estilo buceo Aqualung. Obviamente este Thermidor toma muchos elementos de aquellos TAG Heuer Aquaracer que creo que es el modelo al que te refieres.

    A su vez ese modelo se parece al que sacaron en los 80:

    Que al mismo tiempo se parece a otros, y así vamos retrocediendo en el tiempo hasta llegar al primer reloj de buceo como tal, el Rolex Submariner.

  9. Este thermidor me recuerda mucho a la linea Citizen NY00040 de titanio, 100m, acabados muy dignos, diría que buenos, y en un precio muy competitivo. La máquina es una buenísima máquina Miyota-Citizen que normalmente vienen muy bien ajustadas, para un mecánico andar en +10sec/día está muy bien y estás máquinas lo consiguen. Lo mismo que critiqué la linea chinorris del otro artículo de Thermiwatch, creo que por este camino van bien.
    Gracias por el artículo

  10. JIC gracias por tu comentario. Realmente este Thermidor, monta una máquina bastante mejor que la Miyota 82xx, es una SII NH35, es decir, la versión ebauche de las Seiko 4R35. En cuanto a diseño a mi también me gusta mucho, y el único fallo que le encuentro es el fallo de calidad en el lumen aplicado.

    Ahora que el NY00040 parece que se ha retirado de la producción, este Limited Edition puede ser una buena alternativa. Máxime considerando que cuesta un 50% de lo que costaba el NY00040. Claro que éste era WR200M.

  11. Hola!
    Me alegro de que Thermidor sea española, por lo menos a medias, porque no fabricar ni sus propios me parece un poco «heavy», cuando incluso los propios franceses tienen sus propios movimientos. Que no es por tener ninguna queja sobre Miyota (Citizen), que son movimientos con una relación calidad-precio-durabilidad muy buena, pero hubiera estado bien que este bonito reloj con sus fallos o sin ellos, hubiera sido 100 % español.
    En mi caso, tenemos dos relojes Thermidor, son mecánicos y nos los regalaron en la primera comunión. Uno es mío y otro de mi hermano, al mío le dóy cuerda desde el año pasado para que el mecanismo trabaje, pero el de mi hermano, se ha quedado atascado.
    Siempre he estado detrás de comprar un mecánico sobre todo de las marcas japoneses: Seiko, Orient y Citizen, pero siempre me termino echando atrás. Me parece que en los tiempos actuales la precisión es muy importantes, y estos relojes son más un accesorio elegante que otra cosa. Que sí, que es muy bonito ver cientos de piezas se mueven al únisono para dar la hora, de hecho aparte de los Thermidor tengo un Titan automático que perteneció a un tiío abuelo y un Fauvre Leuba de oro, un vintage automático de 36000 alternancias (casi nada) pero como ya te digo, veo más a estos relojes como una joya que como lo que tiene que dar, que es la hora con exactitud.
    Y mas cuando lo comparo con el simple modulo 593 de Casio, con una exactitud de uno o dos segundos al mes, no sé, no me imagino en mi muñeca, que encima es pequña, un reloj pesado y que además se atrasa tanto.
    Saludos.

  12. José Manuel, hay algunas empresas interesadas en desarrollar un movimiento español, en breve tendréis una entrevista con una de ellas. El problema es que hace falta financiación, y eso en nuestro país no es fácil.

    Un mecánico te va a obligar a ajustarle la hora cada dos semanas, pero es una operación de 20 segundos que no es molesta. Sin embargo me has leído el pensamiento, y estoy trabajando en una comparativa de mecánico contra cuarzo, donde precisamente unos de los contendientes es el Casio F-91W.

    Te animo a que pruebes con un automático. Orient los suele sacar muy ajustados, nunca como un cuarzo, pero si tienes suerte, estará en menos de 10 segundos de desfase al día. Lo que te decía que con ajustarlo cada 2-4 semanas sería suficiente.

  13. Yo en lo personal, solo me llega ala mente esto. Siempre tuve reloj. Casio era mi preferido. Todavia conservo un VDB-3000 japan c. De la serie HOTBIZ. Siempre me fascinó la precisión y sofisticación de un reloj digital. Timex, Casio, Orient. Solo me falto tener un Seiko digital.. Casi no me gustan los analogicos digitales. Acabo de comprar un reloj japones barato. Un Naviforce 9089. (Ojo. Es japones. Manofacturado en china. Como todo y casi todo.) y casi me arrepiento. Me gusta. Pero es electrónico. Y se termino el encanto. También tengo dos mecanicos japoneses. Un Citizen y un Oriente, de nivel de entrada, basicos. Y me encantan. Solo saber que un ingenio mecánico, sofisticado, como lo puede ser una un reloj completamente digital. Esta hay, en mi muñeca.Me hace las delicias en mis pensamientos. Los smartphones lo son todo para mi. Menos un buen reloj. Para eso. Me compro un sofisticado Cicret Bracelet. Y listo, asunto arreglado. Y donde quedo la mecánica. Y mis pensamientos. Donde quedo el amor. No. Los relojes digitales pasaron a mejor vida. Mi Casio es un fantasma de otra época. Y los Cuarzo analógicos, son en el mejor caso. Un sofisticado adorno. Solo. Y solo un movimiento mecanico. Sea Suizo. Frances, japones, español, gringo o chino. Despierta en mi, el deseo de trasladarme, a Alicia en el pais de las maravillas. Y ser como el hombre de hojalata. O Como el androide Data. De Viajando a las estrellas. La nueva Generación. Y todo con un Classic Rock de los 80s como musica de fondo, y proyectada en pantalla gigante con un proyector mecánico de 35mm. O.S.S.A. Vic-C. Con carbones de mercurio. Mister roboto de STYX….
    Si no comprenden mi punto. No comprenderan mi pasión por los movimientos mecanicos, y sus pulseras. Saludos.

Deja un comentario