Kronos Vintage Automatic Black

Cuando escribía acerca del Kronos K300 Automatic Blue (736N2.8.65) os reconocía que la marca relojera española Kronos, se había convertido en mi favorita. No sólo es que sea una marca española, ni que sea de mi ciudad. Tampoco es por su historia, que como sabéis se remonta al año 1930, sino que es sencillamente porque saben hacer buenos relojes. Kronos de Unión Suiza es una marca honesta, con la que no pagas por intangibles, solamente por lo que obtienes, que suele ser mucho.

Desde que le hice la entrevista a Xavier Vendrell, tenía en mente el Kronos Pilot Automatic Black (990.8.55), precisamente el reloj que él llevaba en su muñeca en aquel momento. Sin embargo, se cruzó por mi camino el Kronos Vintage Automatic Black (979.55) (Visita a Kronos (Kronos Vintage Automatic y Paul Davis)), y me encantó.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaAcero inoxidable 316L. 43mm de diámetro sin contar la corona
CoronaAcero inoxidable a presión
EsferaColor negro
BiselAcero inoxidable fijo
CristalZafiro con antireflejante
Lumen
TraseraAcero inoxidable roscada con cristal de exhibición
CorreaCorrea de piel cosida a mano en color negro
FuncionesHora, minutos, segundos y día del mes
Resistencia al agua5 ATM (50M)
PesoN/D
MecanismoETA 2824-2. 28.800 vph. 25 rubís
ComplicacionesCarga automática con rotor bidireccional, parada de segundero, remonte manual
Prestaciones42h de reserva de marcha. +/- 12 segundos/día
OrigenSwiss Made
Garantía2 años
PVP575€
DistribuidorRelojes Kronos

Presentación

Kronos ha renovado el packaging de sus relojes, así que lo que vemos con este Vintage Automatic es una novedad. La marca mantiene una caja de cartón exterior parecida a la interior, aunque ha sustituido el escuche basculante de símil piel en color negro por una caja de madera que tiene toques azul metalizado. No es un gran cambio, pero mejora la apariencia general del producto, tal vez un aspecto más actual y desenfadado. Si quieres ver cómo era el anterior, puedes leer la prueba del Kronos Sport Q Racing Chronograph Silver (K005.8.105).











La dotación es literalmente la misma que en el Kronos K300, de hecho al compartir calibre, la marca ha preferido aprovechar el mismo manual que hace las veces de tarjeta de garantía. Algo que podrían mejorar dándole un carácter único a cada modelo.



Diseño y construcción

Las lineas generales se inspiran en aquellos relojes de las década de 1950 que fueron pioneros gracias a las manecillas luminescentes tintadas con pintura de radio, un diseño que nos recuerda al Panerai Radiomir, o a los indicadores del panel de instrumentos de un automóvil de esa época.

Pero claro, eso es solamente inspiración, porque en Kronos han utilizado toda su experiencia para dotarlo de unos materiales y una construcción adaptada a nuestros tiempo. Empecemos por el tamaño, que con 43mm de diámetro sin contar la corona, sigue las tendencias actuales de relojes ligeramente grandes. Moda y estética aparte eso lo convierte en un reloj muy legible.



La mayoría de relojes con inspiración vintage, beben de la aviación, relojes muy bonitos, pero que se ven a menudo, así que se agradece que el Kronos Vintage tenga una corona a presión de diseño convencional en vez de estilo cebolla. Las manecillas son de tipo Mercedes, con una buena superficie para el lumen, y que tienen la ventaja que en la oscuridad, permiten ver la saeta horaria aunque ésta quede superpuesta bajo la minutera. Sin mucha luz, se nota la diferencia, los numerales se ven bien, pero las agujas lo hacen aún mejor. Un detalle especialmente agradable es que las saetas son de color blanco, lo que refuerza mucho la legibilidad. Aún a día de hoy me sorprende como puede haber marcas como Rolex que sigan empeñadas en las manecillas plateadas, por mucho oro blanco que sea.



La esfera es de color negro, y utiliza un recurso parecido al del Kronos Pilot Automatic Moon-Phase Silver (718.35), diferentes contrastes concéntricos en su parte central que hacen que la luz refleje de manera diferente. Lo normal es tener el fechador a las 3, aunque algunos relojes, sobre todo si son de estilo buceo lo colocan a las 9, o incluso a las 6. Una solución original por la que ha optado Kronos es situarlo a las 4:30, lo que rompe un poco con las lineas vintage que tal vez le harían parecer anticuado.

La caja es de acero inoxidable 316L, acabada en mate salvo los contornos y el bisel exterior fijo que son a brillo. La marca no proporciona detalles sobre el resto de dimensiones, así que he procedido a medirlas, dándome una altura de 11mm de alto, y un peso de 70g. Que el calibre 2824 es una maquinaria delgada (4,6mm) todos lo sabemos, pero cuando llevamos un reloj delgado es cuando verdaderamente notamos sus ventajas.



El cristal es de zafiro irrayable, no podía ser de otra manera en un reloj de su categoría, con tratamiento antireflejos y ligeramente abombado. Una solución que mira hacia los antiguos cristales de plexiglas de la época, y que prima la estética ante la funcionalidad.

La tapa trasera es de exhibición, muy conveniente para deleitarnos con su movimiento cuando no llevamos el reloj puesto. Entre los grabados que incorpora, podemos ver que es la caja modelo 6069.



La correa es de 22mm según mis mediciones, Made in Italy, y de cuero genuino (Vera Pelle). Tiene un aspecto artesanal, resaltado por las costuras en color blanco que combina perfectamente con el carácter del reloj. La hebilla de acero brillante va firmada.



Movimiento

Este Kronos Vintage Automatic incorpora un archiconocido ETA 2824-2. Una fiable maquinaria suiza que es además refinada y que funciona muy bien. Muchas veces leemos que se le considera una maquinaria de entrada, lo cual es cierto en parte, porque se refiere a que es el diseño más básico de calibres mecánicos de carga automática Swiss Made. Para que nos hagamos una idea, Swatch Group, la empresa paraguas bajo la que opera ETA SA Manufacture Horlogère Suisse (ETA), lo vende a unos 200€, nada que ver con los apenas 30€ de una Miyota 8215.



Lo tengo en el Kronos K300, el Colomer & Sons Graham Bell, el Justina 11906B o el Hamilton Khaki, y en todos ellos se comporta de manera muy homogénea. Esencialmente es el mismo que vemos como Longines L633, Breitling B17, Tudor 2824, TAG Heuer Calibre 5, Ball RR1103, LACO 24 y un largo etcétera. Sin embargo, el 2824-2 es cada vez menos común, dentro del Grupo Swatch parece que hay una tendencia a reducir la frecuencia de oscilación, y así aumentar la reserva de marcha, lo vimos primero a 21.600 vph con el ETA C07.111 (Hamilton H-10, Tissot Powermatic 80 o Mido Calibre 80) y después a 25.200 vph en el ETA A31.L81 (Longines L897). Fuera de Swatch, parece que los fabricantes prefieren apostar por sus versiones compatibles, los Sellita SW-200, STP1-11, Ronda R150 o incluso los chinos Seagull ST21 (Valanvron VAL-24 el mismo ensamblado en Suiza).

Me he fijado que en ETA han alterado las cifras de especificaciones, y si bien su desviación media diaria se mantiene en +/- 12 segundos por día (en el grado estándar), la reserva de marcha se ha incrementado de las anteriores 38 horas, hasta las actuales 42 horas. No creo que se deba a un cambio del muelle real, sino a que más bien la autonomía que anunciaban hasta ahora era demasiado conservador. En mi caso he medido que la cumple sin problemas, unas 44 horas.

En cuanto a precisión es muy buena, demostrando un buen ajuste. Entorno a los +8 segundos/día que son suficientes para tenerlo que poner en hora una vez al mes (coincidiendo con el ajuste del día mes).

Sensaciones

Ya sabéis que las esferas oscuras no son lo mío, y no puedo evitar pensar en cómo quedarían los modelos de la Colección Vintage de Kronos con una esfera crema como la del Orient Bambino. Pero luego me pongo a pensar, y me doy cuenta que sería incompatible con ese lumen tipo antiguo, o esas manecillas claras en linea con las del Duward Aquastar Hockenheim.

La calidad del conjunto es soberbia, tal y como nos tiene acostumbrados la marca. Se mire por donde se mire es algo que no pasa desapercibido. Detalles como la «K» en el bisel de la tapa trasera, los índices horarios de forma romboidal, la hebilla y la corona firmadas, …



Al final tenemos en la muñeca un reloj que aunque reconoce su inspiración vintage, la dota de elementos indiscutiblemente actuales.

Conclusiones

El Vintage Automatic es un guardatiempo de exquisita calidad. Un reloj de precio medio-alto que ofrece más que ningún otro, y que lo rodea de un aura retro muy original. Qué duda cabe que si llevara otra marca impresa en su esfera podría costar más del doble, y es que ese es el principal atractivo de la marca Kronos, su competitiva relación calidad-precio.



▲ Más▼ Menos
Calidad y materiales excelentes
Diseño retro
Sólo disponible en negro

7 comentarios en “Kronos Vintage Automatic Black”

  1. La inspiración en el Zenith Pilot Type 20 es evidente. Hay un par de variaciones respecto al diseño orginal con las que creo no han acertado.

    Una, que en la esfera, los números de hora que son múltiplo de 3 están en impresos con una fuente más grande que el resto: es una variación con la que arriesgan y, a mi gusto, no aciertan.

    La otra, la corona: tenía que haber sido tipo ‘cebolla’. La utilizada no pega, me parece hasta anacrónica.

    En cambio, una variación que sí me parece todo un acierto es la minutería tipo ferrocarril mostrada en la parte más externa del dial.

    Por lo demás, tal como señala Guti, un reloj honrado en lo que a precio se refiere.

  2. Muchas gracias un relojista. Fíjate que los diferentes tamaños de los numerales es algo que a mi sí que me gusta mucho. Al final en cuestiones estéticas cada uno tiene su opinión, pero lo que sí es cierto es que como casi todos en su catálogo, son modelos con un precio honrado como bien dices. Buenos materiales, buenos acabados, y precio razonable. Sin marquismos ni intangibles.

  3. No me agrada para nada la fecha a las 4:30. Ponerla a las 3 crea una ilusión de continuidad hacia la corona. Ponerla a las 430 crea dos interrupciones visuales en el reloj (la fecha y la corona). Generalmente, la fecha a las 430 es por subdiales, pero aquí no los hay.
    En lo personal, no me gustan las coronas estilo cebolla.
    El mote de «vintage» no le queda a un reloj tan basto. Un reloj mas pequeño, digamos, 39 mm, hubiera sido mas acorde al nombre.
    Hablando de tamaños de relojes, ultimamente he usado mucho mis viejos Tissot y Omega de 35 mm. Se ven menos ridículos de lo que pensaba (por su tamaño, en mi mano grande, acostumbrada a relojes de 42 mm). Me pregunto, como puede un reloj de hace 60 años ser mas delgado (y pequeño) que las tremendas maquinotas de hoy, de 11 a 13 mm de grosor

  4. Disponibilidad de colores, la que desee el cliente siempre que sea el negro, que dijo Henry Ford sobre su Modelo T.

    Aquí uno más al que la ventana de la fecha a las 4 le rechina en este estilo. A las 3, creo que quedaría más que bien y justo entre los extremos del 3.

    La corona se la veo muy simple. Quizás si no una cebolla al no ser un reloj de estilo aviador, el extremo de la corona por ejemplo más abombado, no tan plano, o que quizás en su posición presionada se embutiera como media corona en la caja y sobresaliera eso, el extremo como media esfera por así decirlo, le quedaría mejor.

    Kabe, la corona de este reloj no es la de estilo cebolla. Esa es la que suelen llevar los estilo aviador/pilot y por supuesto de inspiración y estilo clásico o «vintage». En los que algo se inspira este modelo como otros, y claro que es estilo «vintage». ¿Qué crees que sólo es un reloj «vintage» un reloj tamaño cadete de época pasada, tipo Festina Extra por mencionar uno? De eso nada.

    Busca fotos antiguas de pilotos aviadores de las guerras mundiales, y verás los relojes de aviador como eran parecidos incluso a este Kronos. Date cuenta que potenciaban su fácil lectura, los llevara el piloto o copiloto en muñeca, como si era el caso en que el piloto se lo quitaba de la muñeca y lo montaba en un emplazamiento en el tablero instrumental del avión diseñado para tal fin. Así que eran relojes generosos en tamaño y con esferas con números grandes.

  5. Kabe y Alejandro, veo que coincidís en que no os gusta la posición del fechador, ni la corona. En cuanto al fechador, es cierto que lo tradicional, y no sé si lo más estético, pero al menos a lo que estamos acostumbrados es a las 3. Este cambio, a mi me parece una consideración estética que le da un aire diferente al reloj. En cuanto a la corona, es cierto, quizás algo intermedio entre una tipo cebolla y otra tipo tradicional como la que monta hubiera sido lo ideal.

    En cuanto a tamaño, no puedo acostumbrarme a relojes de 35mm, es algo subjetivo, está claro, porque cuanto más pequeño, más cómodo, aunque también menos legible. Para mi la cifra iría a partir de 38mm, siendo el ideal lo máximo posible que no exceda el ancho de la muñeca. Ciertamente en la época de los relojes de aviador, eran relojes de bolsillo adaptados. Fácilmente superaban los 50mm, llegando incluso hasta los 60mm.

    Lo que si valoro es el grosos, un reloj lo más delgado posible, y que al menos, no esté engordado artificialmente, como ocurre en muchos modelos. Aunque es cierto que un reloj mecánico necesita un cierto grosor debido a su mecanismo.

  6. Hola Javi, yo tengo este reloj en color crema, y la verdad que queda mas bonito que el negro. Hace muy poco que lo compré y de momento estoy muy satisfecho. Un saludo.

Deja un comentario