Mi nueva bici

Despues de un rebentón en la rueda trasera de mi antigua BH, con algo más de 10 años, y que debido al paso del tiempo y el uso, las cubiertas empezaban a cuartearse, el eje tenía alguna holgura, y habría que equilibrar las ruedas, he decidido sustituirla por una nueva.

La elegida ha sido una Conor AFX 2.0 Disco en color negro, y talla 21.

Sin llegar a ser una MTB de gama alta, el precio de 280 €, me parece magnífico teniendo en cuenta las características de la bici: cuadro de aluminio 6061 T6, frenos de disco Tektro IO, horquilla con suspensión RST 191 y cambio Shimano Altus CT-95.

La ímpresión a simple vista es de solidez, salvo los pedales de PVC, que los voy a cambiar por unos de alumino. El grupo Shimano, podría ser algo mejor, un Alivio por ejemplo, pero para el uso de dominguero que le voy a dar, lo encuentro más que suficiente.



4 comentarios en “Mi nueva bici”

  1. Qué envidia. Cuando me toq… perdón, a mi madre le toque una Bonoloto y pueda vivir de las rentas, pienso volver a coger la bici.

    Eso sí, a mí siempre me ha gustado más el ciclismo de carretera. ¡El tercer plato es para mariquitas! (intentando batir el record de flame más basto y de troll más estulto).

  2. Los extremos son malos. Cuando hacía carretera (hace ya catorce años de esto), llevaba unos platos normalitos: creo recordar que un 52 y un 42. Pero, como todos los novatos que veo por ahí, estaba obsesionado con el "estilo Rominger": mover mucho desarrollo. Así, cogí mucha fuerza pero poca agilidad. Cuando me crucé con unos amigos profesionales y nos fuimos juntos a subir un puertecillo, en la bajada me dejaron atrás. Llevaban el mismo plato grande que yo, quizá algún diente más, pero movían las piernas a una velocidad tan endiablada, que no podía seguirlos.

    Luego me enteré de que, al principio de temporada, se tiran una cantidad impresionante de kilómetros sin usar el plato grande, ni siquiera en las bajadas. Así logran adquirir velocidad en las piernas.

Deja un comentario