Ya os explicaba en Test Drive II: The Duel que mi primer juego para PC había sido el Rick Dangerous.

Desarrollado por Core Design, las casa inglesa de Derbyshire que años después triunfaría con Tomb Raider, y publicado en 1989 por Rainbird Software, del grupo Telecomsoft como Silverbird y la más conocida Firebird. Sin embargo no se lanzaría hasta tiempo después, una vez adquiridos por Microprose, que más centrados en los simuladores que los arcade, no impidieron que fuera un éxito de ventas, y mayormente de crítica.

El planteamiento era original, un juego de plataformas horizontal, ambientado libremente en los escenarios de Indiana Jones en En busca del arca perdida, con unos sprites que a modo de caricatura resultaban simpáticos.

Estuvo disponible en plataformas de 8 bits (Spectrum, CPC y C64), con resultados bastante buenos, y en plataformas de 16 bits (Amiga, Atari ST, y PC/DOS). Las dos primeras eran brillantes, y la de PC mantenía la jugabilidad de éstas a costa de reducir la calidad de sonido, y el nivel gráfico que soportando CGA y Tandy, llegaba como mucho a EGA (320×200 a 16 colores).

RD no ofrecía nada inédito en cuanto al modo de juego, salvo su peculiar ambientación y estética. No obstante lo bien diseñado y programado que estaba, y la amplia variedad de plataformas en las que se puso a la venta, fueron la clave.

Constaba de cuatro niveles:
– Sur América
– Egipto
– Castillo de Schwarzendumpf
– Base de misiles

Empaquetado en un único ejecutable, y gracias a la compresión EXE, y a un único cargador, su espacio quedaba reducido a 63 Kb. para la versión Tandy; 96 Kb. para la versión CGA; y 121 Kb. para la versión EGA.

Un año después, en 1990 aparecería Rick Dangerous II, con más niveles, unos gráficos algo mejores, pero también menos carismáticos.

Si tienes morriña, mi consejo es que te hagas con ellos, y los disfrutes desde DOSBox, o mejor, una máquina DOS de verdad. Sino, puedes echarle un vistazo a XRick, un remake que se creó usando los gráficos y el sonido de la versión de Atari ST. Como está basado en SDL (Simple DirectMedia Layer library), está disponible para muchas plataformas, o más cómodo todavía, el RickJS, un port en Javascript, que siendo igual de fiel al original, funciona de manera sorprendentemente fluida.