Estaba disfrutando de unas placenteras vacaciones, cuando un email de Google ha venido a importunarme.

Se trata de un correo electrónico enviado a uno de mis buzones de gmail. Digo enviado a uno de mis buzones porque tengo varias. El contenido del correo es indicativo, saben la marca y modelo de mi móvil, lo cual es técnicamente sencillo de obtener, pero además saben que no tengo instalado Google Drive, ni Google Photos ni Chrome. Viene a decirme lo siguiente:

Javier, tu teléfono Samsung Galaxy S8, no tiene las apps de Google más recientes.



No tengo porque ocultar que sigo prefiriendo Opera a Chrome o Chromium; que no me gusta Google Drive, o que Google Photos no me aporta nada. Que sepan las aplicaciones que no tengo instaladas es algo que sólo podrían hacer espiando los contenidos de mi dispositivo, o al menos accediendo a lo que tengo instalado desde Google Play. Pero no ha sido así, el correo lo han enviado precisamente a mi dirección de contacto, que tengo configurada para recibir desde la App de Gmail pero que como digo no es la dirección desde la que instalo las aplicaciones.

Me gustaría saber como lo han averiguado, dicho de otro modo, sin cruzar información que no deberían. ¿Qué será lo siguiente? Recriminarme por usar Outlook o Word en Android? ¿Advertirme por usar Windows o iOS en otros dispositivos?