Inoxcrom

La casa barcelonesa Inoxcrom, fundada por Manuel Vaqué Ferrandis en 1955, como evolución de su pequeño taller de artículos de escritura, tenía por objetivo inicial la comercialización de su estilográfica de diseño y fabricación propia, la Inoxcrom 55.

El nombre surge de la combinación de las palabras inoxidable y cromado, que era el material con el que estaba construida esa primera pluma estilográfica.



De ahí, y hasta los años 80, el negocio de Inoxcrom sigue creciendo, y la marca se define con productos de precio bajo-medio, y calidad media-alta. Sorprendentemente, y a pesar que en 2003, Inoxcrom era la marca líder de escritura en España, y estaba en el top 10 a nivel mundial, el fallecimiento de su fundador, la hizo entrar en una profunda crisis.

En 2009, sus herederas, venden la compañía a Alberto Novel, que se hace cargo de ella por 1 euro, pero poco después éste la vende nuevamente a Sebastià Clotet, que inicia una dura fase de despidos, hasta terminar declarándose insolvente.

Los juzgados entregarán finalmente la compañía en 2012 a Blond Europe S.L. de la que forma parte mayoritariamente Clotet y Juan Marroquín en contraposición a Inoxgrup, liderado por los trabajadores que quedaban.

La marca me ha acompañado toda mi vida, desde el set de estilográfica y bolígrafo de mi primera comunión, hasta los Sierra de mi EGB, o los Sakyo de BUP.

De esta forma, reemprende nuevamente su marcha, en este 2012 cumple su 70 aniversario, con unos productos que siguen destilando la esencia que la hizo famosa en sus días. ¡Esperemos que cumpla muchos más!



3 comentarios en “Inoxcrom”

  1. Qué pena. No sabía que había ido pasando la casa por esos vaivenes y tan recientes. Como también cliente de siempre desde luego no lo he notado.

    Uno de mis primeros bolígrafos, y completamente de acero inoxidable es un Inoxcrom que creo que tuvo que ser de la primera época de la compañía pues ya era de mi padre y de muchos años… y me lo dio a mí en época de instituto al ver que me pasé a este tipo de bolis con cartuchos por la cantidad que escribía y que me salía a cuenta esos recambios con semejante carga de tinta respecto a desechables y en duración respecto a una pluma estilográfica.

    Me gustaba tanto ese bolígrafo que pasó a ser mi boli de diario muchísimos años. Y aún lo tengo y lo tendré. ¡Si está casi como nuevo! Sólo alguna ligera mella del clip y terminación del capuchón (que no es tal, porque es de los modelos por pulsador) de haberse usado y bien. Se lo compraría mi padre entre los 70 y 80… y ahí sigue. Yo recuerdo vérselo de siempre.

    Tengo uno que me regalaron también muy de acero, pero no sé si será de la Inoxcrom made in Spain o de la Internacional. A ver si puedo averiguarlo por su caja o de alguna forma. Pero ya no es de acero entero. Este sí es de capuchón, tipo pluma, pero la terminación de la misma sospecho que es en gran parte de plástico cromado o de alguna aleación (¿latón?) y cromado, junto con el clip. Porque lo que es la parte de acero inoxidable del clip casi ni se ve, lo oculta la terminación. Bueno, y el agarre, que es de un plástico liso negro con algo de facetado de cuatro caras (bastante cómodo), con un aspecto que me recuerda al de la baquelita negra brillante. Es de tipo «roller» creo que les llaman, de tinta más líquida. Este prácticamente ni lo he estrenado, para poca cosa. En su cajita plateada, muy chula y aparente eso sí, acolchada, con los grabados en brillante «Inoxcrom» y «The writing obssesion» en caligrafía.

    Pero el abuelo, ese es Made in Spain, pero por derecho propio por pura antigüedad. xD

  2. Ahora que me fijo, la pluma de la foto es casi una Zeppelin, se le parece muchísimo. Yo tengo el «roller» así en acero que ya comenté en el comentario de arriba, regalo de hace más diez años. Sólo delatan que no lo es que no tiene el culote redondeado y cromado, y que la tapa del capuchón que sí lo es, pero más larga que en el diseño Zeppelin.

    Pero mira Guti (y todo el que lea esto) lo que hacían por entonces aún en los 90, más bien asequibles de precio, y que me encontrado hoy en una de «mis» papelerías, en la que también ha caído una ARC Carbone. Toda una INOXCROM Andreas:

    La pluma en sí, no la tuve. Pero el plumín sí, entre 4º y 6º de EGB en la primera mitad de los 90 (y no tengo ni idea de qué pasó con la pluma, sí recuerdo que empezó a perder demasiada tinta por la boquilla y dejé de usarla). El que usé en el colegio, creo que también era bitono (con la punta hasta los hombros de los gavilanes en acero pulido, y chapado el resto con el grabado de la carabela). No recuerdo si era una Caravel, pero siendo ya entrados los 90 y habiendo visto imágenes de una Corinthian 1492, no descarto que fuera una «frankenstein» rara de los que a veces se marcan los fabricantes (e Inoxcrom no iba a ser menos, y más tras la advertencia de demanda que cuentan que le dio Montblanc por la Caravel). Porque el anillo del capuchón de la Corinthian con el 1492 me trajo recuerdos como el plumín, pero sí recuerdo que las formas del culote de la pluma y la tapa del capuchón eran más al estilo de la Caravel, no achatados.

    Así que cuando vi la caja, el precio, y al abrirla y sacarle el capuchón toparme con él… para casa.

    Eso sí, es ligerísima, claro. Al ser de resina (que decir que es de plástico resta «glamour» xD) y para carga por cartuchos estándar o convertidor. Que por cierto, trae uno limpio pero picado (inservible) y el de tinta azul real está vamos… que si llega a escribir será de milagro. Lo que le queda de tinta está momificada ya por lo menos.

    Tiene un tono de buen vino tinto al trasluz muy bonito, en las fotos sale un tanto más oscura. Para ser tan clásica y elegante de líneas, tiene cierto toque alegre por ello.

Deja un comentario