Juego de cubiertos Arcos Berlín

Seguimos hablando acerca del mundo del hogar. Después de la vajilla Duralex Lys Saphir, os explicaba en cubiertos Made in Spain que me apetecía renovar mi cubertería por una que fuera Made in Spain.

La elegida fue finalmente la cubertería de 24 piezas Berlín del fabricante español Arcos. Para los que no estéis al tanto, la albacetence Arcos Hermanos S.A., o simplemente Arcos es una de las firmas más antiguas de España, remontándose sus orígenes al año 1734 cuando Juan de Arcos comenzó la fabricación de tijeras.

A día de hoy, Arcos sigue fabricando tijeras como en sus orígenes. Además, fabrican navajas y cubiertos, siendo la empresa cuchillera más grande de España, con presencia en más de 70 países de todo el mundo y un ritmo de producción de 50.000 unidades al día. Pese a su carácter multinacional, la sede central sigue estando en Albacete, y el presidente, Roberto Arcos, descendiente del fundador hace casi tres siglos, y toda la producción es Made in Spain. Roberto Arcos tiene dos hermanos, todos ellos vinculados también en la empresa: Pedro Arcos, el actual director general, y Ana Arcos la directora de relaciones institucionales.



Primero lo primero, así que empezamos como siempre por su desempaquetado o unboxing. Nos llega en una caja de embalar de color blanco, pero que lleva los indicativos de la marca. Acostumbrados a packagings neutros, da un toque de personalidad al envío.



Se presenta en una caja cubierta de un cartón de color blanco, algo anodino porque en este caso no lleva ninguna inscripción, salvo por su código de barras.





Al abrirlo las cosas vuelven a cambiar, una elegante y sobria caja de color negro con el logotipo de Arcos en un bajorelieve plateado.



Deplegando la tapa nos encontramos con la cubertería en sí, que tiene una presentación muy lograda. La parte superior nos muestra una fotografía de los elementos que la componen, así como sus números de referencia, sobresaliendo una primicia 10 year guarantee, o sea 10 años de garantía, que nos refuerza la sensación de calidad, sin lugar a dudas, uno de los factores por los que he elegido la Arcos Berlín.



La originalidad no termina ahí, puesto que en el estante superior tenemos una pieza de cada: cuchara, tenedor y cuchillo de mesa y una cucharita de postre. Así podemos ver el producto con comodidad antes de adquirirlo.



Pero en la parte inferior, están contenidas las 20 piezas restantes, todas ellas protegidas en material plástico individualmente, y catalogadas con su número de referencia.



A diferencia de las cuberterías Arcos series Madrid, Capri, Burdeos o Toscana, las lineas de la cubertería Berlín son redondeadas y curvadas, de estilo neoclásico lo definen en la marca. Sin embargo para mí son más neo, que clásico. Unos cubiertos con un toque ligeramente diferente, pero sin estridencias. Aptos para el día a día sin ningún problema, pero con la elegancia suficiente para acontecimientos especiales.

El estuche de 24 piezas contiene servicios para 6 personas:
– 6 cuchillos de mesa (referencia 560900): 220mm de longitud (100mm de hoja).
– 6 cucharas de mesa (referencia 561000): 200mm de longitud.
– 6 tenedores de mesa (referencia 561100): 200mm de longitud.
– 6 cucharillas de café (referencia 560300): 140mm de longitud.

Exceptuando los instrumentos de servir, como el cazo sopero, o la pala de repostería, creo que solamente le faltan los tenedores de postre. Quizás los más puristas echen en falta los tenedores y cuchillos de pescado, pero ¿alguno de vosotros usa cubiertos para pescado en su casa? En todo caso, todos ellos los podemos adquirir a posteriori de manera individual.

A lo primero que hay que prestar atención es a su Made in Albacete. Ya que Arcos fabrica los cuchillos, navajas y cubiertos se fabricados en Albacete. El resto de piezas son importadas desde fuera, aunque regidas por sus estándares y controles de calidad.

, y a los 10 años de garantía, características para las cuales es suficiente fijarse en su empaquetado. Sin embargo, pasemos a ver el producto. Lo primero importante son los materiales, los mejores cubiertos, sin entrar en metales nobles están fabricados con acero inoxidable 18/10. Es un acero al que se le denomina martensítico porque está altamente aleado con cromo. En su caso, el 18/10 corresponde al acero AISI/SAE 304, compuesto por un 18% de cromo y un 10% de níquel. El acero 304 les confiere una resistencia al calor de hasta 400 ºC, haciéndolos resistentes al desgaste, duros y neutros en contacto con los alimentos y las personas. Así nada que ver con otros materiales, que suelen ser metales blandos bañados, y que aunque son mucho más baratos, no tienen ni punto de comparación. Rolex se caracteriza por usar acero 304L en la construcción de sus relojes.



Hay que tener en cuenta el espesor, que es de 3mm. Cuanto más gruesos, más pesarán obviamente, pero más robustos serán. El espesor repercute en el precio, claro está, cuanto mayor sea éste, mayor volumen y por tanto se requiere una mayor cantidad de metal en su construcción. Tanto los mangos como los filos están hechos de una pieza, no hay partes soldadas ni atornilladas, algo que es fácil ver en productos típicamente chinos. Así que eso refuerza su resistencia, y por tanto su durabilidad. No se nos va a partir ningún cubierto a fuerza de usarlo. Las hojas de los cuchillos están perladas a sierra después del mecanizado, así que cortan muy bien, y el filo debería ser mucho más duradero.



Lo mejor es la sensación, tenerlos en la mano sintiendo el peso de su robustez. Degustar un almuerzo o una cena, sólo o acompañado con la piel rozando el acabado del metal, fino, suave y agradable. El cromado que brilla a espejo, y cada vez que lo miramos de cerca y vemos el logotipo de Arcos es como si estuviéramos comiendo en compañía de una marca histórica. Todo ello sin sacrificios, porque son muy resistentes, tanto al estropajo, como al lavavajillas, a la corrosión y al calor. El gusto por las cosas bien hechas, y que van a durar largo tiempo.

Si se te queda corta, puedes optar por el juego de 113 piezas, 12 servicios que traen todo lo imaginable. Pero la ventaja de una marca reputada y seria como Arcos Hermanos, es que puedes comprar las piezas sueltas. Por ejemplo un tenedor o una cuchara de mesa cuestan 2,54€, un tenedor de postre 2,25€, mientras que nuestra protagonista, de 24 piezas, sale a 94,99€. El precio de tarifa es de 118,73€, aunque en Amazon podemos encontrarlo a casi la mitad 64€ en el momento de escribir este artículo.

Con todo lo anterior se demuestra que aún es posible seguir comprando calidad y continuar con el legado de una empresa centenaria, el precio, ya véis, algo más de los 20€ de los que parten los modelos chinos, y 30€ de los europeos hechos en China. Claro que, si vamos a meternos los cubiertos en la boca: ¿te arriesgarías con algo que no sabes de dónde viene?. Piénsalo y haz números, porque 60€ solamente con que dure diez años, y será mucho más, son apenas 50 céntimos al mes.

6 comentarios en “Juego de cubiertos Arcos Berlín”

  1. Que si duran… La muchas de las piezas de la que tenemos en casa (en los de postre y cuchillos de mesa siguen siendo mayoría), era la que le regaló mi abuela materna a mis padres cuando se casaron. Más de 40 años tienen.

    Igual esos los cambias Guti, si igual al paso de 10-15 años y según el uso, se marcan mucho de microarañazos que al ser tan pulido es lo que tiene (como a los relojes con partes así o así de pulidos) y se vean algo fechos. Pero porque estén para cambiar no.

    Pero como los que aún duran en mi casa no eran de acero llegado a pulir, si no de un cepillado muy fino con algunas filigranas en los bordes de mangos… pues ni eso.

    Y las piezas que fueron sustituyendo algunas, también Arcos pero ya más modernas y compradas en algunos lotes en hipermercado, también tienen ya 20 años o más.

    Los de los chinos en comparación dan grima. Así de claro. Incluso se oxidan cosa mala, que mis ojos lo han visto.

  2. Sí, yo también he visto algunos de esos chinos baratos Alejandro, no se si serán de alpaca o de qué, pero en 3-4 años, parece que tengan 30 o 40. Tienes razón en que muchas veces esperando las ofertas de hipermercados acabas teniendo cubiertos de buena calidad, y Made in Spain por poco más de lo que cuestan las baratijas. Al final, sólo por la frustración que te evitan, salen a cuenta.

  3. Son peor. Yo he visto de una amiga que compró por salir del paso pues un lote de cucharillas para el postre, mover el café o el colacao… en ni dos semanas tenían ya marcas de óxido. Que cuando las vi le digo «niña, ¿tú no estarás usando estas cucharillas, verdad?» y cuando las vió… O_O

    Por fortuna no eran las que tenía más en uso, es decir las del cajón que aún no había ni cogido, solo fregado, secado y guardadas antes de usar, y ya estaban así desde eso, ni dos semanas que las compró.

Deja un comentario