Avances que no llegan

Las últimas previsiones indican que los yacimientos de petróleo durarán hasta 2090, y no hasta principios de 2000 como estudiábamos en la escuela.

Fusión fría
Mencionada por primera vez en 1956, consiste esencialmente en aprovechar la fusión nuclear, es decir, juntar dos núcleos atómicos ligeros para formar un átomo más pesado, y que genera como excedente energía. El rendimiento teórico es aproximadamente 100 veces superior al de una central nuclear de fisión, sin acarrear con residuos radiactivos.

Promete por tanto energía casi ilimitada, y casi gratuita para todos, por lo que los defensores de las conspiraciones argumentan que no se desarrolla, o incluso deliberadamente se frena por parte de los lobbys de la energía.

Desde finales de los años 80, se ha conseguido el proceso, pero con muchísima mayor inversión energética de la que se ha obtenido. Poco a poco se va consiguiendo con menos energía, y se estima que sea viable en 10 o 20 años, aproximadamente lo mismo que se afirmaba en los años 80.

Pisar Marte
La rusa Mars 1, también conocida como Sputnik 23 y Mars 2MV-4, fue la primera sonda espacial en sobrevolar el planeta Marte en 1962, haciéndonos llegar fotografías de su superficie. Sin embargo, el encanto por el planeta rojo, viene de mucho antes.

Podemos comenzar con La Guerra de los Mundos de Herbert George Wells que en 1897 pronosticaba una invación de la Tierra por parte de Marcianos, o las sagas de Barsoom escritas por Edgar Rice Burroughs a partir de 1912.

El hecho que los hombres puedan llegar a Marte, se vio alentado durante la Carrera Espacial, que podríamos decir terminó con la conquista de la Luna en 1969. Hoy, casi 50 años después, seguimos con el deseo de un viaje tripulado a Marte, previsto primero para 2021, luego 2023, y ahora parece que para 2030.

Algo poco esperanzador, a tenor que ni siquiera hemos sido capaces de replicar la gesta lunar, pero con un coste optimizado de acuerdo a la tecnología existente.

Ordenador cuántico
Desde que en 1981 Paul Benioff desarrollara el concepto teórico, hasta el D-Wave 2 de 2013, hemos avanzado mucho. Sin embargo de momento sólo se ha conseguido un rendimiento del orden de 10 veces superior al de microprocesadores domésticos convencionales.

Muy lejos de los miles de veces de incremento anunciados. IBM afirma que esté disponible para su uso doméstico en un plazo no superior a 10 años.

Motor de agua
El concepto consiste en descomponer el agua, para así usando el hidrógeno y el oxígeno, generar energía. Al menos desde 1952, se ha mencionado el concepto, que los científicos lo consideran tan imposible como la máquina de movimiento perpetuo. No obstante, se van sucediendo anuncios de motores con esta «tecnología». El último de ellos el Genepax de 2008.

Células solares eficientes
Aunque en los laboratorios se ha conseguido superar el 43% de eficiencia con nuevos paneles experimentales, a efectos prácticos, la mayoría de dispositivos continúan con las de silicio amorfo que rondan el 6%. Las de silicio monocristalino alcanzan el 22%, mientras que las multicapa de arseniuro de galio llegan a un 30%. Es decir, desperdiciamos mucha luz en el proceso, pues en el caso más optimista, hablamos de más de la mitad.

Recientemente hemos conseguido que su producción masiva sea ya más barata que el petróleo, pero nos queda mucho por avanzar.

Baterías de alta capacidad
Las baterías han obtenido un relativo progreso en los últimos años a raíz de su necesidad en dispositivos electrónicos portátiles que cada vez consumen más.

Lamentablemente no son suficientes, ni en cuanto a capacidad, ni en cuanto a durabilidad para resultar ecológicamente sostenibles. Se dañan con el uso, y pierden la carga con cierta rapidez cuando no se utilizan.



2 comentarios en “Avances que no llegan”

  1. Comento cosillas…
    Fusión fría: Lo que pasa es que para «encender» una reacción de fusión ahora mismo lo «más eficaz y sencillo» es una bomba atómica y no mola por diversas cuestiones. Después de «encender» la reacción hay que mantenerla y controlarla, sobre todo lo último, de lo contrario tenemos una bomba H, que tampoco mola. Para mantener y controlar la reacción de fusión se investigan dos tendencias: «confinamiento inercial» y «confinamiento magnético». Básicamente la reacción crea un plasma que hay que mantener alejado de todo, y lo «más fácil y sencillo» es mediante magnetismo. Ambas técnicas utilizan imanes, en disposiciones y técnicas distintas… pero es más fácil explicarlo que hacerlo, se va «a buen ritmo», es decir, de momento se consigue avanzar y no estancarse.

    Ordenador cuántico: Aquí tenemos otra historia distinto, si que se han diseñado Qbits funcionales, es decir, bits cuánticos… pero los procesadores no son cuánticos sólo por usar Qbits, necesitan resolver los problemas de «manera cuántica», que resumido y mal explicado vendría a ser que si tenemos 10 bits (1024 combinaciones) en lugar de hacer un procesamiento lineal de todas las combinaciones como los procesadores actuales, un procesador cuántico procesa todas las posibilidades a la vez, en paralelo.

    De ambas cuestiones Francis informa regularmente en «La Ciencia de la Mula Francis» http://francis.naukas.com/

    Pisar Marte: Los viajes espaciales son caros, pero caros de narices. Y además te juegas el cuello, recordar que te has de sentar en un petardo con millones de kilos de material explosivo bajo el gluteus maximus, lo que requiere estar hecho de cierta pasta. Pero ese no es un problema en sí mismo, el problema es que es «fácil» llegar, pero enviar a Marte un kilo de materia requiere de varios kilos de combustible, no recuerdo la relación pero es alta, muy alta. Así que de momento lo que algunos están planteando es enviar a gente de manera permanente, es decir: un viaje de sólo ida… y hay gente dispuesta.

    Saludos

  2. Tu comentario es digno de un artículo Fernando, más que de un comentario por si mismo. Lo del ordenador cuántico, lo tenía claro. Lo de Marte, siempre tuve la esperanza de nuevos propulsores, quizás no químicos. En todo caso, lo de la fusión fría, me has dado una lección. Me apunto «La ciencia de la Mula Francis».

    Muchas gracias.

Deja un comentario