Bagmovil, son las fundas de punto para teléfonos móviles que están tan de moda últimamente.

Lo mejor es su precio, que ronda los 1,5 euros, mientras que la tradicional funda de piel, sale como mínimo por 6 euros.

Está claro que las fundas bagmovil, no protegen tanto como las de cuero, ni tienen pinza para el cinturón, y obligan a sacar el móvil de su protección para consultar el estado de mensajes y llamadas perdidas. Por otro lado "el calcetín", es un producto simpático y económico.

Con el uso, el elástico superior que impide que el móvil se salga, va perdiendo firmeza, y algunas combinaciones de colores se ensucian con facilidad, aún así por el precio que tienen, cumplen más que de sobras.

Está disponible en multitud de diseños, y no es difícil encontrar alguno lo suficientemente conservador como para no parecer un chaval de 12 años.