Llevaba ya bastante tiempo sin hablar de nuevos relojes. El último fue el Casio F-87W que me regaló Carlos, y el anterior, un baratísimo Holluns. Así que la última pieza seria, fue el Strela Cosmos, y ¡nos remontamos ya al año 2016!

Lógicamente mi cabeza, ha estado encantada de estar ocupada con otros menesteres, y tampoco he seguido el pulso de la relojería, ni he sentido esa necesidad acuciante. Claro, que eso fue antes de que viera el Bulova Accu Swiss Tellaro, un reloj que va mucho con la estética que me gusta, y que aportaba ser un cronógrafo con día y día de la semana, algo que siempre había estado buscando, y que tenía pendiente desde el Pilot Automatic Moon Phase. Por otro lado, su calibre es un Sellita SW500, vamos el mismo que el TAG Heuer Calibre 16.

Pero la decisión final, la tomó la oportunidad. Este Accu Swiss Tellaro, cuando apareció en el mercado en 2014, costaba 1.950$ en USA, 1.835€ en Europa, pues bien, lo he conseguido por casi 5 veces menos. En Amazon estaba a 365$, a los que en mi caso, había que sumar 11$ de gastos de envío y $81$ de de aduanas, así que el total subía un poco, hasta los 436€. Comparativamente barato, pero nada que ver con el precio que obtenían los estadounidenses. Sin embargo, debido a que el producto estaba en un almacén periférico de Amazon, y el envío tardó una semana más de lo previsto, me eliminaron los gastos de envío, y la parte proporcional de aduanas, quedando el total en 424€. Menos de lo que por ejemplo Casio pretende hacernos pagar por un reloj de cuarzo, fabricado en Tailandia, con caja y correa de resina, y cristal mineral como el nuevo GWN-1000B (Gulfmaster). Como además, es probable que sea mi último reloj en mucho tiempo, la decisión estaba clara. Era ahora o nunca.

La gama Accu Swiss, de Bulova, antes conocida como Accutron, ofrecía relojes Swiss Made, diseñados en Estados Unidos. Una bella mezcla, en competencia directa con Hamilton, pero que estaba destinada a no durar, desde que Citizen se hiciera con la marca en 2008. Y es que seguramente, a los japoneses no les interese demasiado montar movimientos suizos. De manera, que la gama premium de relojes mecánicos Bulova, llegó a su fin allá por 2015.

Es una prueba más, del enorme margen de beneficio que tiene la relojería, pudiendo comercializar un reloj descatalogado en 2015, a un 20% de su precio de tarifa, presumiblemente sin perder dinero, pero a su vez, es una muestra de excelente relación calidad-precio. Lo encontramos disponible en cuatro variantes:
– Armis y caja de acero con la esfera azul y las agujas plateadas (63C121).
– Armis y caja de acero PVD con la esfera negra y las agujas plateadas (65C116).
– Armis y caja de acero y dorado con la esfera plateada y las agujas doradas (65C117).
– Armis y caja de acero con la esfera plateada y las agujas plateadas (63C120).

Previsiblemente escogí la última versión, el 63C120, una combinación de las que me gustan, con esfera de color blanco o plateado como es el caso, es decir, muy parecida al Certina DS1 Day Date.

La presentación es muy buena, aunque no excelente. Una caja de cartón, que contiene una caja de resina, con simil piel en su interior, y que tiene una prestancia superior a la de por ejemplo el Tissot PRC 200 Automatic Chronograph. La documentación que incluye, es más bien escasa, unas escuetas instrucciones en diferentes idiomas, sobre el habitual uso del cronógrafo y el ajuste de hora, pero sin darnos detalles técnicos, especificaciones, ni tampoco hablándonos de la marca. Incluye una tarjeta de garantía, que como aspecto exclusivo, es válida por 3 años, en vez de los habituales 2 años de Europa, o 1 año de Estados Unidos.

A simple vista, en este Accu-Swiss se aprecia una calidad sin tacha, que justifica el precio original del reloj. Va montado en una caja de acero y 42,5mm de diámetro, sin contar la corona. Ésta es de 8mm de diámetro, y firmada por Bulova. Es un tamaño suficiente en mi opinión, que mantiene la elegancia y la discreción. El diseño es conservador, pero con algunos que le aportan cierta originalidad y modernidad. Precisamente ese aspecto externo, es lo que hace que no parezca tan grande como un Strela Cosmos, pero si que se ve más sólido y contundente.

Tiene una altura de 15mm, 1mm más que el Kronos Pilot Moon Phase, y 1mm menos que el Tissot PRC-200 Auto Chrono, vendría a ser lo habitual en cronógrafos mecánicos. Sin embargo, nuevamente por sus formas, aparenta ser más delgado de lo que en realidad es.

El armis de acero tiene 22mm de ancho, es de tipo IWC Mark XVI, y de una longitud enorme, lógico, teniendo en cuenta que debe poderse adaptar a las muñecas de estadounidenses gigantes. Tuve que quitarle 5 eslabones para ajustarlo. Eso hace que sea pesado, 208g, incluso eliminando esos eslabones. Pese a todo, no me resulta incómodo, solamente se nota que lo llevas puesto, cosa que es agradable.

La trasera, es un fondo ciego, sellado por unos originales 6 tornillos. Lo hace un reloj diferente, pero habría preferido uno transparente, para así apreciar la maquinaria. Más aún, considerando que sólo es estanco WR30M, es decir, 3 ATM, suficientes para resisitir lluvia y salpicaduras de agua.

El cristal es de zafiro, casi plano, con antireflejante, y en ese sentido, es el mejor de los que tengo, ofreciendo una claridad y transparencia magníficas. El plateado de la esfera es muy bonito, en diferentes acabados entre la principal, y las subesferas. Las manecillas, tienen el contorno del mismo color plateado que la esfera, lo que hace que el contraste no sea óptimo, siendo mucho mejor, que fuera negro o pavonado. La esfera es muy original, aunque el bisel taquimétrico interno, creo que le resta algo de espacio útil, que podría haberse aprovechado mejor. El efecto de aguas con los diferentes tipos de luz, es hipnotizante y muy bonito.

El lumen es Super-LumiNova, de un color verde muy claro y tiene una buena duración. La intensidad, simplemente cumple, comparable a la del Orient Curator. Lo malo es que está aplicado solamente a las agujas horaria y minutera, en ellas, la superficie es grande, por lo que la visibilidad es buena. Pero no hay ningún tipo de índice o marcador que también lo tenga aplicado. Ni en la escala horaria, ni tampoco en la taquimétrica, lo que nos puede dificultar su lectura a oscuras.

En su interior, tenemos como decía, un movimiento SW500 de Sellita, un clon con algunas mejoras sobre el conocido ETA7750. El acabado es presumiblemente , que es como ellos llaman al Elaboré, aunque hay gente que dice que montan Premium (Top). Es un movimiento mecánico con carga automática y rotor unidireccional, que late a 28.800 vph, y cuenta con 25 rubís. Ofrece una reserva de marcha de 48 horas. Como en la mayoría de relojes, se monta en su acabado más bajo, el que Sellita denomina Spécial, equivalente al Élaboré, que se ajusta en 3 posiciones, con una precisión media de +/- 5 segundos por día, y un desfase máximo de +/- 20 segundos/día. Cuenta con un segundero pequeño a las 3, un totalizador de 30 minutos a las 12, y un totalizador de 12 horas a las 6. Dispone de parada de segundero, y remonte manual.

Mis mediciones dan un desfase diario de +7 segundos/día, que es bueno, pero no impresionante, y que viene a confirmar el grado Elaboré/Special de su calibre. La reserva de marcha, ha rozado las 58 horas, pero debemos recordar el margen que establecen los fabricantes, pues con poca carga, la precisión se resiente.

Los días de la semana, se muestran con tres letras, únicamente en idioma inglés, me gusta, porque recuerda el orígen del reloj. Lo curioso, es que al ajustarlos, cambian en orden inverso al habitual, es decir, de adelante, hacia atrás (SUN, SAT, FRI, …). No es nada malo, sólo una peculiaridad, que desconozco si ocurre en todos los SW500 Day-Date.

El balance es muy positivo, un reloj que aunque está lejos de valer lo que costaba, resulta una oportunidad única a lo que me costó. Si comparamos precios recomendados, obviamente el Kronos Pilot sigue siendo un reloj muy superior, además de algo más barato. Pero si hablamos de 400€, rivalizando con muchos relojes de cuarzo y de calidad muy inferior, no tiene rival.

Como detalle curioso final, hacer notar que el catálogo de la filial española de Amazon, Amazon.es, también lo tiene en su catálogo, sólo que al precio oficial de 1.835€.