En los artículos de la Casio fx-CP400 ClassPad II (Casio fx-CP400 (Introducción e impresiones), Casio fx-CP400 (Operaciones) y Casio ClassPad fx-CP400 y Casio fx-CG50 frente a frente (y conclusiones)) mencionaba brevemente a sus predecesoras las ClassPad.

Pues bien, nos encontramos en 1996, y Casio ha desarrollado su software CAS con las Casio CFX-9970G y luego la Algebra FX 2.0. Deciden darle un gran empujón y en 2002 desarrollan una nueva versión del software. Los resultados son tan buenos, que se aprovechan para lo que ahora conocemos como ClassPad Manager, incorporándolo en el prototipo ClassPad 200.

Ante ese software, necesitan un hardware que lo corra. Usan como base la Pocket Viewer PV-S1600, la hermana mayor de la Casio Pocket Viewer PV-S660, y con la que tienen mucho en común, y lanzan la Casio ClassPad 300 en 2003. Lleva el sistema operativo versión 2, algo lógico puesto que las Pocket Viewer llevaban el 1.



En 2005 aparece la ClassPad 300 Plus con una capacidad de memoria aumentada de 1,5 Mb. hasta 5,4 Mb. En 2007 aparece la ClassPad 330, esencialmente lo mismo que en 2005, pero con el sistema operativo 3.02. Se repite la jugada, un en 2008 viene la ClassPad 330A que protagoniza este artículo, y que es una 300 Plus, pero con el software 3.03 preinstalado.

La saga ClassPad continúa hasta 2012 en que aparece la 330 Plus, que además de llevar el sistema operativo 3.06, incorpora un procesador más rápido, y almacenamiento USB como la fx-CP400.

Como vemos, aún no habían agregado la denominación FX de calculadora científica, ni la abreviatura de CP como ClassPad, cosa que no llegaría hasta la fx-CP400(ClassPad II).



Este artículo pretendía ser una reseña en profundidad de una de las primeras calculadoras CAS del fabricante japonés. Mi idea era enfrentarla a la actual fx-CP400, como hiciera en Casio ClassPad fx-CP400 y Casio fx-CG50 frente a frente (y conclusiones), pero además, compararla con las Pocket Viewer, intentando habilitar las funciones PIM que aún quedasen en su software.



No ha podido ser así, ya que esta unidad de la 330A, precisamente el modelo que más me interesaba, pese a tener muy poco uso, se almacenó con las pilas Panasonic con que se vendía hace 10 años. Estaban sulfatadas, y pude solventarlo con una buena limpieza. Tras ponerle pilas nuevas, la calculadora arrancó, pero… Era imposible pasar de la pantalla de calibración.

Efectivamente detectaba los toques en la pantalla, tanto con el dedo como con el puntero, eso quería decir que algo en los sensores funcionaba. Probé las opciones típicas que se daban en la comunidad, resetearla, colocarle pilas nuevas, e incluso aplicarle calor. Nada de eso funcionó, y por tanto fui incapaz de empezar esa comparativa que tanto me apetecía. Parece algo trivial, pero no hay forma de saltar esa calibración inicial. No hay alternativas usando el teclado. De manera que ello impide llegar al menú principal de la calculadora, y eventualmente actualizarla a la última versión del sistema por si eso solventara el problema.

En todo caso pienso que no es la solución. Hablamos de una tecnología como los LCD táctiles que era muy reciente y novedosa, y que si bien en mi PV-S660 de 2003 no ha dado ningún problema, en las ClassPad era proclive al fallo. Para que no me ocurra como me pasó con el Casio GW-M5610, al menos quiero hacerle el correspondiente homenaje fotográfico, más aún considerando que estaba completa y en un buen estado de conservación.