Seguimos el análisis a la calculadora gráfica y programable Casio fx-CG50, que iniciamos en Casio fx-CG50 (Primeras impresiones), hoy, centrándonos en sus capacidades y funciones. Si te perdiste la primera entrega, puedes leer Casio fx-CG50 (Introducción).

Conectividad

La conectividad es muy buena. Con el cable USB, se monta la calculadora como un volumen Windows, al que podemos acceder directamente. Podemos editar sus archivos ahí, incluso los programas que tengamos, lo único, es almacenarlos desde la propia calculadora en formato texto (TXT) en vez de G3M.



El inconveniente, es que para usar la calculadora en modo normal, es necesario desconectarla o expulsarla, así que las pruebas se convierten en algo engorroso, obligándonos a conectar y desconectar el dispositivo.

Por suerte, la mayoría de cosas, pueden ensayarse con el simulador Casio fx-CG Manager PLUS for fx-CG50 Series. Lo que resulta incomprensible, es que al emulador no se pueda acceder de la misma forma, rescatando sus archivos, o instalando Add-ins.

La calculadora nos permite hacer capturas de pantalla (screenshots) de lo que estamos visualizando, de una manera sencilla. Sólo hay que pulsar Shift-7 (CAPTURE), y nos dejará guardar un archivo en formato .3GP (propietario de Casio) o en el más recomendable BMP. Casio dispone de la aplicación Casio Screen Receiver 3.02 para PC y Mac, que una vez instalada en el ordenador, nos permite visualizar la pantalla de la calculadora, y además, capturarla en formato BMP, JPEG o PNG. La aplicación son un instalador de 17 Mb., que me he permitido hacer portable, dejándola en apenas 2,1 Mb. gracias a FileOptimizer. La puedes descargar aquí (2.350 Kb. en formato ZIP.

Interoperabilidad

Visto que la conectividad es excelente, nos falta por ver su interoperabilidad. Y aquí es algo más justa. El inconveniente es que nativamente usa sus formatos propietarios. Por ejemplo las capturas de pantalla se guarda en G3P, aunque la podemos configurar para que sean BMP, y entonces leerlas o convertirlas fácilmente con el ordenador. Los programas, se guardan por defecto en G3M, si queremos guardarlos en TXT, debemos hacerlo explícitamente.

El modo de conexión USB, no permite realizar otras operaciones con la calculadora. Lo ideal sería por ejemplo poder editar un programa con el PC, y luego ejecutarlo en la calculadora. Esta operación se convierte en conectar la calculadora al PC, meterle el programa en formato TXT. Explulsar el dispositivo en Windows. Acceder al Modo programa. Ejecutar nuestro programa. Y vuelta al principio para cada intento.

Operaciones

Me encanta realizar cálculos con ella. Puede parecer que teniendo 6 veces más funciones que la FX-991SPX II, sea muy difícil de manejar. Pero no es así, es justo lo contrario. En vez de tener que mirar la serigrafía de las teclas como hacíamos antes, ahora la mayoría de comandos, están accesibles desde menús contextuales. No es tan necesario mirar el teclado como antes, y todo se encuentra mucho más organizado en pantalla.

Trabajando diariamente con ella, hay un aspecto que no me gusta. Cuando se cambian las pilas, o la calculadora se reinicia, vuelve a accederse a la configuración inicial del primer arranca. Esa en la que solicita el idioma de trabajo, y el tipo de pilas.



Herramientas

Recomiendo la instalación de Utilities de gbl08ma, un Add-in de 181 Kb. que ofrece: reloj, 20 cronógrafos, alarma, calendario y agenda, gestor de tareas, gestor de archivos y editor de texto.



Hay una versión de 256 Kb., que además de eso, nos ofrece un intérprete de PicoC, un sencillo dialecto de C, que nos permitirá escribir programas en el ordenador, y ejecutarlos en la calculadora.

Gráficos

Cuando lo que compramos es una calculadora gráfica, obviamente nos importan sus capacidades gráficas. La capacidad de representación en pantalla de este modelo, es enorme.





Pero no hablamos solamente del típico gráfico cartesiano sobre dos variables, sino que además, permite representar gráficamente muchas otras funciones.





La multimedia, está de hecho plenamente integrada, y las representaciones se puede efectuar sobre archivos gráficos tipo JPEG.





MCD y MCM

No fui capaz de encontrar las funciones MCD (Máximo Común Divisor), y MCM (Mínimo Común Múltiplo), que si tenía la FX-991SP X. El motivo es muy sencillo, la fx-CG50 usa sus nombres en inglés, o sea LCM y GCD, que sí que están implementadas.

Lo curioso es que en este caso, aunque fijemos el idioma a español, las funciones no se traducen, y permanecen en su habitual inglés. Es ventajoso, porque es universal. Todos entendemos que sin, es seno. Sin embargo, cuando te habitúas a las ClassWiz, donde ahí si que viene traducido como sen, la cosa confunde un poco.



CATALOG

Mencionaba ya en Casio fx-CG50 (Introducción), lo poco práctico que me resulta no tener un manual de referencia en papel. El formato PDF, es incómodo de leer en pantalla, y no digamos ya en un eBook.

CATALOG es una utilidad excelente, nos permite navegar jerárquicamente hasta encontrar la función que necesitamos, o incluso buscarla por el nombre. Pero se queda corta, cuando al menos necesitamos una pequeña descripción de su propósito y parámetros. Si Catálogo, tuviera ejemplos, igual que el manual en PDF, sería sencillamente estupendo.



FACT

Tampoco fui capaz de encontrar la función FACT, es decir, una que sea capaz de descomponer en factores primos un número. El manual del usuario, da buena cuenta de ello, y precisamente nos lo plantea como ejemplo de programa en Casio Basic.

Me parece que es una función suficientemente común, como para que estuviera disponible en la calculadora. Más aún, ya que la mucho más sencila FX-82 dispone de ella. Además, la implementación en Basic es bastante lenta, en primer lugar, debido a ser un lenguaje interpretado, y en segundo lugar, por utilizar un algoritmo, que aunque es muy didáctico, es bastante de fuerza bruta.



"Prime factors of: "?->N
2->B
Do
	While Frac (A/B)=0
		B_
		A/B->A
	WhileEnd
	If B=2
		Then 3->B
		Else B+2->B
	IfEnd
LpWhile B<=A



Funciones definidas por el usuario

Sin duda la moda de las calculadoras programables ha pasado, y éstas están un poco de capa caída. Sin embargo, el Casio Basic, necesita una actualización urgente. Los añadidos de nuevas funciones son interesantes, pero no solventan sus carencias de base. Pienso que uno de los atractivos de este modelo, son principalmente sus capacidades en cuanto a programación.

La primera es no poder definir funciones, la sentencia DEF FN común en BASIC. Si vemos el ejemplo anterior con FACT, una función programada por usuario, nos permitiría ejecutar FACT como una operación más de la calculadora. Incluso utilizando otras funciones como parámetros de entrada o salida. No es posible hacer una llamada tipo FACT(143). Siempre tendremos que ir al modo de ejecución de programas, buscar FACT, ejecutarlo, y ante la solicitud de “Prime factors of:”, introducir 143 interactivamente.

Que no existan variables locales, y todas sean globales, es también un impedimento a esa reutilización. Es decir, que un programa pueda llamar a otro. Las variables está limitadas a solamente una letra mayúscula de longitud, como no se pueden poner comentarios, ello complica el futuro mantenimiento del código.

Además de PicoC que comenté al principio, existió el hoy abandonado LuaZM, un intérprete de LUA para las fx-CG10/fx-CG20/fx-CG50, más potente y veloz que el Casio Basic. Su problema, pues que no permite la edición de programas en la propia calculadora, necesitando un ordenador para hacerlo. Y esa, sí que es una gran ventaja en el lenguaje de programación de Casio. Podemos crear programas en el ordenador, y luego traspasarlos, o directamente escribirlos en la calculadora.

Introducción de comandos

Los comandos se introducen como tokens, es decir, como hacía el Sinclair BASIC antes de la llegada del Spectrum +2 en 1986. Si queremos introducir el comando ClrText, no es válido escribir C-L-R-T-E-X-T, sino lo que debemos hacer es pulsar Shift-Vars (PRGM), y mediante los menús contextuales, ir navegando por F6 (Más), F1 (CLEAR) y F1 (Text), que generará el token ClrText que buscamos. Otra opción es usando el catálogo, o sea Shift-F4 (CATALOG), buscamos la función que queremos, y pulsamos EXE.

Cuando son comandos que usamos frecuentemente, y sabemos más o menos donde están, es muy cómoda, nos ahorra tiempo de introducción, y evita errores. Pero cuando no sabemos exactamente donde está, y debemos acudir a CATALOG para buscarlo, sería más cómodo permitir su entrada directa, aunque ello nos obligase a pulsar Shift-ALPHA (A-LOCK), y luego ln (C), -> (L), 6 (R), / (T), sin (E), + (X), / (T).

Reloj

Una calculadora, no es imprescindible que tenga reloj, aunque personalmente lo valoro muy positivamente. Como vimos, Utilities dispone entre otras cosas de un reloj, puesto que el hardware de la calculadora dispone de un reloj en tiempo real, capaz de mantener la fecha y la hora. Que la fx-CG50 no tenga un reloj visible, es por tanto solamente una cuestión de limitación del software, y que sería fácilmente solventable con una actualización. Lo mismo podríamos decir de otras aplicaciones como Linterna, que me parece inútil, pero que nunca se sabe.

Memoria

Lo comentaba en entregas anteriores, la capacidad de memoria, con 16 Mb. totales, y unos 7 Mb. disponibles, es más que suficiente.

Resulta curiosa la posibilidad de desfragmentarla para mejorar su rendimiento. Algo que también se ejecuta automáticamente, cuando el espacio de almacenamiento es bajo. El desfragmentado es veloz, típicamente tarda menos de 30 segundos en completarse.



Actualización del software

Mientras escribía estos artículos, apareció la actualización del sistema operativo de la fx-CG50. CASIOWIN se actualizaba de la versión 3.00 que venía de fábrica, a la 3.10. El proceso es tan sencillo como descargar un archivo de 17 Mb. para Windows que nos guiará paso a paso para actualizar la calculadora por USB en menos de 5 minutos. La descarga está disponible desde la página del producto en Casio Worldwide Education Website (WEW).



No todos los add-in se actualizaron automáticamente. Por ejemplo Physium quedó en la 1.03. Pero nada más fácil como descargar la 1.04, e instalarla manualmente después del update del sistema.

Consumo energético

Este es el tercer artículo hablando de la fx-CG50, que comencé cuando la recibí. Han transcurrido unas 2 semanas, en las que la calculadora ha debido estar encendida unas 20 horas. El nivel de carga sigue al máximo, así que es cierto, las pilas duran muchísimo, pese a su pantalla retroiluminada en color, y sus prestaciones.

Modo diagnóstico

La mayoría de dispositivos tienen un modo de test o prueba. Su finalidad es poder acceder a información o funciones, que los usuarios no es necesario que conozcan. Eventualmente, se usan en el servicio técnico para diagnosticar problemas. Es por ello, que en Casio, lo denominan modo de diagnóstico, y existe en la mayoría de calculadoras.

Con la fxCG50 apagada, presionamos al mismo tiempo las teclas OPTN, x10x y AC. En cuanto la calculadora se encienda, nos presentará una ventana de Diagnostic mode. Pulsamos consecutivamente las teclas 5, 9, 6, 3 (como si introdujéramos el número 5963).

Sonido

Parece lógico que siendo la conexión de calculadora a calculadora con un cable tipo jack, dispusiéramos de la posibilidad de generar sonido, y escucharlo a través de unos auriculares. Obviamente incorporar un altavoz interno no tendría sentido en una calculadora, pero las capacidades sonoras si son más interesantes.

SDK

Aún no hay ningún SDK (Software Development Kit) de Casio que permita programar nuestros propios add-ins. El último que apareció fue para las fx-9860G/fx-9860GII, así que ni siquiera hay soporte para las fx-CG10/fx-CG20. Si queremos programar un módulo, debemos recurrir a opciones no-oficiales.