Cuando se habla de relojes, incluso en foros más o menos especializados, se confunden con frecuencia los términos cronómetro y cronógrafo, se usan indistintamente, o incluso se intercambian. Por ello, como diría Sherlock Holmes, me he propuesto escribir esta breve monografía al respecto.

Empecemos por el cronógrafo, deriva del latín chronogrăphus, y éste del griego χρονογράφος, cuyo significado literal es que escribe el tiempo, y según la RAE, tiene estas tres acepciones:
1. m. y f. Persona que profesa la cronografía o tiene en ella especiales conocimientos.
2. m. Aparato que sirve para registrar gráficamente el tiempo que transcurre entre sucesos consecutivos.
3. m. Reloj o aparato que sirve para medir con exactitud tiempos sumamente pequeños.

Dado que la primera se aplica a las personas dedicadas a la disciplina cronográfica, vamos a quedarnos con las siguientes. Es decir, el cronógrafo es un aparato que registra gráficamente el transcurso del tiempo, y que además es capaz de registrar con exactitud lapsos pequeños. En suma, ese instrumento que es capaz de resetearse a cero, y contabilizar un intervalo de tiempo dado.

Tradicionalmente se usaban los cronógrafos de mano, aunque desde los años 1960 son relativamente populares los guardatiempos de pulsera o bolsillo que ofrecen esta complicación.

Los cronógrafos, o los relojes que disponen de cronógrafo, suelen indicar la leyenda de chronograph, chronographe, chrono, crono, o cronógrafo.

Pasemos ahora a los cronómetros, de nuevo con la definición de la RAE:
1. m. Reloj de gran precisión para medir fracciones de tiempo muy pequeñas, utilizado en industria y en competiciones deportivas.

La cosa está más clara en este caso, es un reloj de gran precisión, y que además puede medir fracciones pequeñas de tiempo. Ésta gran precisión, se puede concretar con diferentes
estándares cronométricos, siendo el más popular el impulsado por el COSC (Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres) desde 1976, y estandarizado sobre la ISO 3159.

Los relojes con esta certificación, incluyen la leyenda de cronómetro certificado o parecidas como officially certified COSC chronometer, o superlative chronometer officially certified. Si se omite la palabra certificado, puede ofrecer también una gran precisión, pero no se le suele extender el uso de cronómetro.

El cronómetro, es por tanto un refinamiento, que afecta a los materiales, al ajuste, y eventualmente al diseño mismo, con el objeto de reducir sus tolerancias, y perfeccionar su movimiento.

Hemos visto que tanto el cronógrafo como el cronómetro son atributos independientes, de aplicación a los relojes, aunque ello no impide que se puedan combinar, y por tanto tener cronómetros con cronógraco, o si se quiere, cronógrafos certificados cronómetro.