Cuando una empresa no deja actualizar nuestros datos

Todos hemos oído hablar de la GDPR (General Data Protection Regulation)/RGPD (Reglamento General de Protección de Datos), la normativa que entró en vigor el 24 de mayo de 2016, pero que solamente es de obligado cumplimiento a partir del 25 de mayo de 2018.

Viene a sustituir a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), y aunque siguen insistiendo en irrelevancias como las cookies, lo cierto es que trae consigo bastantes ventajas de cara a los usuarios.

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando una empresa como El Corte Inglés (ECI) no nos permite acceder a nuestros datos? El artículo 16Derecho de rectificación-, es bastante claro:
El interesado tendrá derecho a obtener sin dilación indebida del responsable del tratamiento la rectificación de los datos personales inexactos que le conciernan. Teniendo en cuenta los fines del tratamiento, el interesado tendrá derecho a que se completen los datos personales que sean incompletos, inclusive mediante una declaración adicional.

Pues si accedemos a la política de privacidad de Óptica 2000, nos encontramos que la forma de hacerlo es la siguiente:

OPTICA 2000, S.L.
Domicilio social: Gran Vía de les Corts Catalanes, 613 8ª planta 08007 – Barcelona.
Mail: [email protected]
Teléfono: 934 871 911
N.I.F: B08422941
Registro Mercantil de Barcelona: Tomo 33506, Sección General, Folio 20, Hoja B-60967.
Página web: www.optica2000.com
Óptica 2000 es la cadena de óptica y audiología del Grupo El Corte Inglés que desarrolla su actividad a través de tiendas propias ubicadas en los centros comerciales de El Corte Inglés y en establecimientos independientes.

Procedemos a escribir un correo electrónico al mencionado buzón de correo, y lo que ocurre es que el email rebota porque ese buzón de correo no existe: (550 #5.1.0 Address rejected).



Lo volvemos a mirar, y nos damos cuenta del error, han escrito Optica20000 en vez de Optica2000, un cero de más que es el típico error de transcribir contenidos. La dirección correcta, será obviamente [email protected]. Obviamente aquellos usuarios que se hayan decidido a contactarles, si no han tenido la perspicacia por decirlo de algún modo que yo he tenido, habrán fracasado.

Desde El Corte Inglés o ECI, lo atribuirán a un error. Lo malo es que les he contactado para que lo solucionen, y han hecho oídos sordos.



A día de hoy, habiendo transcurrido casi dos meses desde que lo notifiqué, no he recibido respuesta por parte de los responsables de seguridad de El Corte Inglés. Tampoco han actualizado la página, ni hasta donde yo sé, ha habido ninguna advertencia por parte de la Agencia de Protección de Datos (AGPD).

Actualizado a lunes 17 de septiembre de 2018. 19:48:
Como me interesaba escribir de sus productos, el pasado 10 de septiembre volví a contactarles. Ese mismo día me respondieron indicándome que lo trasladarían al departamento correspondiente. Hoy he vuelto a verificarlo, y ya lo han corregido. Desgraciadamente ni me han dado las gracias, ni me han enviado siquiera el informe sobre el incidente.

4 comentarios en “Cuando una empresa no deja actualizar nuestros datos”

  1. Ufff con menudo gigante has ido a tocar la puerta. Para mi desgracia hemos tenido que hacer de vez en cuando gestiones laborales con ellos y su burocracia y lentitud es exasperante…

    Por otro lado, la nueva ley GDPR es ambigua y de difícil aplicación en muchos casos, creo que hay que esperar un tiempo a que la AEPD se ponga seria y empiece a pegar toques de atención a las empresas y organismos públicos (muchos ayuntamientos y corporaciones locales se llevarían mas de una multa).

    Gracias.

    Un saludo

  2. Tampoco soy de los que está a favor de las multas Xabier P. Migoya, pero como cliente de alguna filial de El Corte Inglés, por ejemplo Hipercor, me siento muy a disgusto sin ni siquiera un gracias después de todas las molestias que me he tomado para «hacerles» su trabajo.

  3. Al ECI así les va, siempre en quiebra y no salen, y ahora con la mayoría accionarial en manos de… (eran los chinos?).

    Por otro lado, dar respuesta con un «gracias por su ayuda» en el mismo email en donde te contactan no se tarda ni diez segundos en escribirlo, a no ser que a uno le pesen mucho, mucho, los dedos de los anillos de oro que lleva en ellos. Parece ser que en el ECI así es. Ya llegará el día que tengan que venderlos cuando el ECI cierre sus puertas, que gigantes más grandes han caído (su vecino de enfrente, un tal Galerías Preciados, sin ir más lejos…).

  4. Creo que ni ellos saben en manos de quien están las acciones. Me suena que la última compra fueron árabes. De todas formas, un centro comercial si no es capaz, o no quiere competir por precio, como le ocurre a ECI, debe competir en servicio, y obviamente el nivel de servicio debe ser bueno, y en 360º. En cuanto a atención por email, no lo es ni mucho menos.

    Para ser justos debo decir que el segundo email (el primero que respondieron), me dieron las gracias, y me dijeron que lo transmitían al departamento adecuado. Pero me sentí infravalorado cuando por iniciativa propia me di cuenta que ya estaba arreglado. Lo menos que esperaba era un seguimiento. Que proactivamente me dijeran, «Guti, muchas gracias. Ya lo han arreglado.»

Deja un comentario