Aunque Delphi 2009, fue lanzado oficialmente ayer, llevo algunas semanas jugando con una prerelease de él, que antes era conocido como Tiburón. Esta nueva versión, que está destinada a reemplazar al anterior 2007, y que ahora se identifica como Delphi 12 (12.0.3128.15596 en la versión preliminar), actualiza el compilador de Pascal a la versión 20. Todo un hito, desde Turbo Pascal 1.0 allá por 1983.

Entre las nuevas características (127 Kb. en formato PDF), la principal novedad que incorpora, es el soporte nativo unicode, para todo el sistema, incluyendo los tipos de datos, la RTL, el IDE, y los componentes VCL incorporados, lo que nos permitirá desarrollar aplicaciones, que soporten codificaciones de caracteres en cualquier idioma. El efecto colateral de unicode, es que las aplicaciones que desarrollemos, ya no funcionarán en sistemas basados en Windows 9x/ME, lo cual, tampoco parece que sea demasiado importante.

El lenguaje Object Pascal, ha recibido nuevas características, como los métodos anónimos, o los más útiles genéricos, que a modo similar de las plantillas de C++, nos permiten escribir código que funcionará independientemente del tipo de datos que le suministremos.

La biblioteca VCL se ha actualizado, con leves retoques a los componentes existentes, y con nuevos componentes que aumentan la integración con el sistema como las Ribbon estilo Office 2007, los temas visuales de Vista, o nuevos cuadros de diálogo.

El IDE, también incluye mejoras, sobre todo en el Class Browser y el Project Manager, y nuevas características, como las Build Configurations, que nos permiten heredar y fijar opciones para los proyectos, o el gestor de recursos.

A nivel de aplicaciones N-tier, tenemos disponibles la nueva edición de los componentes DataSnap, que nos permiten escribir métodos de servidor que sean invocados por los clientes, o por otras capas lógicas, permitiendo separar la lógica de la presentación, no solamente a nivel de código, sino también, en el caso de ser necesario, distribuidos en diferentes máquinas. Todo ello, sin la necesidad de COM/DCOM/COM+.

También se ha mejorado la infraestructura IntraWeb, que permite desarrollar aplicaciones para la web desde Delphi, aunque en lo que a mí respecta, todavía no le veo la utilidad, teniendo en este sentido otras herramientas más conocidas, estables y sencillas. En esta línea de dudoso éxito, el Delphi para .NET, parece confirmado que estará disponible junto al paquete Codegear RAD Studio 6, que incluirá Delphi, Delphi .NET, y C++ Builder.

El entorno es sobradamente ágil, incluso en equipos que no superan los requisitos mínimos (356 Kb. en formato PDF) por demasiado margen. La velocidad de compilación, es magnífica, como siempre hemos estado acostumbrados en los compiladores de Pascal de Borland/Inprise/CodeGear/Embarcadero. En este sentido, el rendimiento en general, parece algo más ágil que las versiones 2005 y 2007, sin tiempos de espera excesivos en ningún momento, y muy cercano al de la versión 7. El tiempo de respuesta, solamente puede ir a mejor, a medida que FastMM vaya evolucionando, y el proyecto DelphiSpeedUp, de cabida a esta nueva versión.

Los ejecutables que se generan, a pesar de las nuevas funcionalidades, no han crecido en exceso. Una aplicación VCL, con un único formulario vacío, necesita unos 491 Kb. en disco, es decir, algo menos de un 10% más comparado con Delphi 2007. La velocidad de ejecución de los programas compilados, es algo más alta que en anteriores versiones, aunque en absoluto notoria.

La estabilidad general del sistema, ha sido muy buena, algo que sinceramente, es una grata sorpresa para mí, sobre todo teniendo en cuenta que la versión analizada, era un producto todavía en desarrollo. Y no sólo eso, sino que la dirección del proyecto, ha conseguido tenerlo listo, en las fechas que se anunciaron como previstas (segunda mitad de 2008).

No tenemos soporte nativo para aplicaciones de 64 bits, ni tampoco hay mejoras en cuanto a la paralelización del código para arquitecturas multi-core/multi-CPU, aunque es algo que está prometido para la próxima versión, Commodore, prevista para mediados de 2009.

Soy el primero en reconocer la ventaja competitiva de Delphi para determinados desarrolladores, y creo que esta nueva versión, no les defraudará. No obstante en lo personal, y sin nada que ver con la herramienta en si, sino más bien a peculiaridades del lenguaje, no es un entorno de programación que use frecuentemente, por lo que espero con impaciencia poderle meter mano al también disponible C++ Builder 2009, dónde en comparación con Delphi 2009, la cantidad de novedades es mucho más elevada.