Cuando repasaba el Kronos Pilot Moon Phase 718.35. Los motivos, os hacía mención de otros relojes, que eran aparentemente idénticos a este Kronos 718.35, uno de ellos sería el Zeno Watch Basel Godat I Fullcalendar Chronograph (7751VKL-g3).

No tenemos más que ponerlos uno al lado del otro, para darnos cuenta de ello:

En efecto, si exceptuamos que la correa es distinta en uno y otro modelo; que en uno el calendario está en alemán y en el otro en español; y que uno indica Zeno Watch Basel mientras que el otro pone Kronos Since 1930; veremos que son exactamente el mismo reloj. Esto es: la misma caja, el mismo cristal, las mismas manecillas, la misma esfera, la misma corona, o el mismo calibre.

Obviamente, que monten el mismo calibre, no es sorprendente, ya cuando hablaba del reloj, os decía que es un movimiento ETA 7751, que entre otras marcas vemos en Longines.

Si repasamos más en profundidad, veremos que a pesar de contar con la misma corona, una está personalizada como Zeno Watch, y la otra como Kronos. Pero puestos a comparar, la mayor diferencia es su precio. Mientras que el Zeno Watch Basel Godat Full Calendar Chronograph, tiene un precio de tarifa de 3.278€, en el Kronos Pilot Moonphase, es de 1.570€. Claro que si buscamos ofertas, podemos llegar a ver el Zeno a 2.458€, pero del mismo modo, tendremos el Kronos a 1.169€. Como diría un buscador hotelero, mismo reloj, distintos precios, con una diferencia de más del doble, a favor del modelo de aquí. No es la primera vez que lo nuestro sale vencedor.

El hecho de que sean iguales, es algo relativamente habitual en pequeñas marcas relojeras europeas, comparten componentes, y a veces como hemos visto, hasta modelos completos.

En foros especializados, las malas lenguas apuntan a que estos relojes, se encargan directamente a Grovana, probablemente la compañía líder en cuanto a fabricación de relojes private label, o sea, genérica o sin marca. Una empresa, capaz de construir un reloj desde cero, incluyendo el diseño, al que luego le ponen la marca, y las personalizaciones que el cliente guste. Todo ello en tiempo récord, y a precios más que razonables. Naturalmente, también se ofrecen a construir nuestros propios diseños. Independientemente de que Grovana ofrezca el Swiss Made, la mayoría del proceso de fabricación se lleva a cabo en Hong Kong. Hay constancia de modelos concretos de marcas como Askania, Hasler, Vixa, Msc, Mondía, Davosa o la propia Zeno que se han externalizado a Grovana.

Puestos en contacto con Unión Suiza, me confirman que si bien comparten recursos con otras empresas europeas, no encargan nada directamente a Grovana. Cabe la posibilidad en este caso concreto, que haya sido Zeno Basel quien haya subcontratado el desarrollo completamente, y luego lo haya compartido con Kronos. O quizás simplemente han utilizado los mismos diseños y proveedores externos para mejorar el precio. No me parece mal en el caso de Kronos, que como ya os decía, es capaz de dar mucho a un precio adecuado. En el caso de Zeno, pues bien, está cobrando más del doble, únicamente por su imagen de marca suiza.

Las coincidencias no acaban ahí, por ejemplo el Kronos Pilot Automatic Chronograph 873N.35, que es idéntico al Zeno Watch Basel Magellano Chronograph Bicompax 6069BVD-e2, el Pilot a 1.220€, y el Magellano a 2.025€. Incluso el Kronos Pilot Automatic Power Reserve 719.35, y el Zeno Watch Basel Godat I GMT + Power Reserve son idénticos, si bien en este caso sólo externamente, pues mientras que el Pilot va movido por un ETA 2892-A2, el Godat lo hace con un Soprod 9033, que además ofrece reserva de marcha (la diferencia de precio mantiene la misma linea 1.260€ contra 2.538€).

En realidad, nos guste o no, muchas manufacturas relojeras suizas, desde Tissot, Mondaine, Certina, Hamilton, y la mayoría de esa franja de precios accesible, llevan a cabo gran parte de su producción en Asia.

En el caso de Kronos, vemos que se repite con el Quantième y Davosa, lo que vendría a confirmar la teoría de compartir gastos y recursos. Al final, la globalización nos deja tan opacos, que nunca conoceremos la verdad completa, y todo serán conjeturas. Puede que ni siquiera Kronos sepa a quien subcontratan las marcas con quienes colabora sus fornituras, así que con cierta frustración al no haber sido capaz de esclarecer el misterio, me quedo al menos con la satisfacción de mi Kronos Pilot, pues venga de donde venga, me sigue apasionando. Todo un lujo a precio moderado.