El diamante es el elemento más duro que existe en la naturaleza.
En cambio es uno de los más frágiles.