De las tres videoconsolas que dominan el panorama actual, a saber: La X-Box 360 de Microsoft, la Playstation 3 de Sony, y la Wii de Nintendo, ésta última está cosechando un buen éxito lo que a ventas se refiere.

Debemos recordar que tanto la Playstation 3, como en menor medida la X-Box 360, salen a la venta a precios por debajo del coste de fabricación, ya que sus respectivos fabricantes, compensan esas pérdidas con la venta de videojuegos, y las licencias. Sin embargo, este no es el caso de la Wii, que sin ofrecer un hardware demasiado potente, ni salidas HD, ni otras tecnologías cutting edge, tiene un coste de fabricación contenido.

La Wii, está a punto de superar la cifra de unidades vendidas de la líder de mercado actual, X-Box 360, a pesar de haber salido al mercado un año más tarde, y la clave de su éxito es sin duda la forma en que se utiliza el mando para interactuar con los videojuegos, unido a un precio de adquisición moderado.

Este cambio de tendencia, viene quizás a indicarnos que los usuarios, o al menos una parte de ellos, están cansados de juegos hiper-realistas, y lo que buscan es simplemente divertirse un rato. Una posibilidad que desde que desaparecieran las consolas de 16 bits, ha ido perdiéndose.

Personalmente los títulos para Wii más sencillos, son los que más diversión aportan, sobre todo a la hora de jugar en grupo. Y es que en cierta medida, me alegra este giro inesperado que ha dado el sector del entretenimiento doméstico.