Entrevista a José María Martí (Industrial Martí de Relojería) -Fallida-

Tras la interesante Entrevista a Rubén Pérez Rubio de Unyber Watches, hoy os traigo una entrevista fallida, la correspondiente a la marca Nowley de la mano de José María Martí de Industrial Martí de Relojería.

Como podéis imaginaros, la logística de una entrevista de este tipo es algo bastante complejo, en especial para un medio amateur como es el caso. La tarea empieza intentando contactar con las personas responsables, y poco a poco ir gestionando el proceso. Éste requiere habitualmente varias citas o conversaciones previas que terminan con un esquema de la entrevista. No hay mucha diferencia si es presencial o a distancia, la dinámica es bastante parecida en ambas situaciones.

En este caso, y tras haber localizado el contacto de la persona encargada de la comunicación en la marca, que llamaré Ana, me confirmó que la idea le parecía interesante. Os sorprendería la buena acogida que tienen este tipo de iniciativas en las marcas, porque en realidad, ayudan a que sean más conocidas por el público, en cierta forma es publicidad gratuita.

Tras unas semanas con las preguntas, y en diferentes conversaciones, me respondieron que denegaban la entrevista. Las preguntas eran demasiado personales, y podían dar información a la competencia. Un jarro de agua fría, y trabajo perdido. Ocurre que el esquema de la entrevista es muy similar al que he usado con otros protagonistas, y siendo sinceros, la respuesta me sorprendió.

La considero una oportunidad perdida, Nowley, junto a Potens y el resto de marcas de Industrial Martí son unos clásicos en mi ciudad, algo que me apetecía conocer en mayor profundidad, y darlo a conocer. Una apuesta más por la relojería española. Por supuesto son muy libres de rechazarla, sus motivos tendrán. En todo caso, me parecen unos motivos injustificados, que probablemente demuestran un arraigo excesivo con el pasado, o una falta de compresión de los nuevos medios. Una entrevista fallida, que os voy a dejar en blanco a continuación para que juzguéis vosotros mismos.

Continuando con la sesión de entrevistas a los máximos responsables de relojeras españolas, hoy estoy con José María Martí Roca de Industrial Martí de Relojería, la compañía que actualmente produce las marcas Nowley y Potens entre otras.

José María, sé que eres una persona muy ocupada, así que, ante todo agradecerte tu tiempo en esta entrevista.

Empecemos por los orígenes, porque en algunos sitios he leído que se remontan a 1951 y en otros a 1954. ¿Nos lo podrías aclarar?

Si no estoy equivocado la fundó tu padre José María ¿es así?

Por tanto, Nowley, así como el resto de marcas dentro de Industrial Martí de Relojería sigue siendo una empresa familiar.

Sin duda es una larga historia de más de 60 años. Estáis entre los grandes en ese sentido en cuanto a relojería española. Debe ser un orgullo para vosotros.

La mayoría de relojeras españolas nacieron como Industrial Martí, reparando relojes, luego vendiendo otras marcas, y finalmente fabricando los suyos propios. Sin embargo, vosotros sois los únicos que mantenéis esa fuerza en la reparación y las fornituras. Me imagino que os aporta una gran ventaja ser conocedores de la técnica relojera, puesto que al final Nowley y Potens se benefician de todo ello. ¿Verdad?

Potens, una marca también vuestra la adquiristeis en 1998, sin embargo, Nowley es una creación propia. ¿De dónde surgió esa necesidad?

Novestel y Michel Herbelin también eran marcas en vuestro portafolio, pero la primera parece abandonada y la segunda está independizada. ¿Podrías explicarme por qué?

Nowley es una marca que suena a extranjera. ¿Es algo intencionado? ¿Creéis que os beneficia esa percepción?

En cuanto a Potens creo que hicisteis algo muy bonito. Rescatar una marca que tuvo gran impacto en nuestro país durante los años 40 a 60 para darle una nueva vida. Curiosamente Potens era suiza. Como sonaba muy a marca de aquí, quizás por el catalán, la gente pensaba que era española.

Y hablando de extranjero. ¿Podrías aclararme lo que es Nowley France en Perpignán?

¿Qué crees que aporta de diferente Nowley sobre otras marcas?

Vuestro catálogo me parece muy peculiar. Apostáis por los relojes de bolsillo que no son de uso mayoritario, y por los modelos digitales que es una tecnología que me encanta pero que no es muy popular. ¿Por qué?

Tal y como yo lo veo la evolución de los digitales son los relojes inteligentes. ¿Tenéis previsto entrar en ese segmento?

En cambio, no tenéis ningún modelo mecánico, un tipo de reloj que a los amantes de la relojería más tradicional nos encanta ¿Es por algo en particular, o porque preferís dejarlo para Potens?

Es que pienso que en la colección Classic o Vintage, un mecánico sería el complemento perfecto, y con los ajustados precios de Nowley, podría abrir un nuevo abanico de posibilidades.

¿En cuanto al precio, no teméis correr el riesgo de que el público pueda pensar que económico significa de poca calidad?

¿Cuál es vuestro perfil de cliente?

¿Cuál o cuáles dirías que son vuestros relojes más populares?

¿Cuántos relojes vendéis?

¿A nivel de negocio, consideras como más importante las fornituras de Industrial Martí, o los relojes completos de Nowley, Potens, …?

¿Qué reloj llevas ahora mismo y qué otros relojes tienes?

Siempre he pensado que con la buena base en cuanto a fornitura que tenéis, sería bonito tener un reloj completamente Made in Spain, obviamente salvo el calibre. ¿Es algo que os motiva?

¿Qué planes de futuro puedes contarnos para Potens y Nowley?

Muy interesante… ¿Y veremos el nacimiento de alguna marca nueva de vuestra mano?

¿Cuál es tu opinión en cuanto al futuro de la relojería? ¿Seguiremos llevando reloj, o usaremos sólo el Smartphone? ¿Conquistarán los relojes inteligentes el mercado, o por el contrario el espíritu de rebeldía y volver a las raíces causarán un nuevo auge mecánico (¿que en parte ya está ocurriendo?

¿Crees que algún día volveremos a tener una manufactura relojera en nuestro país como teníamos en los 50, 60 y 70?

Ha sido un gusto conocerte un poco más José María. Personalmente has saciado todas las dudas que tenía sobre vosotros. Espero que a los lectores también, y que sea un medio ideal para que os deis a conocer aún más.

Como comentaba al principio, después de mucho insistir hasta lograr el contacto con la marca conseguí el contacto de Ana, la responsable de la comunicación. Como siempre hago, me documenté, busqué referencias, y creé una entrevista que siguiendo mi tónica y mi estilo, intentara no repetir las mismas preguntas de siempre. La entrevista quedó en el limbo, así que tras más insistencia por mi parte, conseguí estas respuestas por WhatsApp:



Vosotros mismos opinaréis si son cosas que se pueden o no se pueden decir, y si habéis visto alguna pregunta de índole personal. Desgraciadamente, la última frase es sentenciadora. ¡Y es que ellos son así!

Actualizado a viernes 16 de noviembre de 2018. 19:26:
Indirectamente me ha llegado la información que como se decía en Expediente X, Nowley y por tanto Industrial Martí niegan todo conocimiento de lo que ocurrido. Como digo no es una información ni cotejada ni de primera mano, pero parece ser que los responsables de la marca aducen que no sabían nada de la situación, y que la publicista actuó motu proprio.

Parece ser que Industrial Martí estuvo ajeno en todo momento en cuanto al proceso de esta entrevista, y que nunca les llegó la documentación asociada. En mi caso, habría cuestionado seriamente a la persona que gestionó el proceso, pero viendo lo ocurrido en El caso de las redes sociales de Nowley, parece que nada haya cambiado y que todo siga igual.

12 comentarios en “Entrevista a José María Martí (Industrial Martí de Relojería) -Fallida-”

  1. Eso demuestra lo que son en nowley y su grupo (el cual puedo confirmar que tal como dices dejan mucho que desear). Afortunadamente tampoco se pierde uno gran cosa, porque sus relojes son tan malos que no hay por donde cogerlos (de ahi que esten tan tirados de precio, porque son un asco los productos que fabrican).

    Las preguntas que les ibas a hacer no son nada del otro mundo, simplemente no les dio la gana responder y esta. Para que, como iban a defender sus marcas si son tan horrendas que son indefendibles, ni ellos mismos encontrarian argumentos para hacerlo.

  2. Surrealista. Claro que de ello podrían hacer algo bueno: por ejemplo, negociar con los descendientes del genial Dalí un permiso que les permita utilizar este nombre en una línea de relojes inspirada en este género. Habida cuenta de este antecedente les iría mejor que ahora; claro que actualmente el listón está más bien bajo.

  3. Una vez mas, Guti, creo que has caído en el exceso, como en aquel asunto de la página de ventas con que se cayó una nota. Las cosas no se dieron, y hasta ahí deben quedar las cosas. No debes poner en evidencia a una empresa que no estaba obligada a darte tal entrevista, ni a la persona que esta en todo su derecho a negarse a la misma. Esa actitud vindicativa no es periodística.

  4. Muchas gracias por aportar tu punto de vista nuevamente Kabe. Me gusta tu imparcialidad y tu racionalidad. Precisamente eso, fue lo que me hizo rectificar mi decisión en el caso de la página de ventas de relojes.

    En este caso, y tras meditarlo, creo que la situación es diferente, y mi punto de vista es válido. Comprendo que nadie está obligado a conceder una entrevista. Muchos se han negado, y otros ni siquiera han respondido a mis solicitudes de contacto. Nowley podría haber hecho lo mismo, y no ocurriría nada.

    Sin embargo ellos, aceptaron mi entrevista, les parecía interesante. Una vez hecho todo el trabajo de documentación y redacción, después de todas las gestiones con ellos, y de realizar el seguimiento, es cuando me dicen que no la van a hacer. Aducen que las preguntas son demasiado personales.

    A todos los entrevistados les ofrezco la posibilidad de no responder a aquello que no quieran. Aunque es un derecho que nadie ha ejercido, la posibilidad está ahí. Industrial Martí de Relojería, o Nowley, podría haberse acogido a ello sin problemas. ¿De verdad son preguntas que no se pueden responder?

    Si no estoy equivocado la fundó tu padre José María ¿es así?, ¿es por ejemplo esta pregunta algo secreto? Y así la mayoría. Pienso que si no querían hacerla, lo educado habría sido renunciar a ello. En cambio aceptaron la entrevista con interés, y cuando casi todo el trabajo estaba hecho, se echaron para atrás. Sinceramente no es serio ni profesional. Como no tengo nada que ocultar, prefiero darlo a conocer, porque así es como ocurrieron los hechos.

  5. Es que creo que no estamos en un blog periodístico, Kabe, esa es precisamente la cuestión. Si lo miramos desde ahí y lo hacemos al revés, a mí una vez me concertaron para una entrevista sobre automóviles eléctricos. Preparé las respuestas, estuve recabando información y demás, y cuando me la hicieron resulta que se habían quedado sin tiempo (la entrevista anterior había durado más de lo esperado) y me hicieron un par de preguntas genéricas y me cortaron. Ahí se acabó todo. Lo normal no es que los periodistas lo hagan como Guti, lo normal en esto es que sean mucho peor («peor» en el sentido de soler ser más exigentes). No solo que te den las preguntas por anticipado y permitiéndote encima responder a las que quieras es algo inusual (muchas entrevistas son «aquí te pillo aquí te mato», intentando buscarte las vueltas, sobre todo en periodismo de investigación; reportajes habrás visto sobre el asunto), sino que son agotadoras y luego te pasas tal vez una hora o dos respondiendo preguntas, y solo te publican cinco o diez minutos (eso también me ha ocurrido).

    En este caso Guti le pone todas las ventajas al entrevistado, que vamos a ver, los de Nowley a fin de cuentas no son las Sjoberg, son unos don nadie, fuera de «su casa» no los conoce ni el kiko… Pero dejando eso aparte, Guti los trata con el máximo respeto y encima dándoles muchísimas ventajas que normalmente, aunque seas un personaje famoso, no encuentras.

    Sé lo que son las entrevistas y el enorme trabajo y esfuerzo (y la cantidad de tiempo que inviertes) que lleva detrás, aunque solo sea para quedar con los contactos, y por eso desde hace tiempo que decidí no hacerlas. Una entrevista lleva un trabajo de tomo y lomo, a veces te lleva semanas -claro, luego se lee en cinco minutos, pero eso no refleja el esfuerzo que hay detrás-, Guti lo que exige es por lo menos un reconocimiento a esa labor, y no voy a ser yo quien le defienda, porque no lo necesita, lo único que digo es que él hace algo que, por lo general, no suele verse en este tipo de blogs, por la enorme labor que conlleva y porque él ofrece gratuitamente y encima dándoles publicidad, y esta marca -no así las otras- ni se lo agradece, reflejo real de lo que es la nowley esta. A mí me parece genial que lo haga público, ciertamente otros no lo harían y nos esconderían «la realidad», pero al menos así muchos nos enteramos de estas cosas que pueden ocurrir, y que por elegancia, miedo o por ser «políticamente correctos», en otros sitios no cuentan. Así que bravo con Guti por ser tan claro y haber tenido ese claridad para con sus lectores.

  6. Muchas gracias por tus palabras, y en especial por tu comprensión.

    No se si lo hago bien, o no, o si les doy facilidades o no. Lo que si puedo afirmar es que cuando se hace una entrevista, siempre hay un interés económico, a veces dos. Me explico:

    1) El medio que publica la entrevista cobra, u obtiene algún tipo de beneficio de los lectores a cambio de darle esa información, el contenido de la entrevista.

    2) El entrevistado paga, o aporta algo valioso para el medio que lo publica. El ejemplo más claro son los Publireportajes en TELVA.

    En mi caso ni obtenía nada a cambio de la entrevista, ni de los lectores. El único interés en este caso era la labor divulgativa de dar a conocer la industria relojera española entre la gente. Como bien apuntas, ello me conllevó un enorme trabajo que finalmente no sirvió de nada. Un trabajo que yo estuve dispuesto de poner a disposición de los lectores, y por supuesto de Nowley para que sus relojes se conocieran mejor.

  7. Kabe, esta vez creo que no tienes razón.

    Hace ya tiempo pregunté al dueño de este blog si habría entrevista con Miguel Rodríguez, el fundador de lo que hoy es el grupo Festina Lotus. La respuesta que me dio Guti – permítaseme la licencia de utilizar el nombre de pila – fue que esa entrevista no la habría, ya que Miguel Rodríguez no concedía entrevistas; Guti respetó esa decisión, y en ningún momento criticó a Miguel Rodríguez por ello.

    E intuyo que si Miguel Rodríguez concediese una entrevista a, pongamos, El País y a él no, la actitud de Guti hubiese sido la misma: respeto.

  8. Al menos intento ser respetuoso unrelojista. Gracias por tus palabras.

    Pienso que el tiempo es algo valioso que tenemos, y que por supuesto si el señor Miguel Rodríguez de Lotus/Festina, o también el español Miguel García de Sellita decide declinar la invitación a la entrevista lo debo respetar. Tienen sus prioridades, y obviamente invertir varias horas de su tiempo para aparecer en un medio tan pequeño como el mío no les debe interesar.

    En efecto, preferirán invertir ese tiempo mismo tiempo y aparecer en El País como bien apuntas. La diferencia es que a un medio así, tampoco le interesa que aparezca alguien dándose autobombo, así que les harán pagar por tener la entrevista. No es nada malo, cada uno mira por lo suyo, su dinero, y su tiempo.

    Otros muchos, ni siquiera llegaron a responder. En realidad no responder ni que sí ni que no, ya es una respuesta. Indica que pasas de todo, y que no te interesa. Espero poderlo contar en un futuro artículo. Pero eso mismo es respetable también, porque no estamos obligados a hacer nada.

    El caso de Industrial Martí es totalmente diferente. Yo les di cancha y respeté su tiempo. En cambio fueron ellos los que me hicieron perder el mío. Con casi todo el trabajo hecho por mi parte, el resultado quedó en nada.

    Salí perdiendo yo, salieron perdiendo los lectores, pero también en menor medida salieron perdiendo ellos, que podían haberlo aprovechado como escaparate y promoción totalmente gratuita. En un mundo en el que casi todo cuesta dinero, era algo a tener muy en cuenta.

    Sinceramente no se hasta que punto la culpa es de ellos, de «Ana», de ambos o de todo el conjunto, pero si que sé que la responsabilidad cae sobre ellos. Tampoco ha habido ninguna reacción por su parte en el Twitter de Nowley ni en otras redes sociales, de manera es que mi conclusión es que son ellos los que no valoran mi tiempo, y los que se han comportado de una forma negativa.

  9. Tendremos que estar de acuerdo en no estar de acuerdo. Es un área mucho mas gris que la de la otra ocasión, después de todo. Con lo que debo expresarme en desacuerdo es con la idea de que este blog no es periodístico. Quizá sin intención, este blog, con sus reviews, se ha convertido en eso, aun que sea en su mayoría de artículos de opinión, y eso le establece ciertas reglas.

  10. Es cierto que poco a poco mis artículos, o al menos una parte de ellos se han ido profesionalizando Kabe. Podríamos decir que son más periodísticos que cuando empecé. No obstante, es puro hobby y afán divulgativo. Puedo atenerme a las reglas formales periodísticas, o no hacerlo, porque no soy un profesional del sector, no vivo de ello.

    En ningún caso voy a faltar al respeto a nadie, pero tampoco voy a ocultar la verdad, ni aunque me perjudique, ni aunque perjudique al implicado. Son los valores de origen en la labor periodística, pero que se han visto diluidos por motivos de audiencias y rentabilidades.

Deja un comentario