Ahora que Porsche AG ha presentado su increíble 911 Turbo S Exclusive Series, del que lo único que no me gusta es el color, ni el precio (298.155€), he recordado la antigua comparativa que escribí hace 7 años en Evolución técnica de los coches, y me apetecía actualizarla, dedicándola como no, al Porsche 911 Turbo S, mi automóvil favorito de todos los tiempo, un capricho que puede que tal vez no de la , pero estoy seguro que ayudaría mucho.

A diferencia de la anterior entrega en donde dejé de lado el Turbo S, igual que hice con los GT2 o GT3, por entender que eran series limitadas, en esta edición, he tomado como comparativa, precisamente el momento de serie no limitada más potente de todos, ya fuera el Turbo, el Turbo S, o el Turbo Exclusive Series.

Si bien el primer 911 Turbo S de serie, no empezó a venderse hasta 2006 con el 996 Turbo S, Porsche había ya probado ese concepto con la generación predecesora, el 993 Turbo S de 1998, que se ofreció como una serie limitada. Anteriormente a eso, teníamos versiones especiales, como el 930 Turbo S de 1982.

Desde entonces el concepto siempre fue el mismo, un Porsche 911 Turbo, para los que el Porsche 911 Turbo se les quedaba corto, y podían permitírselo.

ModeloAñoCVKm/hKg
Porsche 911 S (901/02)19671602201.062
Porsche 911 Turbo SE (930)19863302751.335
Porsche 911 Turbo 3.6S (964)19943852901.290
Porsche 911 Turbo S (993)19954502961.500
Porsche 911 Turbo S (996)20004503071.665
Porsche 911 Turbo S (997)20075303151.660
Porsche 911 Turbo S (991)20125603181.680
Porsche 911 Turbo Exclusive Series (991.2)20166063301.675