Si vemos a la venta, pongamos un reloj Omega, o TAG Heuer por 50 euros o menos, tendremos sospechas muy fundadas de que se trata de una falsificación. Sin embargo, si se nos ofrece un Casio de los de toda la vida por 5 euros, se nos plantearán serias dudas sobre su autenticidad.

A diferencia de las imitaciones, las falsificaciones son ilegales, y por tanto un engaño para los posibles compradores. Lamentablemente, los avances tecnológicos permiten que las falsificaciones sean cada vez más parecidas a los modelos originales, tanto es así que en algunos aspectos, es necesario tener un producto al lado del otro para llegar a distinguirlos.

Las copias son de peor calidad, tanto externa, como interna, y cuentan con una construcción más basta, y con peores materiales, lo que lógicamente implica una peor sensación aparente, y un funcionamiento más deficiente. Sin embargo, han clonado la mayoría de detalles, tanto de diseño, como de branding del modelo original.

La fotografía que ilustra este artículo, muestra un Casio F-91W falsificado a la izquierda, y uno genuino a la derecha, como veis son extremadamente similares, por lo que os daré algunos consejos para que podáis identificarlos.

Los siguientes puntos, los podéis verificar fácilmente sin necesidad de comparar un modelo con otro:

Casio en el display: Dado que el F-91W es probablemente el modelo más copiado de todos los fabricantes, desde hace algunos años, Casio ha implementado una funcionalidad que no está oficialmente documentada, pero con la que tras pulsar durante 2 segundos el botón de la derecha, la presentación muestra la palabra Casio, en vez de la hora normal.

Empaquetado: Los modelos originales de Casio incluyen en su packaging el típico manual de instrucciones del módulo en formato apaisado, y el correspondiente certificado de garantía. Particularmente el del F-91W es un desplegable. Desconfiad si no tiene al menos 20 páginas, y no está bien redactado.

Funcionamiento de la luz: La tecnología de iluminación consume mucha energía, así que si al activar la luz, percibimos que los dígitos LCD del display se atenuan, probablemente sea una copia.

Precisión: Un reloj Casio original, tendrá en el peor de los casos una varianza en la precisión de +/- 1 segundo por día. Por tanto, si la hora que presenta, tiene un desfase mayor de 10 minutos, mala señal. O lleva mucho tiempo almacenado, o es un fake que no cumple las especificaciones de los modelos genuinos.

Precio: Un F-91W original nuevo se puede conseguir por entre 8 y 18 euros, si vale menos de eso, es una falsificación.

Resistencia al agua: La mayoría de relojes Casio, y en particular el F-91W es Water Resistant, es decir que resiste presiones de hasta 3 ATM de agua. Si hay condensación o gotas de agua en el interior, es falso.

Cristal: Muchas imitaciones usan un plástico estilo film para el cristal, si es demasiado flexible, o tiene desgarros, es falso.

Tornillos: Los tornillos de la caja, son de un acero inoxidable de buena calidad en los modelos originales. Si están oxidados, es una copia.

Las diferencias de a continuación, solamente las podréis apreciar comparando un modelo u otro:

Tiempo de respuesta: La electrónica de estos modelos, está muy depurada, y cambiar de un modo a otro es casi instantáneo, sin parpadeos en el display ni otro tipo de artificios. En las copias, el paso de un modo a otro es algo más lento, y a veces ocasiona parpadeos.

Sonido de botones: Es levemente diferente en el original de la copia, siendo algo más cálido en el primer caso.

Correa de resina: Los modelos originales, tienen un tacto de caucho, siendo suaves y flexibles. En las imitaciones, son más plásticas, rígidas y ásperas.