Las circunstancias me obligaron a dejar la Cherry Coke, por lo que la parte rebelde de mi estaba inquieta… ¡Por suerte he descubierto la Fritz-Kola!

En pocas palabras podríamos decir que la Fritz-Kola es la versión potenciada por alemanes de la Coca Cola original. Haciendo una comparación con coches, la Coca Cola sería por ejemplo un Ford Focus 1.6, mientras que la Fritz-Cola estaría más cercana a un Porsche 911 Turbo Gemballa.

Me explico, lo que puedes leer en la botella, es su contenido de cafeína: 25 mg por cada 100 ml de refresco. Es decir entre 2 y 4 veces más cafeína que la mayoría de bebidas de cola, y cercano a los 32 mg por 100 ml del Red Bull. No está mal.

Contra lo que pueda parecer, el sabor es suave y refrescante, con un ligero bouquet de limón. Me recuerda un poco al gusto de la Pepsi Max.

Desgraciadamente en España no es fácil de encontrar, lo la hace ser una bebida exclusiva y sibarita.