Hace algo más de un año, me encontraba buscando jabones de calidad Made in Spain. La experiencia con Jabones Lida no fue del todo positiva. Por otro lado, marcas tan nuestras como Heno de Pravia, ahora de Laboratorios Puig, se producen en Colombia o México, así que el terreno era aciago.

De pura casualidad me topé con Jabones Pardo, una empresa jabonera que probablemente recordaréis de los tiempos de nuestros abuelos, y que siguen existiendo, siguen siendo de aquí, y siguen elaborando ellos mismos sus productos.

Jabones Pardo S.A. se funda en el año 1927 en Madrid, una empresa que sigue siendo familiar, y que ahora está ya en manos de la cuarta generación. Durante los años 50, viven su época dorada, produciendo jabones específicos para las lavadoras que empezaban a instalarse en los hogares españoles.

Continúan adaptándose al mercado, fabricando en los años 1980 jabones líquidos, hasta llegar a nuestros días, donde ofrecen además de pastillas de jabón, y jabones líquidos, cremas y tubos; cosa que hacen bajo sus propias marcas, pero también para marcas de distribuidor o blancas.

Ya solamente por su historia, serían merecedores de este artículo, pero es que además, dan importancia a unos valores corporativos, que pese a que desgraciadamente van a menos, son admirables, y por tanto dignos de dar a conocer. Valoran la tradición y la calidad de sus productos, valoran el trabajo justo de sus empleados y apuestan por la economía local o de proximidad.

Por más vueltas que di intentando encontrar sus productos, me fue harto complicado. Son fáciles de encontrar esos detergentes líquidos o pastillas de jabón para lavar a mano de marca blanca producidos por Pardo para Simply, Froiz, Aliada (El Corte Inglés / Hipercor) o Auchan (Alcampo), pero no así sus pastillas de jabón para manos.

Además de comercializar con bajo su enseña más conocida: Pardo o Jabón Pardo, en algunos de sus productos lo hacen con otras marcas propias como Yupi, Marianela, Capricho, Camaleón, Brisas, Pretel, Teide o Halcón. Su catálogo cuenta con agua de colonia, body milk, jabón líquido, jabones para lavado a mano, detergentes, fregasuelos, geles, champús, …

Ante una distribución tan monopolizada por las multinacionales, ellos mismos decidieron actuar como vendedores en el Marketplace de Amazon, una estrategia que están fortaleciendo, y gracias a la cual, podemos hacernos con muchos de sus productos aunque sea online.

El jabón Pardo, cuenta con la que bien podría ser la instalación de cocción de jabón en caldera más grande de nuestro país con una producción cercana a las 500.000 pastillas de jabón al día entre otras variedades. De toda la producción, entorno al 80% se exporta fuera de nuestras fronteras, esencialmente a América, África y Europa, valorando las propiedades exfoliantes para la piel. Además, producen parar marcas de cosmética extranjeras.

En España, el grosso de las ventas se las llevan las marcas blancas de los supermercados, unos productos con la misma calidad que los de ellos, y que sólo tienen leves diferencias en cuanto al olor y el empaquetado.

Pero dejadme que primero os explique los argumentos en favor de usar un jabón clásico en pastilla, en vez del habitual jabón líquido con dispensador que la mayoría de vosotros tendréis en casa.

Un jabón en pastilla es más natural, el jabón líquido es en realidad una crema a base de jabón, por lo que sus componentes son distintos y suelen estar diluidos en agua. No debería extrañarnos por tanto, que las pastillas de jabón sean generalmente mejores para la piel.

Además, un jabón en pastilla cunde mucho más que un jabón líquido, es decir, dura más tiempo. La cantidad que usamos al lavarnos las manos, es mucho menor, en primer lugar, porque usamos jabón puro que está concentrado, y una disolución de agua y jabón como en el jabón líquido. Por lo que he visto los dispensadores de jabón suelen echar una cantidad excesiva de producto, así que no suelen duran más de 100 usos. El jabón en pastilla o barra, dependiendo de su consistencia y su dureza nos durará al menos el doble que eso. Esto quiere decir que ahorramos dinero, y además somos más sostenibles con el medio ambiente. Utilizamos menos cantidad de producto, y evitamos los plásticos del envase que al final se desechan.

Te preguntarás entonces porque la gente sigue usando el jabón líquido. Probablemente te respondan con que es más cómodo y práctico. Pues no sé que deciros a esto. Para mi ambos son igual de cómodos y prácticos. Creo que es simplemente una cuestión de hábitos. También he escuchado a ciertas personas que dicen que el jabón en pastilla es antihigiénico, que al estar expuesto al aire se llena de bacterias. Es simplemente un engaño, porque un frasco de jabón líquido también está expuesto a las bacterias por la boquilla, con el inconveniente, que ninguno de vosotros la limpiará regularmente. En cambio la pastilla de jabón, se limpia “automáticamente” cada vez que la utilizamos. En ambos casos, debemos recordar que el jabón tiene grandes propiedades antisépticas, es decir, es poco probable que contenga un número elevado de bacterias, y éste será bastante inferior al de la toalla con la que te secas, o al pomo de la puerta que empujas cuando entras al cuarto de baño.

Repasemos el lote de productos de Pardo, en cuanto a pastillas de jabón.



Jabón Pardo Glicerina

Pertenece a la gama de jabones naturales piel sana, y es el típico jabón con un elevado contenido de glicerina. Sus propiedades son suavizar y ablandar la piel, así que resulta ideal para manos delicadas. Es un jabón duro, que nos va a durar mucho tiempo, con un aroma casi imperceptible, muy neutro. Es un jabón duro, así que ofrece una gran duración. Vendría a ser el jabón de tocador más tradicional de la marca.

Se vende en paquetes de 3 pastillas de 125g cada una que cuesta unos 2,5€, así que su precio es razonable.




Más información.

Jabón Pardo Rosa

Pertenece a la gama de jabones naturales piel sana. Es un jabón de tocador suave y cremoso con una agradable fragancia a rosas de Bulgaria. Me encanta su aroma, intenso mientras nos lavamos las manos, pero discreto después. Por su consistencia no es tan duradero como el de glicerina, pero si que me parece mucho más agradable y apto incluso para la ducha.

Se comercializa en un paquete de 3 pastillas de 125g cada uno que cuesta unos 1,5€, lo que lo convierte en un producto muy asequible.




Más información.

Jabón Ídole Avena

Pertenece a la gama de jabones naturales piel sana. En cuanto a cremosidad sería un intermedio entre la dureza del de glicerina, y la suavidad del rosa. Gracias a sus extractos con avena, se caracteriza por su efecto suavizante en la piel. Es la pastilla más recomendable para la ducha y el baño.

Se vende en un paquete de 2 pastillas de 125g cada uno que cuesta unos 2€.




Más información.

Jabón Pardo Amarillo

Pertenece a la gama de jabones naturales para lavado a mano. Es una jabón específico para el lavado de ropa. Además de usarlo cuando lavamos a mano, lo podemos aplicar directamente sobre las manchas difíciles en la ropa, y luego meterla en la lavadora. Lo utilizo como sustituto de los sprays quitamanchas.

Se venden tanto en un paquete de 3 pastillas de 250g que cuestan 2,5€, como individualmente en una pastilla de 300g que cuesta 0,80€. En principio lo podríamos utilizar para el lavado de manos, puesto que al ser natural, no debería ocurrir nada. De hecho conozco gente que lo hace, aunque en mi caso nunca lo he probado.






Más información.

Jabón Pardo de coco

Pertenece a la gama de jabones naturales para lavado a mano. Al igual que el amarillo, es un jabón para el lavado a mano, pero mucho más cremoso, así que se recomienda para aguas duras. Genera mucha más espuma que el amarillo, y protege las manos. Sería una mezcla entre el Pardo Amarillo y el Pardo Rosa.

Se vende en un paquete de 3 pastillas de 250g cada una que cuesta unos 3€.





Más información.

La experiencia con Pardo ha sido muy positiva. Unos productos de muy buena calidad, sostenibles, y con unos precios más que razonables, de manera que en mi han encontrado un cliente más.

Me quedo con las ganas de seguir profundizando en los productos que me faltan, el Jabón miel Pardo, el Jabón al limón Yupi, el Jabón de glicerina Yupi, el Jabón en crema Yupi, y el Jabón de tocador Marianela.