Juiced ha causado una gran expectación, por su jugabilidad, sus gráficos, sus opciones de personalización, y sobre todo su campaña de marketing y publicidad.

Como ser social, yo mismo estaba predispuesto a esos condicionantes, más aún teniendo encuenta lo amante de los coches, y los juegos de carreras que soy.

Tras probar Juiced, mi decepción ha sido máxima.

Los gráficos son excelentes, el sonido con una banda sonora de alta calidad, realmente impresionante.

La jugabilidad pésima. El coche es difícil de controlar, y no es realista en absoluto.

La idea no es nada original, y tantas posibilidades de tuning que se mencionan, no llegan a la altura de las que había en Need for Speed Underground.

El juego es terriblemente aburrido a pesar de haber recurrido a los típicos cheats para poder ver las posibilidades del programa.

La idea no es nada original, siendo un clon de segunda fila de la saga Need for Speed. Tan solo aporta la posibilidad de apostar en carreras sin necesidad de correr.

Está totalmente traducido al castellano, y el motor gráfico es aceptable en cuanto a rendimiento.

Todos estos comentarios se refieren a la versión PC, aunque la de XBOX es más de lo mismo.