La historia de Potens

Aunque no lo parezca, en España existieron muchas marcas de relojería, algunas de relativa nueva creación, y otras con una historia bastante extensa. Unas pocas aún perduran desde entonces, pero son pocas las que continúan apostando por la relojería mecánica más tradicional.

Si pensamos en la exitosa Relojes Festina de Festina Group (Festina-Lotus S.A.) que data de fecha tan reciente como 1984, nos sorprenderemos de ver Justina (Almacén de Relojería Otero) desde 1898; Lotus (Grupo Festina) desde 1902; Duward (Distribuidora Española de Relojería S.A. -DERSA-) desde 1930; Kronos (Unión Suiza) desde 1930 o Thermidor (Distribuciones Thermiwatch) desde 1956.

En esta lista nos falta Potens World Time, un sello creado en Suiza durante algún momento de la década de 1940. El alemán afincado en Barcelona, Pablo Mendlewicz Wolman empezó a distribuir la marca en nuestro país, junto a muchas otras como Perfine, Rydwan, Tonica, Pones, Esprit, Marimont, Movado, Standard o Wolny.

Era la época en la que había que relojizar, es decir, dotar de relojes fiables y asequibles al país, por lo que fundó Comercial Pemen (Pemen S.A.). En 1987 fallecería Mendlewicz, pero la trayectoria de Pemen continuaría hasta hacerse propietarios de la marca Potens en 1989. Pemen regentó también una relojería en el Passeig de Gràcia 8-10, y un taller en la calle Cellers 3.



En 1997, Industrial Martí de Relojería S.L., una empresa familiar, también barcelonesa, fundada en 1951 según algunas fuentes, y 1954 según otras, adquiere la marca Potens a Pemen. La compañía Pemen S.A. se disuelve en el año 2009.

Industrial Martí de Relojería, que comenzó adaptando relojes de bolsillo a la muñeca, y que es esencialmente el origen del reloj de pulsera para hombres. Pronto empezaron a desarrollar sus propias cajas.

Situados en la calle Del Pi 12, poseen un taller, una academia de relojería y un almacén de fornituras, son propietarios de las marcas Nowley, Potens y Novestel; además de distribuidores de Michel Herbelin, Elma, Witschi, Horotec, Bergeon, Renata y Sony.

Potens vivió su período de máximo esplendor en la década de 1960, codeándose con marcas suizas de gran prestigio. No obstante, pese a toda su historia, no hay mucha información disponible acerca de Potens, y la mayoría de ella proviene de un coleccionista de calendarios (Colecciono Calendarios y Coleccionando Calendarios).



Aunque la trayectoria de Potens es similar a la de Sandoz y Candino, como hemos visto, su evolución les llevó a ser una marca española, y al fin y al cabo, una de las protagonistas.

6 comentarios en “La historia de Potens”

  1. Enamoradodeingridsjoberg

    Reloj dibujado jeje, lo que era la publicidad de aquella época. Lo que no entiendo es de dónde viene lo de potente.
    Por cierto, que cuando se hacían los calendarios de bolsillo, la publicidad molaba, eran francamente bonitos.

  2. Sí, los cartelistas de la época Enamoradodeingridsjoberg que de verdad aportaban talento a la publicidad, no sólo creatividad. Cosa que es posible que volvamos a ver de nuevo a tenor de las nuevas leyes de copyright que se están barajando. En cuanto a Potens, creo que cambiaron su época. Como Duward, Justina, Thermidor y otras, lograron popularizar la relojería en nuestro país.

    Es una lástima que pese a la influencia que tuvo Potens, haya tan poca información sobre ella, incluso en la web oficial, así que ahí va mi granito de arena al menos.

  3. Yo tengo uno antiguo. Potens de luxe Admiral. Automático, 25 rubíes, 6 atmósferas de resistencia a agua, tapa trasera con un submarino grabado, día de la semana y ddel mes, por supuesto swiss made, en fin… En calidad, hoy en día, es equiparable a un Oris.

  4. Aunque si lo miramos desde «otro» punto de vista, no deja de ser u w-59 sin alarma y sin cronometro. Je je. Un abrazo y muchas gracias por el blog.

  5. José Carlos prefiero quedarme con la parte que es un reloj de hace 40 o 50 años, que no creo que un W-59 consiga. Aunque por supuesto, a los que nos gustan los relojes, lo mismo nos da un Casio W-59, que un Potens de Luxe, que un Rolex. Todos nos gustan.

    Gracias a ti por leerme.

Deja un comentario