El servicio de Correos Postal Exprés, es el top de gama en cuanto a envíos que ofrece Correos (Sociedad Estatal Correos y Telegrafos, S.A., antes Correos y Telégrafos), superior a CorreosPaq, a Correos Express, y a los productos tradicionales de Correos, como el Paquete Prioritario, o la Carta Urgente.

Cuando se trata de enviar algo verdaderamente importante, necesitas una empresa fiable, no en vano, estás depositando tu confianza en ellos, para que realicen una entrega para una persona, a quien ese envío, le puede ser fundamental. Necesitas que sea una empresa seria y de confianza. Las elevadas tarifas, son un indicativo que nos justifica la importancia de lo que transportan. Paquetes destinados a resolver una urgencia, o conquistar un sueño. En mi caso, el envío consistía en una carpeta que contenía documentación original, sensible y muy importante. Un sobre normalizado de tamaño grande, de 450mm X 330mm y un peso de 1.104g. Le puse tanto cuidado al envío, que hasta el sobre era un sobre oficial de Correos, comprado en la misma sucursal, y del que previamente me cercioré, que era apto también para Correos Postal Express International. Me respondieron, que precisamente ese sobre era el ideal, con burbujas protectoras en el interior, y una cobertura plástica impermeable.

Digo que el sobre contenía, en pasado, porque la historia, no tiene en absoluto un final feliz, es rocanbolesca, desastrosa, indignante y desesperada. Así que si sigues leyendo, comprenderás el título de este artículo, La ineficiencia de Correos Postal Exprés, en donde podría haber utilizado también los términos ineficacia, ineptitud, negligencia, dejadez o falta de profesionalidad.

Algo que es verdaderamente importante, debe recibirse en destino, cosa que aunque demos por supuesta, no siempre es así, pero además, debe hacerlo en un plazo determinado, ofreciendo durante el proceso, una información clara y actualizada sobre el estado del envío, que pueda ser consultada por el remitente y por el destinatario. Estas características, requieren una modalidad de envío superior, que es lo que ofrecen compañías como StarPack, UPS Express, DHL, FedEx, TNT, ASM o MRW. Envíos que garantizan una entrega en mano al destinatario, y que se comprometen a hacerlo en un período de tiempo máximo. En mi caso, que era desde Barcelona (España) hasta Santiago de los Caballeros (República Dominicana), variaba entre 3 y 7 días laborables, dependiendo de la empresa, y del servicio contratado. Ya puedes imaginarte, que no son envíos económicos precisamente, oscilando entre los 30€ y los 100€.



Decidí optar por el servicio que era más confiable, olvidándome de otros problemas anteriores, o al menos así me lo pareció en aquel momento.

Correos EMS Postal Express, al tener la denominación EMS, pensaba que sería un servicio de transporte privado, pero que se comercializaba en las oficinas de Correos y Telégrafos. Lo mismo que Deutsche Bank o Western Union, que aunque son empresas independientes de Correos, han llegado a un acuerdo con ellos, para ofrecer los servicios en sus dependencias.

Sin embargo EMS Postal Express (Express Mail Service), es diferente, ya que además de comercializarse en las oficinas de Correos, la gestión corre a cargo del propio Correos, y ahí es donde radica el problema. Es decir, proporciona una logística para el intercambio de paquetería entre países, y tiene acuerdos con multitud de oficinas de Correos de España, y de otros países, pero EMS no realiza la gestión de los envíos. Ésta recae en el emisor del paquete. ¡Horror Correos!

La ventaja que tenía, es que podía hacer el envío desde la propia oficina de Correos de mi zona. Si algo iba mal, siempre podría acudir en persona, y resolver el problema. Que equivocado estaba… ¡Menudo error!Pero no, Correos Postal Exprés Internacional, no es así, no es fiable, no es serio, no es seguro, no es confiable, no es rápido, no es transparente, y por si fuera poco, no es barato. Os narraré cronológicamente la situación, para que no quede ninguna duda. Para que si se os presenta la cuestión de qué operador de envíos utilizar, no os equivoquéis como me pasó a mi.

No os podéis imaginar, del cuidado que puse en su empaquetado, siguiendo todas las recomendaciones que pude encontrar. Una carpeta de cartón, que contenía una carpeta plástica en su interior, y los diferentes documentos, clasificados en diferentes separaciones. Se incluían los datos del receptor y del emisor tanto en el exterior del sobre, como en la etiqueta informática que generó la sucursal de correos. Pero también estaban dentro del sobre, y dentro de la carpeta. Todo, para que en caso de daño del embalaje, pudiera llegar sano y salvo a su destino. Entre los datos, figuraba, naturalmente un número de teléfono de contacto, también para el emisor y el receptor.



Sábado 29 de abril de 2017

Aprovecho que es sábado, y me acerco a la oficina de correos más cercana a mi casa. Me explican que si envías como un sobre o un paquete, como carta, ya sea nacional o internacional, usando su modalidad de urgente o de certificado, no garantizar un plazo de entrega límite. Solamente se comprometen, en la medida de lo posible, a darle más prioridad que si fuera envío estándar. No hay ningún compromiso ni garantía en cuando a fechas.

Me recomiendan Postal Exprés, que aunque es el servicio más caro, es el mejor en cuanto a rapidez y seguridad, que es lo que busque. Me dicen también que es la modalidad perfecta para el envío de documentos importantes, como es mi caso.

El trámite es sencillo, toman los datos en un terminal de ordenador, incluyendo el número de teléfono de contacto para el remitente y el destinatario, de manera que puedan localizarlos en caso de alguna incidencia, y dejan pagar con tarjeta de crédito. Solicitan algo de información como el contenido del envío, en donde les digo que son documentos importantes, y el valor declarado, en donde soy sincero, y digo 100€. Amablemente me indican, que el paquete no saldrá hasta el martes 2 de mayo, puesto que el lunes 1 de mayo es el Día del Trabajador que es festivo. Me entregan los justificantes de pago, el resguardo del envío, y me señalan el número de envío, sobre el que podré hacer seguimiento en la web.

Un par de horas después, al llegar a casa, consulto el Localizador de Envíos de Correos, y ya consta como Admitido. Es un buen síntoma, y me siento cómodo. Todo parece muy serio, es rápido, y con un trato muy sincero y profesional. Justo es lo que buscaba. Pero todo eso, no es más que una tapadera para cubrir su lamentable gestión, y su poca capacidad resolutiva.

Jueves 4 de mayo de 2017

Han transcurrido 5 días naturales (2 días laborables), y se actualiza la información de Seguimiento del Envío: Salida de la Oficina Internacional de Origen, es decir, mi paquete a abandonado Madrid, y va de camino a su destino. No hay más eventos informativos disponibles, así que asumo que desde el 2 de mayo de 2017, hasta el 4 de mayo de 2017, ha viajado de Barcelona a Madrid. Aquí empiezan mis suspicacias, me recuerdan lo que era correos en el pasado, hace 300 años cuando se fundó, un pozo de malas gestiones, y esta es una de ellas. ¿Por qué no hubo otra entrada que indicaba que iba hacia la oficina internacional de origen?



Martes 9 de mayo de 2017

Han pasado 10 días naturales desde que hice el envío (5 días laborables). Al día siguiente, expira el plazo límite para entregarlo a su destinatario. Sin embargo, el Localizador de Envíos, sigue clavado en ese fatídico 4 de mayo, en el que abandonó Madrid. Sólo hay un procedimiento para obtener más detalles sobre su estado, y es formalizar una reclamación para que investiguen lo ocurrido.



Miércoles 10 de mayo de 2017

Ya van 11 días naturales (6 días laborables), se cumple el pazo garantizado de entrega, pero el destinatario no ha recibido nada. El localizador sigue sin más información desde el 4 de mayo. Nadie se ha puesto en contacto conmigo ni con el destinatario para comunicarme el problema, he sido yo el que me he dado cuenta, consultando el seguimiento del envío varias veces al día. También ha transcurrido 1 día natural y laborable desde que puse la reclamación solicitando más información, pero nadie me ha respondido. El localizador de envíos sigue exactamente igual. Consultando el estado de la reclamación en su web, me dice que Le informamos que se está procediendo a realizar las investigaciones oportunas respecto a su reclamación. En el más breve plazo posible le haremos llegar la resolución de la misma. Por cierto que ese estado, es el estado inicial en el que se registran las reclamaciones. O sea, que en cuanto se guarda una, la respuesta que ofrecen es que ya lo están mirando, cosa que no es cierta. Puede que empiecen a atender esa reclamación, un día, dos o tres después, cuando les apetezca.

Añado como información adicional en la reclamación el contenido de paquete, les recuerdo que el plazo de entrega al que se comprometían ha vencido, y que necesito saber dónde está el paquete, y cuándo se va a entregar.

Les contacto por email, Twitter y Facebook. Las respuestas son muy rápidas y amables, pero no me aclaran nada, no me dan información, que es precisamente lo que necesito. Sólo saben decir, que seguían investigándolo, o sea, lo que ya sabía desde hace un día. Fueron incapaces de darme una fecha estimada de cuándo lo habrían investigado, de cuándo llegaría el envío, o de dónde estaba.

Jueves 11 de mayo de 2017

Llevamos 12 días naturales (7 días laborables), el plazo garantizado se acababa ayer. Nadie ha respondido a mi reclamación solicitando más información, de la que ya han pasado 2 días naturales y laborables. Vuelvo a completarla haciéndoles saber esto mismo. Decido cursar otra reclamación, esta vez, quejándome del deficiente servicio de reclamaciones, que no me ha dado información sobre la situación del paquete. El localizador, sigue sin movimientos.

Si es un problema con el servicio ofrecido por Correos, ni siquiera debería haber sido yo el que iniciara las gestiones. Deberían haber sido proactivos, y tranquilizarme indicando que estaban haciendo todo lo posible por averigüar lo ocurrido, tan pronto el sistema les hubiera notificado que ese envío iba con retraso. También deberían dar un plazo de tiempo estimado, informando al cliente regularmente del estado de las pesquisas. Pero no, ellos hacen todo lo contrario. No te responden, ni siquiera aunque tu decidas contactarles en primer lugar, no te dan ningún plazo en absoluto, no se interesan por las consecuencias que ese retraso, pérdida, extravío o hurto puedan ocasionar.

El destinatario, decide ponerse en contacto con la empresa de correos destinataria: Inposdom (Instituto Postal Dominicano). Allí al menos le responden, indicando que en realidad ese tipo de envíos, suelen tardar 6-8 días laborables, es decir, que a la práctica, siempre se retrasaban sobre la garantía ofrecida por Correos Postal Exprés Internacional). Le confirman que el envío aún no ha llegado a República Dominicana, y que debería hacerlo en uno o dos días laborables más. Le apuntan a la página de seguimiento de envíos que disponen (rastreo y localización local), donde al menos son capaces de comprobar si ha llegado al país o no.



Mencionan también el servicio de Global Track And Trace, que me sorprende que tenga más información que el de Correos, al menos aporta la información de cuándo llegó a Madrid, además de cuando salió. Otra decepción, ¿por qué Correos no me dio esos detalles, y un tercero sí?



Viernes 12 de mayo de 2017

Transcurridos 12 días naturales (7 días laborables), Correos ha incumplido su compromiso. A pesar de ello, no se han dignado a darme ninguna información sobre cuando prevén tener más datos sobre el incidente, o cuándo se va a entregar, y la reclamación ya tiene 3 días laborables y naturales. De nuevo la actualizo, recordándoles eso mismo.

Sí que han respondido a mi segunda reclamación, la que era sobre el servicio. En ella, la Responsable de Atención al Cliente de Correos, Marina Padilla Alfaro, me indica lo que ya se, pero usando unas palabras mucho mejores: Que lamentan las molestias, que están haciendo todo lo posible por investigar lo ocurrido, y que en cuanto lo sepan, me responderán. Ojalá fueran simplemente molestias. Curiosamente marqué al realizar la reclamación, que quería que me respondieran por email. Nunca llegó ese correo electrónico, y nuevamente tuve que ser yo, el que de manera proactiva, accediera a su web, para descargar el veredicto. Tal vez desde Correos aduzcan problemas técnicos, pero la sucesivas reclamaciones, las hice marcando respuesta telefónica, y tampoco me llamó nadie. Así que de problema técnico ninguno, es solamente una deficiente gestión.



El localizador de envíos, aún sigue en el 4 de mayo, y una nueva llamada a Inposdom, nos vuelve a confirmar lo mismo. El envío aún no ha llegado a República Dominicana, así que muy amablemente nos indican, que debemos contactar con la empresa que realizó el envío. ¿Cómo les explico que la empresa que hizo el envío no me hace caso, y no me responde?

Encuentro lamentable que todas las partes a las que recurro, se muestren más colaborativas e interesadas en mi problema, que Correos, el entre sobre el que delegué ese trabajo.

Decido acudir directamente al servicio de EMS tracking service, pienso que siendo los encargados del transporte, pudieran tener más detalles. Pero empiezan curándose en salud, con el siguiente descargo de responsabilidad: Disclaimer: EMS does not intervene in service issues between Posts and their customers >> disclaimer. Thank you for your understanding. For more information >> www.ems.post/operators. Es decir, nombra directamente como interlocutor en caso de problemas, a la empresa de origen, esto es, Correos, que son los que llevo días persiguiendo, sin que me hagan caso alguno. Igual que con Global Track And Trace, ellos también dan más información que la que me da la empresa que yo contraté: Correos. Indignante.



Sábado 13 de mayo de 2017

Han pasado 13 días naturales (7 días laborables), sigo sin noticias del envío, ni el sistema de seguimiento se ha actualizado. La reclamación tiene ya 4 días naturales (3 días laborables), y aún no me han dicho nada. Llevo días temiéndome lo peor, que han perdido o extraviado el paquete. Que ni siquiera el mismo Correos es capaz de saber dónde está. La consulta de si tu Envío llegado al país en Inposdom, sigue siendo negativa. Sólo me queda acudir a la oficina de correos en donde realicé el envío.

Nuevamente son amables conmigo, pero no saben nada más de lo que ya sé. Que abandonó Madrid el 4 de mayo de 2017, pero no saben ni dónde está, ni cuando llegará, ni siquiera si lo hará. Ante tal impotencia, les solicito hacer una reclamación, para así ejercer más presión, pero me responden que es imposible, porque ya hay una reclamación en curso. ¿Entonces por qué te dice la web de Correos que para obtener más información sobre el estado del envío debes formular una reclamación? ¿Por qué te informan de la LOPD, pero no mencionan que si haces una reclamación, pierdes el derecho a reclamar en tu sucursal de correos?

Por lo visto, ellos tampoco tienen la capacidad de añadir información adicional a la reclamación existente, cosa que yo si que puedo hacer desde la propia web. Me indican también, que la resolución de reclamaciones, puede demorarse hasta dos meses, y ¡qué lo habitual suele ser un mes! ¿Por qué no me ha dicho eso antes, a pesar de haberlo solicitado a Correos ya tres veces? Si lo hubiera sabido, habría comenzado de nuevo los trámites, usando por supuesto un transportista del que me pudiera fiar, y está claro que no es ni la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, S.A. (Correos), ni CorreosPaq ni Correos Express ni por supuesto Correos Postal Exprés. Desgraciadamente, cuando contratas el envío, tampoco te informan de esas condiciones, ni figuran en el resguardo del envío.

Les insto de inmediato a que me den una Hoja Oficial de Reclamación de la Generalitat de Catalunya, y la relleno explicando la situación. En la oficina, son comprensivos, se la leen, y la firman. Pero me miran con cara de “Chico, lo siento mucho, pero todo esto no va a cambiar nada”. Es inadmisible que el establecimiento donde contraté y aboné el servicio, ahora no se haga responsable de mi solicitud, aduciendo que el sistema no se lo permite. Pensad en lo que esto significa. Compráis cualquier cosa en una tienda, la pagáis en ese comercio, pero en caso de problemas, os dicen que no pueden hacer nada y se lavan las manos. Desgraciadamente, el plazo de resolución de estas reclamaciones, es de un mes, de modo que en ese caso, tampoco me servirían de nada, pero siento que necesito que se haga justicia, y que las cosas cambien, aunque ello sólo redunde en beneficios para otros incautos que por error recurran a los servicios de correos como yo hice.

Intento actualizar también la reclamación sobre el estado de situación del envío con esta información, pero me es imposible. Parece ser que hay un límite de actualizaciones que se pueden hacer, cosa que casualmente, también se les ha olvidado comunicar en la web: Hay un límite de cuatro actividades asociadas a una reclamación. Así que curso una nueva reclamación sobre el servicio, y otra nueva reclamación del mismo tipo, denunciando que la sucursal fue incapaz de proporcionarme más información, al estar la reclamación abierta.

Acudo al único que ha podido proporcionar algo de información, y que irónicamente es quien menos debería hacerlo, así que me pongo en contacto con Inposdom en Facebook, y les explico que a Correos sólo le consta que el 04/05/2017 salió de España, y que dado que no ha llegado a RD, si pudieran hacerme el favor de comprobar el código de envío.

Lunes 15 de mayo de 2017

Transcurridos 16 días naturales (9 días laborables) desde que saliera el envío, sigue todo igual. El seguimiento de envíos parado en Madrid desde el el 4 de mayo de 2017, sin haber llegado aún a República Dominicana, y sin respuesta por parte de correos sobre la reclamación solicitando el estado del envío. Ya ni siquiera me responden con buenas palabras por Facebook, simplemente me ignoran. No hay derecho, me siento desamparado, que en realidad es lo que han hecho. Abandonarme. Los empleados del Correo Dominicano, son los únicos que siguen respondiendo mis solicitudes, pero sin éxito. Tampoco hay ninguna respuesta sobre las dos reclamaciones adicionales que cursé el sábado. Se nota que pare ellos no es importante, y que no les importan sus clientes.

Entre tanto, he mirado el servicio de envíos por UPS Express Saver desde una sucursal de Mail Boxes Etc. Están aún más cerca de mi domicilio y además tienen un horario de apertura más conveniente. Pero no sólo eso, al ser una empresa privada, usa su propia infraestructura, no la de Correos, cuesta aproximadamente lo mismo Postal Exprés (8€ más), garantizan la entrega en 4 días laborables (2 menos que Correos), en caso de retraso o pérdida te compensan con mayor cantidad (35€ más), te permiten asegurarlo por valor de hasta 3.000€ a un precio razonable, y hasta incluyen el sobre que no necesitas comprar en la oficina.

Espero poder conseguir de nuevo los documentos originales, y volver a hacer el envío con ellos, que es lo que tendría que haber hecho desde el principio, sino me hubieran engañado con tanta palabrería de que Correos Postal Exprés es lo más seguro, fiable, y rápido.

Martes 16 de mayo de 2017

Ya llevamos 17 días naturales (10 días laborables) desde que hice el envío. El plazo de entrega ya casi ha doblado al garantizado por Correos Postal Exprés. Todo sigue igual, sin respuesta de Correos, sin actualización del estado del envío, y sin información. He desistido, y decido volver a hacer todos los trámites de nuevo. Ya que debo explicar mi situación en lugares como bancos, ayuntamientos y dependencias policiales; aprovecho para preguntarles que sistema de envío es en su experiencia mejor. Todos me dicen que recurra a una empresa de transporte privada, ¡incluso en la policía!

Entre tanto, me han respondido a las reclamaciones adicionales que interpuse a correos vía web el sábado 13 de mayo de 2017. En la primera, que era de nuevo sobre el envío, me aparece como resuelta, de nuevo, ni me han notificado por email, ni por teléfono. No lo entiendo, ¿Resuelta? ¿Hablan en serio? Lo más humillante, es la segunda, en la que me quejaba sobre no poder reclamar el estado del envío en la oficina. En ella, me hacen llegar exactamente el mismo documento firmado por Marina Padilla Alfaro, que ya me enviaron el viernes 12 de mayo de 2017. Exactamente el mismo diciéndome las mismas buenas palabras, pero nuevamente, sin concretar, sin comprometerse, y sin aportar nada en claro.



La queja está también en manos de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), pero desde ahí, tampoco va a llegar a ninguna parte. Siguiendo su práctica habitual, responden indicando que por favor se le haga llegar la reclamación por correo postal. Si no responden ni por web, ni por Facebook, ni por Twitter ni en la oficina, ¿cómo lo van a hacer por correo? Es más, visto lo visto, lo más probable ¡es que ni siquiera les llegue su propia carta!



Miércoles 17 de mayo de 2017

Ya llevamos 18 días naturales (11 días laborables) desde el envío. Todo sigue igual. He perdido más de 10 horas en volver a obtener todos los papeles. El envío, lo he hecho por UPS Express Saver. Te lo garantizan en 4 días, no te obligan a comprar un sobre, ya que ellos te lo proporcionan, y encima con aproximadamente el mismo precio.

Jueves 18 de mayo de 2017

Han pasado 19 días naturales (12 días laborables) desde el envío, el doble del plazo garantizado para su entrega. Al verificar el estado del nuevo envío con UPS, he descubierto que el envío original de EMS Correos Postal Exprés, indicaba que había llegado a Santo Domingo en República Dominicana. Sin embargo, desde Correos, nadie ha respondido aún a mis quejas, ni en la propia reclamación de la web que sigue con el mensaje de Le informamos que se está procediendo a realizar las investigaciones oportunas…, ni por teléfono como les indiqué, ni por email. Ya no me sorprende, a pesar de sus buenas palabras diciendo que en cuanto supieran algo me avisarían. Porque yo ya sé algo, que ha llegado al país, lo saben sus sistemas de seguimiento, y lo sabe el localizador de Correos. Pero de nuevo, no han cumplido su palabra, y han mentido. Recordad que decían En el más breve plazo posible le haremos llegar la resolución de la misma, y sin lugar a dudas, el más breve plazo posible, es que me lo comuniquen antes de que yo tenga constancia de ello por pura casualidad, porque viendo los datos del registro, la llegada a Santo Domingo, ocurrió el pasado 17 de mayo de 2017 por la tarde, y se supone que ellos deberían estar totalmente implicados en el seguimiento de la incidencia.

Para más inri, aparece como que el envío se intentó entregar al destinatario a las 13:08 hora local (UTC+6), o sea, las 19:08 de aquí, en donde puedo atestiguar que la destinataria se encontraba en su domicilio, porque justo en ese momento estábamos hablando por WhatsApp. Otra vez más, es un incidente de esos que siempre le ocurren a los mismos. A Correos.

Viernes 19 de mayo de 2017

El envío por UPS ha sufrido un retraso, y si bien garantizan 4 días laborables, han tenido que rectificar la estimación de 3 días, cosa que han hecho puntualmente desde la herramienta de seguimiento. Sin embargo, no da nueva fecha de entrega, y sigue indicando que llegó a Santo Domingo, pero nada más.

Entre tanto, Correos sigue con sus meteduras de pata, ahora sale un aviso que la dirección de entrega era incorrecta, y que por eso no han podido entregarlo. Si era incorrecta, ¿cómo puede ser que ayer lo intentaran entregar, y reportaran que no había nadie en casa? Y aunque así fuera, tampoco ha llamado nadie por teléfono al destinatario. ¿Entonces para que lo solicitan al hacer el envío? Ahh si, claro. Para lo mismo que solicitan el del remitente, para nada, porque tampoco se han puesto en contacto conmigo.

Van ya 20 días naturales (13 días laborables), más del doble del plazo asegurado.

Sábado 20 de mayo de 2017

El envío de Correos, ha llegado finalmente, tras 13 días laborables, y 21 días naturales. El seguimiento sigue indicando como pendiente de entrega, y nadie ha respondido a mis reclamaciones. Esas donde juraban que en cuanto supieran algo me lo harían saber. Luego piden que confiemos en ellos, con el desinterés que muestran, puedo asegurar que nunca más confiaré en sus desastrosas gestiones.

Ha llegado, pero por su falta de transparencia, no ha servido de nada. Todo el papeleo ha quedado invalidado, así que como suele decirse, han hecho su trabajo tarde, y mal. De la peor manera posible.

Lunes 22 de mayo de 2017

Han pasado 23 días naturales, 14 días laborables, y Correos sigue sin haber respondido mis reclamaciones. El seguimiento del envío, sigue indicando En proceso de entrega, pese a haber transcurrido 2 días desde que lo hiciera. Repito lo dicho, poco fiables, poco interés.

Del envío por UPS me he enterado de lo que nadie dice, y es que no puedes poner una reclamación directamente en UPS, ya que el envío se hizo desde un intermediario, en mi caso Mail Boxes Etc. Así que les llamo, y me dicen que de inmediato llaman a UPS para reportar el problema. Se comportan como uno espera, y 30 minutos después me devuelven la llamada, y me confirman que aún es de madrugada en República Dominicana, pero que el envío tiene previsto ser entregado hoy. La herramienta de seguimiento, se ha actualizado hace un rato, parece que el problema fue una inspección aduanera Escaneo de importación, y el sistema les ha reprogramado la entrega a hoy mismo.

Está visto que en todos los sitios cuecen habas, y aunque UPS se ha comportado como uno espera, al menos en cuanto a servicio, no han cumplido su compromiso, así que no voy a recomendarlo, y mi siguiente opción, cuando haga falta, será DHL.

Martes 23 de mayo de 2017

Todo sigue igual con Correos, ninguna actualización ni en el seguimiento de envíos, ni a las reclamaciones. Ninguna llamada por teléfono, ningún email. Llevan ya 24 días naturales, 15 días laborables.

De UPS, han notificado que la dirección es incorrecta o que no encuentran la calle. Al ponerse en contacto con ellos la destinataria, le han indicado como no está cartografiada en Google Maps, piensan que no existe, pese a que está a menos de 15 Km. de al agencia donde la tienen ahora. Han quedado en entregarlo hoy mismo, y han cumplido, el paquete, ha sido entregado correctamente en destino.

Miércoles 24 de mayo de 2017

El localizador de Correos sigue igual, en proceso de entrega. Ya han transcurrido 24 días naturales, y 15 días laborables. Han respondido también a mi reclamación, la que iban a atender lo antes posible, y de la que han tardado 15 días en contestar. Siguen sin haberme notificado ni por teléfono, ni por email. Vamos, que he entrado a la web de Correos para ver su estado por puro morbo. Indican que me devuelven la tarifa abonada, no me compensarán en absoluto tener que realizar nuevamente todos los trámites, pese al daño económico, y de tiempo que ello me ha requerido.



Ahora quedará volver a perder más tiempo para averigüar como tienen pensado devolverme la tarifa abonada. Pagué con Visa, así que el abono debería ser automático por el mismo mecanismo, pero no tengo nada. No me extrañaría que lo complicaran tanto, como para enviarme un giro postal, que tuviera que ir a cobrar a la sucursal de correos o algo por el estilo. Lo que sea para complicarme la vida, y continuar demostrando su ineptitud.

Como prueba final de su descontrol, explican también que intentó entregarse el paquete, y que el destinatario debe llamar al Servicio Postal Dominicano. ¿Entonces porque no llamaron ellos si tenían el número de teléfono? Y lo que es más grave, ¿Por qué siguen pensando que no se ha entregado cuando sí lo ha hecho? Sólo hay una respuesta, y es la misma que como comenzaba esta artículo. Ineptitud, dejadez, ineficiencia, y falta de confianza en Correos.

Viernes 25 de mayo de 2017

Nuevo despropósito de Correos. Dije lo del giro postal en broma, pero ha sido aún peor. Acabo de encontrar una notificación en mi buzón, que me han intentado entregar el giro postal a las 11:22 de hoy, no estaba en casa. Obvio, la gente que está dispuesta a pagar por el servicio abusivo de Postal Exprés, suele tener la necesidad de trabajar a las 11 de la mañana. Para acabarlo de destrozar, me hacen irlo a recoger, no a la sucursal 3 donde hice el envío, y que me queda al lado de casa, sino a la sucursal 19.

Parece que la penalización, me perjudique más a mi con nuevas gestiones, que a ellos… Es intolerable, que el abono del envío, no se haga por el mismo sistema en que lo pagué, es decir, tarjeta de crédito, y que me obliguen a desplazarme, y personarme en una sucursal que no es la mía, guardando cola previamente.

Sábado 26 de mayo de 2017

Justo 4 semanas después de que comenzara todo, ha terminado el calvario. El sistema es rupestre, digno de la Edad Media. He ido a la sucursal de Correos designada por ellos a recoger el giro postal, con el que iban a abonarme el pago del servicio que no han cumplido, y que realicé por tarjeta de crédito, y en otra sucursal. Ni para eso sirven, les encanta complicarse la vida con papeleos, y haciendo perder el tiempo y la paciencia a sus clientes, ex-clientes, mejor dicho. ¿No es más barato, y cómodo, realizar el abono directamente sobre la tarjeta con la que pagué, como hacen en todos los sitios?

He tenido que sacar número, esperar mi turno. He presentado mi DNI, lo han escaneado, e impreso en una hoja de papel, como si fuera una vuelta atrás a la era de las fotocopias. Me han hecho firmar el comprobante de pago, también en papel, y me han hecho firmar lo mismo, de manera electrónica. Dos firmas, por diferentes procedimientos. No lo entiendo.

Me han pagado 65,95€, es decir, lo que pagué por un servicio que no cumplieron. No han considerado en absoluto que su irresponsabilidad, me ha conllevado gastos por valor de más de 400€, y eso, ¡sin contar las gestiones necesarias para recuperar mi dinero!

Es imperdonable, lamentable, irrisorio, e increíble. A todos los que se lo cuento, se quedan perplejos sin saber que cara poner. Espero que pierdan muchos clientes. Ya que es un ente público, y que tenemos que mantener de igual manera con nuestros impuestos, al menos que no nos molesten, ni nos hagan sufrir.

Martes 30 de mayo de 2017

Continúan las sorpresas. He recibido en mi buzón la misma carta postal con la resolución de la incidencia que os indicaba el 24 de mayo. Es decir, una carta de Correos, enviada por Correos, ha tardado de Madrid a Barcelona, casi una semana en llegar. Son tan desastre, que han hecho que la carta, llegue a posteriori que el giro postal (que llegó el 25 de mayo), así que llega antes la indemnización que la resolución. Tal vez lo hagan a propósito para que la gente no entienda nada, y así no cobren el dinero del giro postal. Viendo como funcionan, me podría creer que lo hagan de mala fe.

Eso por no mencionar, que me pidieron si prefería respuesta por email, o por teléfono, y aunque yo escogí teléfono, ellos optaron por la opción que mejor les pareció, aunque yo no la hubiera elegido: la carta. En resumen, no sólo han incumplido lo que indiqué, sino que además, ha llegado tarde. Otra prueba más de su filosofía particular: “Correos, hacer las cosas tarde, y mal”.

Hablando con un amigo, no daba crédito a toda la secuencia de hechos, pero me resumió la situación de una manera muy gráfica. Correos celebra su 300 aniversario, pero no seguirán de aquí a 30 más, y mucho menos, 300.

Jueves 15 de junio de 2017

Había dado por cerradas todas las vicisitudes causadas por la ineptitud de Correos EMS, hasta que hoy he recibido un email de [email protected], en el que indican el estado del envío.



Sólo como recopilatorio, el envío se hizo el 29 de abril, y el correo con el estado de situación lo he recibido exactamente 47 días después. Considerando que se comprometían a entregar el paquete en 6 días, el email ha tardado casi 8 veces más en llegar. Ya podéis imaginar si en trámites automáticos, llevan ese descontrol, como lo harán en los que requiere la intervención de una persona (iba a decir un profesional, pero no me he atrevido).

Y hablando de respuestas automáticas, ni siquiera respetan la queja de Correos Postal Exprés ante la OCU. Su sistema no hace más que enviar respuestas automáticas indicando que debemos comunicarlo por vía postal y física como ya os comentaba. Lo verdaderamente indigno, es que tras más de 20 respuestas, ni siquiera haya habido ninguna persona que se haya dado cuenta de lo mal que están quedando sólo con eso.

Por otro lado, ha transcurrido el mes de plazo del que dispone la Agencia Catalana de Consum para resolver las reclamaciones de las Hojas Oficiales de Reclamaciones, sin que haya novedad alguna.

Uno se siente vacío e impotente ante todo esto, máxime viendo la amplia difución y repercusión que ha tenido en redes sociales como Twitter, LinkedIn, Facebook o incluso en Menéame. Del mismo modo, se ha hecho eco FACUA (Catalunya Consumidors en Acció), pero sin ninguna reacción, medida correctiva, ni medida compensatoria.

Conclusiones

En pocas palabras, el servicio ofrecido por Correos, me ha traicionado. Les he confiado algo muy valioso para mi, y me han fallado. Por otro lado, han ocasionado un grave problema de seguridad con su negligencia, permitiendo que un envío lleno de documentación original, y copias compulsadas, se pudiera haber extraviado, y así pueda llegar a caer en malas manos, que lo manipulen, o falsifiquen. Que puedan suplantar mi identidad, o que se utilice para la inmigración ilegal. Además, debido a esa falta de celo y cuidado, voy a tener que volver a iniciar los trámites para generar nuevamente la documentación requerida, y volverla a mandar. Una pérdida económica, por supuesto, pero lo más importante, una gran pérdida de tiempo en gestiones administrativas, que se sumará a todo lo ya invertido para reclamarles el estado de mi envío, y para investigar por mi cuenta.

Lo peor de todo, es que no quieren ejercer su responsabilidad, les resbala. No es admisible que un servicio de 6 días, tenga un tiempo de respuesta en caso de incidencias, que es con mucho superior a esa cifra. Tal vez su servicio funcione normalmente muy bien, y los fallos sean excepcionales, pero cuando los errores, siempre los comete Correos, y no Envialia o FedEx, cuando Amazon decidió prescindir de sus servicios cuando fuera posible, en favor de Seur o MRW, es que no solamente lo digo yo, es que algo pasa.

Es además, engañosa, y falsa la imagen de modernidad y de profesionalidad que pretender dar. Todos podemos cometer errores, todos podemos perder algo, pero además de hacer todo lo posible por evitarlo, si llega a ocurrir, hay que hacer todo lo posible por descubrir sus causas, y mantener al cliente al tanto. No sólo hay que ser profesional, también hay que parecerlo. Quieren ser una empresa global del siglo XXI, como DHL del servicio de correo alemán Deutsche Post. Pero las comparaciones son odiosas, y les daría vergüenza ver los resultados.

Con el envío del Strella Cosmos, visteis la diferencia entre DHL Express, y Correos en un envío de ámbito europeo Barcelona-Munich, con la Carta Internacional, DHL tardó menos de un día laborable, Correos tardó 6 días laborables, siendo incluso más caro que DHL.

De nuevo con el Bulova Accu-Swiss Tellaro, enviado por DHL Express On Demand, que además requería trámites aduaneros, llegó desde Louisville (Kentucky) hasta Barcelona, en menos de 2 días laborables, se ofrecía un seguimiento que era casi en tiempo real, con actualizaciones de estado cada pocas horas, y un registro de más de 10 eventos durante el proceso. En todo momento, indicaban la fecha prevista de entrega, y la situación exacta del mismo. Como puedes apreciar, un nivel de servicio que Postal Exprés no ha sido capaz de ofrecer, a pesar de sus promesas, y de ser un servicio más caro que el de DHL.

En pocas palabras:
– No es admisible que Correos, ofrezca un servicio que garantiza un máximo de 6 días de plazo de entrega, pero a la vez, establezca unos plazos para resolver incidencias o reclamaciones de hasta 2 meses. En ese tiempo, la resolución ya no será necesaria.
– No es admisible que en la sucursal de Correos donde se contrata el servicio, no te informen de las características del servicio, ni te entreguen las cláusulas por escrito, junto al justificante del envío.
– No es admisible que en la sucursal de Correos donde se contrata el servicio, no pueda obtener información detallada del envío.
– No es admisible que en la sucursal de Correos donde se contrata el servicio, no se pueda hacer una reclamación sobre el mismo.
– No es admisible que la penalización, se haga efectiva por un medio de pago diferente al original, ni en una sucursal distinta.

Así que rotundamente, no están a la altura, ni por precio, ni por atención al usuario, ni por calidad del servicio. Un cero para Correos. Si te queda alguna duda, vuelve a leer todo el infierno que se ha desatado durante todo un mes, por causa de su pasividad, burocracia mal gestionada, y falta de control.