Lo que se lleva ahora es ser metrosexual. Es decir cuidarse más que de lo que se cuidan las mujeres, sin por ello tener que perder un ápice de masculinidad.

Es algo parecido al look andrógino que se puso de moda hace algunos años.

Para que os hagais una idea, David Beckham, es uno de los máximos exponentes de la metrosexualidad, un hombre que se pinta las uñas, se depila, posa en revistas gays, pero que es considerado atractivo por las mujeres. Opuestamente al típico Macho Ibérico.

He realizado el test que tienen en http://www.liquidgeneration.com, y como era de esperar, no me ha salido ni metrosexual, ni macho ibérico.