El uso del jabón se remonta al año 3000 AC, pero no fue hasta 1865, cuando William Shepphard patentó el jabón líquido, un producto que ser iría popularizando a raíz de Palmolive, fundada en 1898 por B.J. Johnson.

No obstante no sería hasta finales de la década de los 1960, que Henry Legrain (nacido Henry Moscovic), crearía Moussel, y del que surgirían bastante imitadores, copiando el reconocible color fucsia, y el frasco octogonal.

La fábrica de perfumes Legrain, comienza de la mano de Henry Legrain, en 1915 desde Bucarest (Rumanía), dedicada a la producción de perfumes, colonias y jabones. Los perfumes franceses, estaban en aquella época reconocidos como los mejores, por lo que no es de extrañar, que Legrain usara denominaciones afrancesadas para sus creaciones: Vieux Paris (1924) o Royal Ambree (1940) o Chantage (1945).

Acabarían siendo un éxito, hasta que la Segunda Guerra Mundial, obligaría a Henry y su familia a emigrar de la persecución judía, lo que les llevaría a terminar en Barcelona. Allí empezarían de nuevo con un pequeño laboratorio de 250m2, y dando comienzo a su nueva historia.

En 1985 Legrain es adquirida por el grupo Sara Lee, que entre otras marcas, en 2010 la vendería a Unilever.

Una historia admirable, y entrañable al mismo tiempo, que para ser sinceros, ha venido desencadenada al descubrir que Moussel, entre toda su gama hace jabones líquidos de manos, y que al probarlo, y recordar ese aroma de la niñez, me han convertido en un cliente fiel, y además, en el autor de esta breve reseña histórica.

Además, sin ser comparables a marcas blancas (Cien, Agrado, …), son productos relativamente asequibles, particularmente considerando su duración:
Moussel Classique 600ml, unos 3€.
Moussel Classique 300ml, El mismo Moussel Classique para ducha, pero en un envase con dispensador para lavarnos las manos. 1,9€.
Moussel Classique 100ml, Como el original Moussel Classique, pero en un envase más pequeño de 100ml para viajes o llevar al gimnasio. Sobre 1€.
Moussel Douche Crème 600ml, el lanzamiento de 2013, basado en el Gel Moussant Classique, en un envase de color blanco, con pH neutro, y mejores propiedades hidratantes. Unos 3€.

La nota negativa es su Made in Indonesia, algo que amarga la experiencia actual en un producto tan nuestro.