El estándar MSX de 1983 que pretendía unificar el mercado de microordenadores de 8 bits, fue impulsado por Kazuhiko Nishi, por aquel entonces, director de ASCII Corporation, pero al mismo tiempo, vicepresidente de Microsoft en Japón.

Estaba claro que con el IBM-PC, como plataforma general en 16 bits, dónde Microsoft ya tenía una buena posición gracias a BASIC primero, y luego a MS-DOS, el movimiento MSX les interesaba, por lo que no es de extrañar que junto a Philips, Sony y Yamaha fueran unos de los que más fuerte lucharan por su implantación.

En el momento de su concepción MSX, incluía los siguientes requisitos mínimos:
– Procesador Zilog Z80A a 3,5 Mhz.
– Controlador gráfico Texas Instruments TMS9918.
– Controlador audio General Instrument AY-3-8910.
– Controlador de entrada/salida Intel 8255.
– RAM de entre 8 Kb. y 128 Kb. y 32 Kb. de ROM).
– Microsoft MSX-DOS 1.x (compatible MS-DOS y PC-DOS).
– Microsoft Basic 1.x (MSX Basic).

Posteriormente, se actualizaría la especificación con MSX2 (1986), MSX2+ (1988), y MSX Turbo R (1990), donde paulatinamente iría perdiendo apoyo, incluído el de Microsoft.