Como cada año por estas fechas, tenemos nuevo título de la saga Need for Speed, en este caso Need for Speed Shift, o simplemente NFSS para hacerlo más corto.

Lamentablemente, y también como parece ocurrir durante los últimos años, es probablemente la peor edición, desde que se iniciara la curva descentente con ProStreet, y se rematara con Undercover.

El primer problema ha sido hacerlo funcionar, se quedaba colgado durante la pantalla de carga mostrando una pantalla negra, así que tras mucho investigar, parece que la solución mágica consistía en ejecutarlo en modo compatibilidad con Windows 98. ¿Parece increíble verdad?

Una vez conseguido que arrancase, he podido disfrutar de cuelgues cada 5 minutos, que se han arreglado sin problemas con una actualización de 140 Mb. a la versión 1.02.

A partir de ahí, he podido jugar sin inconvenientes, y valorar el título para vosotros.

El nivel gráfico, vuelve a ser algo mejor, aunque esta vez, a costa de unos requisitos hardware mucho más elevados para permitirlo mover con soltura.

Se abandonan las carreras callejeras, siendo ahora en circuito, es decir, perdemos bastante de la esencia de NFS. Sin embargo, la calidad de la simulación es bastante regular, digamos que las reacciones de los coches, son muy poco realistas, incluso comparadas con otros NFS.

Quizás la novedad más interesante son los daños en los coches, tanto a nivel visual, como interno. En el primer caso, los efectos están bastante bien logrados.

La sensación de velocidad sigue siendo magnífica, y los efectos de sonido muy buenos, aunque a estas alturas, bastante más a la par de otros títulos.

De modo similar a los últimos, el juego es fácil, y todavía menos variado. La cantidad de coches de que disponemos es alta, aunque no mucho más que en las ediciones de otros años.